Viernes, 16 de noviembre de 2018 5:10 AM

Profundizar y afianzar principios

“Me gusta la labor con los combatientes, conocer sus interioridades, y necesidades, y la de sus familiares”, afirma Víctor Morgado Espinosa, Jefe de la Secretaría de Trabajo Político, Militar e Internacionalista de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC) en Ciego de Ávila

Tuvo el privilegio de estar entre los fundadores, lo afirma con sano orgullo, pues desde entonces no ha dejado de trabajar en la consolidación del prestigio que identifica a la asociación que presidió desde su creación el comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque.

Está a punto de cumplir 74 años, de los cuales ha dedicado poco más de un cuarto de siglo a la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC).

A manera de recuento histórico, el capitán (retirado) Víctor Morgado Espinosa precisa que ya en abril de 1990 y por acuerdo del Buró Político, se inicia, de forma experimental en la provincia de Pinar del Río la gestión de esa organización.

“La labor realizada allí durante unos dos años, dio paso a la fundación oficial de la ACRC, hecho histórico materializado en 7 de diciembre de 1993.”

Cuenta que él había permanecido dos décadas en las Fuerzas Armadas Revolucionaria (FAR), incluida una misión internacionalista en la República Popular de Angola, cuando la Operación Carlota.

“Luego de mi jubilación de las FAR comencé a trabajar en la Empresa Municipal de Acopio de Ciego de Ávila. Ya estaba en marcha la constitución de las asociaciones de base en las zonas de residencia de los combatientes agrupados en las distintas categorías.

“La comisión organizadora que hacía en proceso de mi barrio, contactó conmigo, me explicaron en qué consistía y me pidieron la disposición para presidir la asociación de base. Al considerar la confianza depositada en mí, acepté. Era el 7 de agosto de 1993. Desde aquel día la asociación lleva el nombre del mártir Ignacio Loyola González Niebla.

Morgado Espinoza recuerda que cuando comenzaron eran 42 miembros, todos muy entusiastas, cumplidores y combativos, pero que más adelante hubo que dividir en dos la organización, para su mejor funcionamiento.

“Me gusta el trabajo en la base, atendemos políticamente la escuela de primaria Josué País, damos charlas y conferencias sobre temas de historia y de otros hechos de interés y, además, programamos visitas a sitios históricos de la localidad”.

Agrega Víctor que desde 1997 comenzó a trabajar en la Dirección Provincial de la ACRC, dos años más tarde fue elegido para fungir como Jefe de la Secretaría de Trabajo Político, Militar e Internacionalista.

“Estos 25 años me han servido para profundizar y afianzar mis principios, me gusta la labor con los combatientes, conocer sus interioridades, y necesidades, y la de sus familiares. Mi trabajo en la Secretaría me ha permitido, además, estrechar relaciones con las organizaciones políticas y de masas, con los organismos afines y con los medios de difusión masiva”.

Afirma que, en el año que celebramos el 150 aniversario del inicio de las guerras de independencia y el 26 de la creación de la ACRC, estas efemérides devienen acicate para todos los asociados a seguir profundizando tanto en su preparación política ideológica para contrarrestar la subversión que nos quiere imponer el enemigo, para cumplir nuestro principio fundamental que es la defensa de las conquistas de la Revolución y el socialismo en todos los terrenos”.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar