Martes, 22 de mayo de 2018 9:52 AM

Escuelas avileñas miran de cerca las adicciones

Por cada adolescente que prende un cigarro, hace del alcohol el amigo insustituible de las fiestas o experimenta con algunas pastillas, aparece una vida con altas posibilidades de apagarse infelizmente. Para disminuir este riesgo, laboran desde el pasado curso escolar las escuelas de Ciego de Ávila, como parte del Programa Nacional para la Prevención de las Adicciones que desarrolla el Ministerio de Educación (MINED) en Cuba.

inter fumadorMás allá de lo establecido, todavía el humo del cigarro se respira en instituciones educacionalesCon una proyección quinquenal que abarcará hasta 2021, la estrategia comprende el trabajo preventivo enfocado a sustancias adictivas como el tabaco, el alcohol, el café o determinados psicofármacos, a partir del diseño de actividades que posibiliten el tratamiento del tema en los diferentes niveles educativos.

Luis Enrique Calderón Piñeiro, subdirector general de Educación en la provincia, explicó a Invasor que el grueso de las acciones se concentra, sobre todo, en los estudiantes de secundaria básica, preuniversitario y enseñanza técnica profesional, por ser estas las edades más proclives al consumo adictivo; mientras en las escuelas primarias y los círculos infantiles los mayores objetivos apuntan a familiares y trabajadores.

La principal salida del programa acontece mediante la vía curricular, pues constituye prioridad lograr que todas las asignaturas aborden, de manera atractiva, las disímiles aristas del problema, misión que, según declaró Calderón Piñeiro, conducen las Comisiones de Asignaturas en cada territorio, encargadas de elaborar las propuestas de ejercicios que traten la temática.

Dentro del plan de acciones concebido destaca, también, la selección y preparación de estudiantes como promotores de salud en las aulas, con la intención de que sean estos quienes protagonicen los espacios de debate y puedan aclarar las dudas surgidas en otras situaciones, valorando la influencia que, en la etapa de la adolescencia, tiene el grupo de amigos.

Asimismo, desde la labor multisectorial, se trabaja en la atención integral a centros educativos enclavados en zonas socialmente complejas. En el presente curso escolar serán priorizadas las instituciones educacionales ubicadas en el litoral costero de la geografía avileña, con énfasis en las de Punta Alegre y Turiguanó, al tratarse de áreas propensas a la llegada de recalos de drogas procedentes del exterior.

Entre las actividades que se realizan en las sedes seleccionadas figuran las escuelas de educación familiar para que sus miembros sean capaces de identificar cuándo alguien consume una sustancia peligrosa y cómo se debe proceder ante tal suceso.

Más ligado al consumo del cigarro está la declaración de los Centros libres de humo, en la que se parte de explicar, tanto a estudiantes como a trabajadores, las consecuencias negativas que trae al organismo la nicotina, como primer paso para crear en ellos una cultura del rechazo consciente a esta, pues, aunque no se cumpla a cabalidad, desde el año 1999 la Circular No. 4 del MINED prohíbe, terminantemente, que se fume en los entornos educacionales.

Aunque Calderón Piñeiro reconoce que no todas las instituciones educativas avileñas están a la misma altura en la ejecución de la estrategia, algunas sí muestran las primeras experiencias positivas en este combate sin tregua contra las adicciones, en el que, de una forma u otra, todos debemos involucrarnos, para traer la luz a aquellas vidas que corren el peligro de apagarse.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar