Miércoles, 17 de julio de 2019 10:38 PM

Namibia y Cuba se encuentran en Ciego de Ávila

“Para nosotros los namibios, Cuba es algo muy especial, no solo por razones históricas, pues hemos compartido la lucha; en todas nuestras batallas y en todas nuestras victorias han estado los cubanos junto a nosotros.”

Expresó el Excelentísimo Señor Samuel Henry Goagosab, embajador de Namibia en Cuba, este lunes, durante una breve parada en Ciego de Ávila, en tránsito hacia Santiago de Cuba, para sostener un contacto con la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC) y con internacionalistas avileños, en la sede de esa organización.

A su llegada al lugar, el diplomático namibio fue recibido por Rolando Maché Jaminson, presidente de la dirección provincial de la ACRC, y el resto del ejecutivo. El directivo le explicó al visitante aspectos relacionados con la fundación de la Asociación, creada el 7 de diciembre de 1993 por el Comité Central del Partido Comunista de Cuba, a iniciativas del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Conoció que esa organización nace con los objetivos de defender incondicionalmente a la Revolución en todos los terrenos, y con el encargo expreso de contribuir a la formación de valores, sobre todo, en las nuevas generaciones de estudiantes y jóvenes; además de otros aspectos vinculados a la atención de la membresía.

Tras un recorrido por el Sitial histórico que perpetúa la memoria del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, conoció una síntesis de la vida y obra del legendario guerrillero, militar e inspirado compositor.

Mediante un soporte tecnológico y la narración del pionero Alejandro Espinosa Martínez, el embajador recibió una información graficada relacionada con el proyecto del libro cubano–namibio titulado La verdad sobre la masacre de Cassinga.

Al respecto, la Máster en Ciencias y profesora de la Universidad de Ciencias Médicas, Yaniska Martínez Díaz, su autora, abundó en detalles sobre el texto, realizado a pedido del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, en el cual se trabajó durante 11 años y que contó con la asesoría de Jorge Risquet Valdés, Rodolfo Puente Ferro y Ángel Dalmáu.

La también investigadora del proyecto informó que el libro está en proceso editorial, contiene algo más de 400 testimonios e incluye fotos, gráficas y notas explicativas, con prólogo, por la parte Namibia, de Sam Nujoma.

Los acontecimientos que marcaron para la historia la masacre de Cassinga, ocurrida el 4 de mayo de 1978, se produjeron cuando fuerzas sudafricanas atacaron un campamento de refugiados namibios, ubicado cerca de Cassinga. El bombardeo y el ametrallamiento con el empleo de moderno equipamiento bélico, provocó cientos de muertos y heridos entre los amparados, la mayoría mujeres y niños.

También hubo que lamentar bajas por parte de las fuerzas cubanas que salieron en defensa de los refugiados, pertenecientes a un Grupo Táctico. Ocho de los 16 fallecidos, eran avileños.

Durante el encuentro con una representación de los internacionalistas que tomaron parte en la epopeya angolana, Samuel Henry Goagosab contó parte de su biografía, mencionó otras aristas de su trabajo anterior en diferentes frentes y dijo que había estudiado en Cuba la especialidad de Geodesia y Cartografía. Expresó la alegría de compartir con el grupo de combatientes que dieron su aporte en Cassinga, Cangamba, Cuito Cuanavale, Huambo, en otros puntos de la geografía angolana y en otras partes del orbe.

“Cassinga fue para nosotros –dijo– parte de una historia repetida; nuestro pueblo fue masacrado por los alemanes, dos tercios de la población fue exterminada y el resto o se fue al exilio o fue impulsada al desierto para que muriera de hambre.

“Eso está pasando ahora en otras partes; los imperialistas pretenden que Venezuela y Cuba perezcan por hambre y necesidad. Por eso les he dicho que es una historia que constantemente se está repitiendo en Yemen, Libia, Irak… Por eso tenemos que estar siempre vigilantes y no olvidar la historia”, aseveró.

Yamila Cruz Padrón, jefa del Departamento Ideológico del Comité Provincial del Partido, agradeció la presencia en Ciego de Ávila del diplomático namibio y afirmó que la historia de ambos pueblos está ligada fuertemente.

Mache Jaminson entregó al visitante, como recuerdo de esta primera visita, un ejemplar del libro El diálogo de las civilizaciones, contentivos de dos discursos pronunciados por Fidel: la conferencia en las Naciones Unidas sobre Medio ambiente y desarrollo, celebrada en Rio de Janeiro, Brasil, en junio de 1992; el pronunciado en la clausura de la conferencia mundial Diálogo de civilizaciones. América Latina en el siglo XXI, Universalidad y Originalidad, realizada en el Palacio de Convenciones. Cuba, en marzo del 2005, prologado por el propio Fidel.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar