Venezuela en total tranquilidad ante intentos de desestabilización

Las calles y plazas de Venezuela lucieron el pasado domingo la tranquilidad dominical habitual, los feligreses desde tempranas horas asistieron a misa y el resto de la población aprovechó la mañana para descansar del ajetreo habitual de la semana.

El ambiente apacible contrasta con los graves acontecimientos desarrollados desde el martes último, cuando se arreciaron los ataques para desestabilizar al Ejecutivo bolivariano, presto a mantener la paz y enfrentar el escenario de guerra económica promovido por sectores oligarcas.

Apagar toda Caracas y zonas aledañas de los estados de Miranda y Vargas constituyó la primera acción, rebatida por las autoridades en menos de 24 horas, según las evidencias mostradas.

Ante las afectaciones, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, solicitó realizar las investigaciones pertinentes para encontrar a los autores del hecho.

Instó a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) a reforzar la inteligencia preventiva, para garantizar que esas "conspiraciones criminales no le hagan un daño al pueblo".

Dos días después, mientras el jefe de Estado recibía en la capital a un grupo de campesinos que durante 20 días marcharon en defensa de los derechos agrarios y para contribuir con la soberanía alimentaria, en el estado de Barinas asesinaron a tres voceros de la lucha campesina.

El hecho fue repudiado por el mandatario, quien orientó a la Comisión de la Verdad de la Asamblea Nacional Constituyente analizar y resolver todos los casos de sicariato y persecución judicial contra los campesinos.

En ese sentido, y en respuesta al insistente asedio contra el sector agrario, el fiscal general de la República, Tarek William Saab, explicó que luego de 72 horas de ocurrido el asesinato, sus autores intelectuales ya están a disposición de la justicia.

Como colofón de las acciones desestabilizadoras perpetradas por la derecha venezolana en auspicio con detractores internacionales de la Revolución bolivariana, en la tarde de este sábado intentaron asesinar al presidente Maduro.

Durante el acto por el aniversario 81 de la GNB donde también estaba presente el alto mando político y militar de la nación, detonaron artefactos voladores de tipo dron en atentado contra la vida del presidente.

Poco tiempo después del intento de magnicidio, Maduro se dirigió al pueblo a través de los medios de comunicación, y solicitó a la FANB máxima alerta, especialmente en la frontera colombo-venezolana, "puesto que todo indica que las acciones son orquestadas por las oligarquías de ambos países", enfatizó.

"Se trata de un atentado para matarme, y no tengo dudas que todo apunta a la ultraderecha venezolana en alianza con Colombia y el nombre de Juan Manuel Santos está detrás de este atentado", denunció.

Maduro informó que las autoridades despejaron la situación en tiempo récord y capturaron a varios de los implicados en el intento de magnicidio.

La oposición venezolana, derrotada por la vía electoral, pretende tomar el poder con violencia, a lo que el presidente venezolano respondió que "no han podido ni podrán conmigo, no han podido ni podrán con nosotros, tengan la seguridad que continuaremos el rumbo de una patria que quiere paz, desarrollo, prosperidad, felicidad, tranquilidad, amor".