Martes, 16 de julio de 2019 3:10 PM

Palabras de amor para oídos sordos

Ciego de Ávila  tiene un lugar donde la lástima no existe, aunque a cualquiera se le estruje el corazón de ver a dos niños de, apenas cinco años, orientarse por el sonido de las voces o las palmadas a causa de la ceguera. Amor hay de sobra, para los de adentro y los de afuera, y nadie se podría imaginar que es tan caro el sentimiento, no por lo que cuesta (que no cuesta nada), sino por los efectos secundarios que genera.

Allí todos andan “ebrios” o mejor dicho “ebrios” de amor. Y no, no es un espacio para concertar citas románticas o cosa parecida, pero, si lo desea, puede llegarse porque nadie le dirá cuánto cariño debe dar y cómo hacerlo, la elección es solo suya.

Antes de que usted se atreva a desandar el sitio, debe conocer algunas reglas básicas, nadie se las impondrá, mas la lógica indica que en espacios como este, el comportamiento es otro.

Primero, se debe tener mucha paciencia para encontrar afecto, lo que no quiere decir pareja, porque no siempre se halla a primera vista, quizás pudiera darse al primer sonido. Segundo, en ese lugar hay diversidad de lenguajes y puede pasar que el truco de encantar a alguien con palabras le funcione mejor si utiliza señas. Y tercero, en la entrada hay una bolsa donde todos los visitantes están obligados a tirar los prejuicios, aunque si lo desea, puede llevárselos a casa. Sin embargo, son muchos los que la dejan llena, pues resultaría insoportable cargar con semejante peso.

Enseguida reconocerá a Keyla, la única niña del centro con un aparato mágico insertado en el cerebro, al que la gente grande apodó como implante coclear. ¡Qué nombre más feo!, se dirá ella y usted también. Sucede que a los adultos les gusta complicarse la vida con palabras extrañas y a los niños no les queda más remedio que inventarse otras nuevas.

Lo anterior justifica que Edward y su hermano Edwin identifiquen con señas a sus amigos y maestros, por eso quien escribe se puso muy feliz cuando el primero la miró, se colocó su dedo índice en la sien y lo giró, marcándola para siempre.

Infante sordoEdward Machado es, sin dudas, la alegría del aula

Parece imposible que en ese pedacito de tierra la tristeza esté exiliada. La responsable pudiera ser Zaira porque dicen las “profes” que es una viejita en el cuerpo de una niña y quién sabe si un día, cuando el sentimiento se le paró delante, ella le impuso carácter y tuvo que irse con el rabo entre las piernas.

Tratamiento a niña sordaJusto cuando Zaira asistía a la consulta para adquirir sus prótesis, Invasor estuvo allí

Esa mezcla resulta ser lo más ocurrente del mundo. En lo que usted se descuida, ya tiene a los varones delante bailando rap y moviendo la cintura, mientras las niñas se ríen taaaanto, y no le quedará más remedio que tirar un pasillo o unirse a las carcajadas.

Lo menos divertido es la despedida, cuando alguien dice “si los ves por ahí tienes que saludarlos, porque si no (…)”, mientras los pequeños seguirán buscando conversación para que el instante se alargue. A pesar de ello, hay que partir, pues el día debe de continuar.

Mas, el regreso está permitido, luego de contarle a los amigos la hermosa experiencia vivida. ¿Dónde? Aquí mismo en la cabecera provincial, en el aula de niños sordos e hipoacúsicos de la escuela especial Águedo Morales Reina.


Comentarios  

# masiel 10-03-2018 16:05
En esa escuela no solo hay espacio para el amor hacia los niños sordos, tambien estudian jorge y keyler yo les veo danzar sus manos diciendo quiero volar, asirme a la asera y trasladar mi mundo de colores hacia el arcoiris,su intranquilidad y gritos parecieran extraños pero ya nos acostumbramos a su danzarina forma de repetir señales e inventarse y reinventarse la ilusión de sus días días extraños en que al autismo los hace ver diferentes pero llenos de expresiones de amor keyler navega entre los techos, cuenta los carros, las motos que pasan por el kiosco,la belleza de sus ojos verdes me lo hace imaginar en los spot televisivos diciendo soy feliz con un poco de sonidos que contar, encima de el sobre el techo de lona se posa un pájaro azul y de pronto el techo se llena de lucez , sobre el parque cae la noche pero en el portal de Keyler hay siempre alumbrando un arcoiris.
Responder | Responder con una citación | Citar
# wilfredo osuna 16-04-2018 12:33
A todos los enseñamos con mucho AMOR, al Sordo, al Autista y al Ciego y Baja Visión
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar