Miércoles, 19 de diciembre de 2018 6:38 AM

Subsidios apuntalados (+Video)

Con 88 años a cuestas, Ortelio Pérez Castillo sintió, el pasado 5 de marzo, que el cielo y la tierra se le unían. Un árbol le afectó el hogar que comparte con su hija, Celia Matilde Pérez Alonso, en la comunidad Georgina, del municipio de Primero de Enero.

La desesperanza los agobiaba, pero pronto aparecieron luces en el camino. En el central, donde ella trabaja, le facilitaron un cuarto, de forma provisional. Para alegría de todos, el subsidio, que desde antes habían pedido, fue aprobado con rapidez.

Ahora deben enfrentar los mismos retos de los más de 2 600 avileños aprobados para asumir acciones constructivas por ese concepto.

Desde mediados del pasado año, Yaneidys Beune Cancio fue incorporada a este programa estatal que favorece a personas con menos posibilidades de ingresos.

Apurada por comprar en la tienda El Fortín, de la ciudad de Ciego de Ávila, la joven expuso lo positivo que resulta para quienes no tienen suficiente entrada económica y necesitan hacer una vivienda, aunque las dificultades no están excluidas: “En mi caso, se ha detenido la construcción por falta de cemento; eso hace perder mucho tiempo.”

Alegre por la terminación de la obra, Ada Celis Collazo explica: “Mi casa, en Palmarito, Júcaro, presentaba muy mal estado. Tengo un niño afectado por baja visión, estudia lejos, en la escuela Águedo Morales, de la capital provincial. No me quedó otra opción que pedir ayuda. Hice los trámites y me aprobaron el subsidio. En poco tiempo y con el apoyo del Gobierno logré tener mi casita en Venezuela, lejos del peligro de la costa.”

Mabel Licor Maristán, directora de la Vivienda en ese municipio, manifiesta que el proceso ha tenido carencia de recursos, y los pagos a los albañiles también deparan molestias: algunos cobraron buenas tajadas y dejaron las obras inconclusas o causaron grandes demoras. Dos casos de pagos anticipados ocurrieron en Morón; en uno, el Tribunal estableció la retribución al subsidiado, aunque demora porque se hace a través de la caja de resarcimiento.

Más difícil es la situación del anciano Ángel Sergio Fernández Calderón: pagó 24 000.00 pesos en dos plazos y, aunque su casa ya tiene placa, hace nueve meses que no ve a los constructores. Pidió colaboración a la Vivienda para lograr la terminación y le sugirieron acusar a quien recibió el dinero. Esa es la vía, pero amerita el acompañamiento de alguna institución que lo guíe y apoye, de lo contrario, el cobro adelantado quedará impune.

MOMENTO DE CONTROLAR

Edelma Reyes Padrón, directora de la Vivienda en Chambas, opina que “han existido dificultades y, para evitar que se repitan, damos seguimiento a cada persona contratada a través de los técnicos, encargados de orientar y advertir ante cualquier irregularidad, además, tras el chequeo a la secuencia constructiva, deben certificar el pago en correspondencia con lo terminado”.

Cada territorio tiene sus especificidades, según explica Grisela García Columbié, vicepresidenta del Consejo de Administración en Venezuela. Allí carecían de los moldes para las cubiertas pesadas.

“No producíamos 70 metros cuadrados por día. Eso fue resuelto y la cifra requerida la empezamos a rebasar desde mediados del 2016”, aun así les surgió un inconveniente: la falta de equipos para el traslado de esos elementos a los lugares donde se construye.

Otro fenómeno que atenta contra la prontitud implica a las dependencias de Planificación Física y del Arquitecto de la Comunidad, encargadas de hacer la documentación en 30 días, término que en Morón no se cumple, según Yelines Mayedo Hernández, especialista en inversiones de la Dirección Municipal de la Vivienda.

“Los aprobados en noviembre y diciembre de 2016 no han iniciado sus acciones. Los representantes de dichas entidades argumentan que no tienen personal suficiente para hacer en tiempo esa documentación.”

Mayedo Hernández hizo referencia a la entrega de tarjetas magnéticas a los subsidiados para comprar materiales, pero no las pueden utilizar porque el equipo destinado a ese fin en las tiendas, no funciona.

Claro, el problema no radica en el empleo de tarjetas, sino en garantizar que estas puedan utilizarse. Recordemos que la tecnología, en buen estado, tiene pocos márgenes de error y, hasta el momento, en las tiendas donde se labora “a la antigua” las equivocaciones pululan y, en ocasiones, saben a corrupción o delito.

Una particularidad en Morón, según la especialista, es que el monto para las células básicas habitacionales (habitualmente de 85 000.00 pesos) se ha reducido a 75 000.00, debido a que una parte considerable de los materiales se genera en esa región.

“No obstante, elementos como las plaquetas y viguetas no están en la preferencia. Los beneficiados desean techos de placa. En cuanto a los pagos a trabajadores por cuenta propia, varios albañiles y transportistas no prestan servicios porque al recibir el dinero mediante cheques tienen incrementos en los tributos al fisco”, afirmó Yelines.

ATAJAR LOS FALLOS

Rastro subsidios 3Yuresly Fernández Castillo, especialista principal de Control del Fondo Inmobiliario, en la Dirección Provincial de la Vivienda (DPV), enuncia la morosidad de los subsidiados y la falta de calidad en las visitas de los técnicos a las obras: “No siempre la presencia de nuestro personal ha sido objetiva, basada en el control y la revisión de la entrada de recursos.”

Hasta el cierre de 2016, el territorio ha dispuesto de 149 millones de pesos para los subsidios, de acuerdo con declaraciones de Juan Carlos Gil del Toro, especialista principal de inversiones en la DPV.

Lo que resulta inconcebible es que, a estas alturas, haya personas sin ejecutar acciones constructivas, aspecto que deben tener en cuenta las autoridades en el afán de eliminar atrasos y corregir errores. Vale recordar la existencia de casos con toda la carpintería comprada, pero apenas rebasan la cimentación.

“Para evitar indisciplinas y usos indebidos de los materiales, el Grupo de Trabajo del Poder Popular, en la provincia, determinó la entrega de paquetes que delimitan la cantidad de recursos en virtud de la acción que se acometerá”, afirmó Gil del Toro.

A mediados de marzo, la provincia tenía 7 792 expedientes radicados, de ellos se han propuesto evaluar 7 301 por los Consejos de Administración Municipal (CAM), resultaron aprobados 2 661 y 2 642 fueron denegados. Quedan 1 998 pendientes por falta de financiamiento.

Como concluidas se registran 1 839 acciones, de ellas, 1 275 son obras nuevas, 252 rehabilitaciones, entre parciales e integrales, más 73 conservaciones de menor complejidad y 239 de mayor complejidad.

Estadísticas aparte, queda claro que la bondad implícita en este programa se transgrede por quienes viven a la caza de descuidos que les generen dividendos.

La Contraloría General de la República ha intervenido mediante verificaciones en el país, las cuales han detectado irregularidades en los procesos de adjudicación, que valen como alerta a los CAM avileños.

En abril salieron a la luz regulaciones basadas en nuevas pautas para la asignación de subsidios a las familias que así lo requieran, hecho que indica la voluntad de perfeccionar este proyecto.

inter subsidiosÁngel Sergio Fernández Calderón: Nueve meses sin ver a los albañiles que deben terminarle la casaPero si de orden se trata, debe empezarse por casa. ¿Que se resolverán de inmediato los problemas? Evidentemente no, sin embargo, no hay que esperar la llegada de auditorías que detecten deficiencias por el mal trabajo en instancias territoriales.

Impensable es que este programa, amparado en criterios profundamente humanos, sea entorpecido al no considerarse factores esenciales para su adecuada ejecución.

Me refiero a la garantía del personal encargado de labores decisivas, tales como técnicos, constructores, arquitectos, entre otras profesiones, que hoy presentan carencias en las entidades del Estado, por sus bajos salarios. Cuando no se cuenta con estas especialidades, hay atrasos y la calidad suele deteriorarse.

Democrático efecto puede surtir la publicación del nombre de los beneficiados en los venideros subsidios, hecho que debe frenar favoritismos y otorgamientos indebidos, fenómenos detectados por los auditores.

Si bien nuestra sociedad marca hitos por su afán de justicia y apoyo a los de menos posibilidades, ha sido afectada, asimismo, por procedimientos incorrectos, de ahí que la vía más certera para que este plan sea exitoso radica en el control, la fiscalización y mucho trabajo. Un proyecto tan noble no merece fisuras sino apuntalar sus esencias.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar