Un pedazo de Holanda en Ciego de Ávila

Aunque su nombre es Celia Sánchez Manduley, en honor a la heroína revolucionaria que inspiró su construcción, muchas personas aún llaman a esa comunidad Poblado Holandés.

Ubicado en la Isla de Turiguanó, a 18 kilómetros de Morón  y 53 de Ciego de Ávila, el pintoresco caserío es único por su arquitectura en Cuba, con todas sus viviendas afinadas de techos a dos aguas, chimeneas y pisos altos, al estilo de las construcciones holandesas.

La suma de años sin adecuado mantenimiento, y el inclemente modo en que el huracán Irma azotó esa zona, en septiembre de 2017, han colocado a la comunidad en una situación bien compleja, que demanda acciones de reparación como alternativa para preservarla desde el punto de vista social, histórico y patrimonial.

Aún así, muchas personas que viajan hacia el Polo Turístico Jardines del Rey, aminoran la marcha, se detienen o llegan hasta allí, para apreciar la singularidad del poblado.

Imagen de Celia, bienvenidaImagen de Celia ofrece cálida bienvenida

Joven entrando a casa)Regresando a casa

Muchacha caminando construcción al fondoLas viviendas se insertan en un entorno rural

Vivienda rosada, teja de fibroAlgunas casas ya no conservan la arquitectura totalmente original

Biplanta a la izquierda, árbol a la derechaEste inmueble fue reparado tras el huracán; bien le vendría una pintura

Perro a entrada, familia en portalSosiego familiar al atardecer

Dos casas a continuaciónConstrucción en línea

Vivienda con antena de TV delanteVivienda típica

Tractor delanteEscena cotidiana

Auto blanco llegandoAlgunos transeúntes llegan para apreciar la arquitectura del lugar

Plátano en primer plano, vivienda dañada al fondoEl Huracán Irma causó estragos en las viviendas

Techo dañado, patos encimaA un año del huracán, varias familias aguardan por una solución