Sábado, 15 de diciembre de 2018 8:06 PM

Secretos de una terapia en Ciego de Ávila

Tiene la Escuela Especial Águedo Morales Reyna, de Ciego de Ávila, más de un espacio mágico capaz de robarle la atención al “extraño” que la visita. Pero desde este septiembre, le ha nacido uno nuevo que, en apenas dos semanas, ha conquistado la aceptación de los infantes que llegan hasta el salón exclusivamente dedicado a la atención del autismo.

Allí reciben, cada día, a 12 pequeños de la ciudad cabecera, tres maestras e igual número de auxiliares pedagógicas, quienes, desde este curso escolar, a las bondades de la equinoterapia y la zooterapia, también incorporan las de la hidroterapia ( ), desde la pequeña piscina que, situada en el lateral del salón, resulta testigo de la complicidad capaz de generar alegrías sin distinción de edad.

Conozca otros detalles sobre la equinoterapia en Ciego de Ávila.

Según explica Irma Rodríguez Lorenzo, quien, desde hace tres años, trabaja con estos niños, la nueva opción los estimula con el propósito de que se desinhiban y logren relajarse, por lo que, más que un día a la semana, como está fijado, la intención es emplear el área siempre que sea necesario.

Por el momento, los lunes y los martes, cuando el reloj marca las dos de la tarde, los uniformes quedan a un lado y llega la hora de la ropa de baño y los juguetes acuáticos, mientras se torna difícil controlar la emoción de los que han de aguardar por su turno para entrar al agua pues, como detalla Rodríguez Lorenzo, “todos no pueden ir a la misma vez, para garantizar la eficiencia del nuevo proceder”.

De igual manera, un arenero acompaña al gustado estanque para, como detalla la profesora, estimular la motricidad de los pequeños y desarrollarles el pensamiento a partir de la construcción de pequeñas figuras que pueden observar a su alrededor.

Sin embargo, a Inés Sánchez Cruz, sus 17 años de trabajo en la Educación Especial, le han enseñado que el secreto del éxito está en el cariño con que cada día recibe a sus alumnos, a quienes conoce cual si fueran sus hijos para lo que la paciencia le sobra “porque cada uno tiene sus características y entenderlos es lo más importante”.

Por eso, no encuentra la educadora mayor dicha que cuando ellos le atienden y forma parte del pequeño mundo en el que cada uno habita; de ahí que no puede evitar la voz entrecortada al hablar de aquel pequeño que una vez enseñó a leer y a escribir, y que actualmente asiste a otra escuela, para lo que, reconoce, “se necesita mucha, pero mucha dedicación”.

Los trabajadores de la EPASE sentimos tremenda satisfacción al ver el buen uso que se le está dando a esta obra. Gracias...

Posted by Osmany Costa Reyes on Wednesday, September 12, 2018

Entonces Wilfredo Ozuna Rodríguez, director del plantel educacional, apenas encuentra las palabras para agradecer a quienes hicieron realidad la iniciativa, gracias a la que hoy, manifiesta orgulloso, dos de sus alumnos empiezan a articular las primeras palabras, luego de que el pasado curso escolar ni siquiera se comunicaban, y aunque solo representa el primer paso de un largo camino, la satisfacción se comparte como en familia pues “el mayor empeño es lograr que los niños transiten a otro nivel educativo, ya sea dentro, o fuera, de la Enseñanza Especial, en correspondencia con su nivel intelectual”.

Y a la par de las alegrías, también se mojan los sentimientos de quienes saben que, más allá de una piscina, el secreto sigue llamándose amor.


Comentarios  

# ross 21-09-2018 08:23
Esto es revolución.............
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar