Viernes, 19 de julio de 2019 7:14 PM

Acciona Ciego de Ávila para atenuar la intrusión salina

La construcción de pozos de recarga artificial del manto freático, de embalses reguladores y de un canal de infiltración de agua en la parte sur de la provincia son algunas de las acciones que en Ciego de Ávila se realizan para atenuar la intrusión salina en sus costas.

Sergio Barrios García, delegado de Recursos Hidráulicos en el territorio, dijo a la prensa que los pozos se excavan para acumular el agua de las precipitaciones, lo cual protege la explotación del subsuelo y evita que se llegue a sus límites de reserva, además de ayudar a frenar el proceso de salinidad. 

La elección de las zonas de recarga artificial donde se construyen esas obras, más de 50, se hace en acuíferos sobreexplotados, de interés medioambiental, con intensas extracciones del líquido y que tengan previsto incrementos en las sustracciones para el futuro.

Ismael Aguilera Sánchez, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB) número cuatro, de la Empresa avileña de Construcción y Montaje, ejecutora principal, precisó a la ACN que antes de diciembre deben concluir el primero de los ocho embalses reguladores pronosticados al norte del canal Zaza-Ciego de Ávila.

Cuando esté terminado ese depósito el valor de uso estará en los cultivos varios para no emplear el vital líquido del acuífero, afectado por la salinidad en la parte sur avileña, explicó el directivo.

Ese colectivo también construye un canal de infiltración de agua de 8,1 kilómetros de longitud, ubicado en áreas del municipio de Venezuela. Pedro Gómez Zamora, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Trasvase Centro-Este, refirió que en 2017 fueron construidos 7,2 kilómetros de ese conducto, el cual nace de la parte final del canal Zaza-Ciego de Ávila, donde la salinidad en el subsuelo es evidente.

Desde que comenzó el 2018 se trabaja en el kilómetro que falta, para construirle pequeños canales que lo comuniquen con los pozos de recarga,
también en fase de ejecución, agregó Gómez Zamora.

Labores de drenaje y la realización de diagnósticos de polígonos demostrativos de suelo, agua y bosques en todos los municipios, son acciones que se ejecutan para detener la intrusión salina, puntualizó Silvio López Sardiñas, especialista en cartografía en el departamento provincial de
Suelo.

Según estudios, de las 501 226 hectáreas (ha) comprendidas en las seis localidades avileñas costeras que se incluyen en el programa estatal Tarea Vida, 240 107 ha están afectadas por este proceso dañino, y de ellas 162 341 hectáreas se ubican en tierra firme, indicó el cartógrafo.

Otras medidas que se proponen son cambios de uso de la tierra en busca de mayor productividad en la Agricultura y el Grupo Azucarero Azcuba, los
organismos más perjudicados por la salinidad, en ese orden, señaló López Sardiñas.

Entre esos ejemplos están las zonas donde hoy radican las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) Los Perros y Punta Alegre, en el
municipio de Chambas, dedicadas a la ganadería con bajos rendimientos productivos y que pudieran ser explotadas por la forestal para crear bosques resistentes a la salinidad e inundaciones y que les aporten extractos vegetales al suelo, explicó el especialista.

La Agricultura en la provincia recibió este año cuatro millones de pesos para la conservación y mejoramiento de los suelos agrícolas. Vale precisar que urge destinar financiamiento, también, para la compra de equipamiento de mediciones de campo y laboratorio, porque no existen recursos para las determinaciones analíticas de los contenidos de salinidad en los suelos y las aguas de riego.

Sin esos valiosos datos los decisores no podrán accionar de una manera correcta ante un fenómeno que cada día se agrava más en esta Isla.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar