Viernes, 19 de abril de 2019 2:36 PM

Casa de Mary y Guille, joven a sus cien años

Ya no se construyen estas viviendas. Tampoco hay dueños de ingenios y obreros que marquen la diferencia en un batey agroazucarero de principios del siglo XX, que amen las casas neocoloniales, al estilo californiano, con rejas tan originales en las ventanas.

Hoy se remodelan las viejas casas parecidas, que han sobrevivido al paso de los años y gracias a los esfuerzos de algunas familias, que desafían las reestructuraciones del sector azucarero en la Isla, las exigencias más modernas y posibilidades constructivas de la familia cubana actual, dada la falta de recursos constructivos o financieros.

Es este el patrimonio de José Guillermo González Villa (Guille) y María Antonieta Espinosa Suárez (Mary), matrimonio vecino del antiguo central Violeta, al presente municipio avileño de Primero de Enero, un inmueble que cumple sus 100 años, rodeado de plantas ornamentales que ostentan merecidos premios nacionales.

Habitación

Recuerdan a Tony, un vecino con las habilidades de plomero, carpintero y albañil, que trabajó junto a ellos en el año 1995 para dejarla ¡lista para premios!.

En 2007, el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural otorgó a la casa un importante reconocimiento por su alto grado de conservación, galardón muy merecido para quienes aman cada parte de su morada, esa misma que, sin notarse, tuvo alguna que otra vez los aleros medio podridos, la madera cubierta por el comején, el piso con huecos por donde salían las hormigas, la pintura resentida, con marcas de humedad, y agujeros en el techo.

Después de mi jubilación en 1995, Mary y yo nos dedicamos también a las plantas ornamentales; y llegamos a tener 560 variedades, al extremo de no poder sembrar una más, explica Guille, quien resultó ser un sobresaliente contador, auditor, alfabetizador, fundador de las Milicias Nacionales Revolucionarias, cortador de caña (en la primera zafra del pueblo), profesor de ajedrez, deportista y pescador.

Jardín

Ese paraíso botánico de su patio recibió en 2001 la condición de Referencia Nacional, en 2003 la de Excelencia, en 2009 la Doble Corona y en estos momentos disfrutan de la Triple Corona, concedida por el Grupo Nacional de la Agricultura Urbana.

José Guillermo, de 85 años, no cree en el paso del tiempo ni en los desastres naturales, como el huracán Irma, ese que hace más de un año quiso destruir su historia, su vivienda.

Y allí siguen, gracias a estos dos avileños, las hermosas líneas arquitectónicas con que fue edificada en 1919, con ventanas de guillotina, paredes en madera de doble forro y el falso techo de madera, elementos restaurados que no merecen morir jamás.

Habitación


Comentarios  

# senelio ceballos 09-04-2019 12:28
Genial felicidades!! Cuantas casa como esa, hemos perdido?...En el central de FALLA..existia uan calle entera de esas casas,,,Entre el ingenio Adelaida y la iglesia del pueblo.....Cuando vi aquello unos annos antes de triunfo..Me enamore de tanta bellleza!!!!
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar