BUENA FE 2• Casabe, Moncada, Buena Fe, tres generaciones musicales, tres sonoridades diferentes... un solo espectáculo

La noticia se conocía y el escenario se preparaba para acoger a Casabe, Moncada y Buena Fe que, en la penúltima parada de la gira Sumando Ideas, tocarían suelo avileño el martes 25 de abril. Sin embargo, la lluvia conspiró contra los planes y la espera continuó.

Pospuesto para el siguiente día no hubo chance para perezas o expectativas tronchadas y justo al mediodía PMM sacudía el extremo norte de la ciudad. Mientras, los artistas permanecían hospedados en el motel Las Cañas —inconcebible por las pésimas condiciones del lugar— y ensayaban al calor de gargantas cansadas y emociones compartidas. Allá contestaron preguntas con la naturalidad de excelentes anfitriones y la imparcialidad de quienes reconocen su compromiso con el público.

—En vísperas del concierto número 15 se pueden establecer valoraciones ¿están satisfechos con la gira Sumando Ideas?

—Buena Fe, Casabe, Moncada: Ha sido una gira genial, en medio de un colectivo muy unido y humano. También el público ha sido excepcional. Hasta ahora, según las estadísticas, aproximadamente 300 000 personas han acudido a los conciertos y en cada provincia hemos encontrado a quienes conocen los temas, los corean, los piden.

“Diferentes generaciones musicales han confluido en esta experiencia para atraer a personas de diversas edades, sin embargo, hay un denominador común: el sentimiento de pertenencia y el amor con que mostramos nuestro trabajo.”

Una suerte de puente entre la generación de Moncada y la de Buena Fe resultó ser Gabriel Reyes que, bajo el nombre de Casabe, aportó al repertorio otras sonoridades salidas del teclado, el bajo, la percusión y la innovación electrónica.

“Me gradué de Artes Plásticas y Dirección de Cine, pero siempre me inquietó la música. Israel vio mi trabajo y le gustó porque intentaba ser diferente, romper los cánones tradicionales de la música electrónica y buscar nuevos modos de expresión. Me invitó a la gira para darle un poco de modernidad y construir nuevos públicos... no lo dudé. Ha sido un placer inmenso y me ha ayudado a crecer como artista. Próximamente saldrá mi primer disco I’m on fire, bajo el sello Egrem, he tenido aquí un ensayo invaluable.”

Buena fe 1—¿Sientes que el CD Sobreviviente ha calado?

—Israel: El resultado que ha tenido el disco en la gente ha sido genial, en mi percepción, nos recuerda a los primeros. Además, tuvo la fortuna de coincidir con la gira, lo cual es un impulso importante porque en cada territorio hemos interpretado los temas, hemos visto las reacciones del público y las canciones se han quedado en todas las emisoras. El día que yo haga un disco que no sea lo suficientemente bueno, creo que ese año me quedo en la casa y no salgo.

—Y el tema Gallo de pelea...

—Israel: Teníamos la intuición, pero no pensamos que una canción como Gallo de pelea, además de homenajear los aniversarios de la Unión de Jóvenes Comunistas y el de la Organización de Pioneros José Martí, fuera a tener una recepción tan extraordinaria. La gente la canta, la baila, la tararea... qué más podríamos pedir.

Transcurrieron los preparativos y al filo de las 10:00 de la noche los instrumentos ya estaban afinados. Primero debutó Casabe y la música electrónica se adueñó de la plaza Máximo Gómez. Luego Dani Ramos, ganador del Premio de la Popularidad en la segunda temporada de Sonando en Cuba y vocalista principal de Moncada, con sus probadas aptitudes, su apostura y su carisma interactuó de modo electrizante con el público, sacó lágrimas y canalizó emociones con un popurrí con temas populares como Y que no suba la marea, no.

Buena Fe generó aún más sensación, desde Déjame Entrar hasta Sobreviviente, uno tras otros, desfilaron los más coreados temas de su repertorio y solo después de tres horas los rostros delataron algunos síntomas de cansancio.

Cuando, al unísono, abordaron la escena pudo olerse el final y los acordes de Gallo de pelea lo confirmaron, pero tras las tarimas continuó el espectáculo traducido en fotos, abrazos y besos de un centenar de fanáticos que todavía los perseguían para inmortalizar el momento.

Buena Fe, Casabe y Moncada anidaron en el corazón de un público que, atento a cada concierto, los vio “brincar” de provincia en provincia y congeniarse de este excepcional modo para continuar en la pelea. Si todavía faltaba alguien por conocer su trabajo, imposible que haya permanecido ajeno a esta “movilización” musical. A ellos, solo gracias por la oportunidad.

BUENA FE

Submit to Google PlusSubmit to Twitter

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar