Vivir, no solo para ver

Cuantiosas lluvias le han proporcionado a los más de 430 000 habitantes de la provincia, la tranquilidad de vivir sin el agobio causado por la intensa sequía que nos sacudió por años.

Hoy, para la mayoría, la preocupación relacionada con el agua es otra, vinculada con lo que sucede en las redes de abasto y desagüe.

Encargo de gestionar tales sistemas, que, en primer lugar, depende del desempeño de los directivos y trabajadores de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado; pero mucho, también, de un adecuado comportamiento de la población que se beneficia con el servicio.

En las calles de ciudades y poblados, unos tantos para tratar de resolver estas indispensables prestaciones, otros no se sabe por qué razones, abusan de lo que es de uso colectivo.

Todo acontece incluso sobre redes que se hallan, en no pocos lugares, al máximo de su capacidad, porque fueron tendidas originalmente para servir a núcleos poblacionales que, durante los años, se han multiplicado varias veces en habitantes e instalaciones, como sucede en las ciudades de Ciego de Ávila y Morón.

Invasor acude a la constancia gráfica sobre el cuestionable accionar, con el propósito de que cada quien, desde su hogar o centro de trabajo, advierta lo que acontece y, en consecuencia, proceda.

Aunque algunas actitudes de hoy en día sean vistas como algo tan normal, como botar en las calles vasos y plomos plásticos y de aluminio, o jabas de nailon, que por cientos y miles se van juntando, y obstruyendo también, la zanjas y cañadas. Por cierto, ya varios países prohíben el empleo de esos medios.

Y, otras tantas veces, los vestigios de lo mal hecho se esconden al ojo humano. Hay que acercarse nada más a aquellos trabajadores de Acueducto y Alcantarillado, quienes “chocan” con los problemas, para escuchar hablar de tupiciones no solo por barreduras de corrales de cerdos, escombros, mondongos, animales muertos, sino también de otras tan increíbles como aquel balón de fútbol (sin aire) hallado en una tubería de agua potable, de cuatro pulgadas de diámetro, en la calle Abraham Delgado de la ciudad de Ciego de Ávila.

Sumario de malas conductas sociales, al cual le va quedando chiquito el viejo dicho que exclama: ¡Vivir para ver!

hombres cinterna aguaOtro acto deliberado. Según los vecinos, algún cochero, para bañar el caballo, manipula la ventosa de la Conductora, junto a la Circunvalación, en el reparto Canaleta

invento para abasto de aguaSolución “casera” para resolver el abasto de agua, en el batey situado en el kilómetro Doce y Medio, de la carretera de Ciego de Ávila a Morón

Parque hueco acera¡Cuidado al caminar! Han robado la tapa del registro de la alcantarilla, justo donde se encuentran las calles Onelio Hernández y Candelario Agüero, en las cercanías del Hospital de Ciego de Ávila

Mano, metal, maderaPor esta tubería, ubicada en el poblado de Majagua, a la salida hacia Orlando González, no pasaba el agua, ¿qué encontraron dentro? Esta estaca de madera y un tapón de metal

tuberia de abasto de aguaUn número significativo de los salideros tiene origen en los deficientes elementos utilizados por la población para resolver el problema de agua en la vivienda, como ocurre en Calle A, en el reparto Rivas Fraga