Para sostener la salud en Ciego de Ávila

Que pase un día sin que una llamada al Centro Provincial de Electromedicina anuncie la rotura de equipos médicos o mobiliario clínico es casi imposible, pero esto no desdibuja la capacidad de respuesta y la inventiva que determinan un coeficiente de disponibilidad técnica del 98,53 por ciento.

De los 5 178 equipos existentes en la provincia solo 74 permanecen fuera de servicio, por lo que se lee entre líneas, también, que desde el Tomógrafo Axial Computarizado Multicorte, de última generación, existente en el Hospital General Docente Roberto Rodríguez, de Morón, hasta el Shimadzu Portátil para Rayos X, de la década del ’90 del siglo pasado, encuentran solución en las manos de estos técnicos y especialistas, que se mueven por sus propios pies con un pequeño portafolio negro bajo el brazo.

De acuerdo con el cronograma establecido, en cada centro asistencial existe personal capacitado para responder a las averías del día a día. Sin embargo, en dependencia de la envergadura, de las condiciones del aparato y de la precisión de su sistema automatizado, se solicita la presencia de los especialistas de este centro.

Yulio Vázquez Gómez, subdirector técnico en este centro, insiste en que el plazo de solución es de 72 horas, y en caso de que la pieza no exista en el territorio, se hace el pedido a través del Sistema de Gestión para la Ingeniería Clínica y Electromedicina.

“Casi siempre, en las primeras horas los devolvemos, sobre todo, los que paralizan un servicio. A veces, no depende de nosotros y solo queda esperar.”

Se explica así la rutina de un grupo de más de 50 personas que trabajan en esta institución, donde lo simple del ambiente parece desmentir el hecho de que allí se crea, se innova y se sustituyen importaciones con materiales impensables y herramientas viejas.

Se inscriben dentro de lo más sobresaliente el reemplazo de luminarias originales, que no tenían sostenibilidad a nivel de país, por luces Led o bombillos de carro de 21 watts en el Tomógrafo del Hospital Provincial General Docente Doctor Antonio Luaces Iraola; el Lensómetro (medir la potencia de un lente) del municipio de Primero de Enero, y el Espectofotómetro (para análisis químico) en los laboratorios clínicos.

En esta carrera de resistencia, la readaptación de modelos y marcas diversas, y fusionar hasta dos y tres equipos para obtener uno en buen estado, han sido prácticas comunes, sobre todo, en las autoclaves destinadas a la esterilización, y los desfibriladores.

No menos importante es la puesta a punto de camillas, sillas de ruedas, mesas auxiliares y sillones de Estomatología con acciones de reparación, mantenimiento y pintura, así como invadir otros terrenos de la técnica y resolver las fallas a través de la reprogramación de los software.

Si bien es cierto que el número de incidencias exceden por momentos las posibilidades de respuesta, en los resultados de nuestro sistema de salud yace, implícitamente, la Electromedicina y sus aportes.

Nueva Promoción: ¡Servicios técnicos de Electromedicina e Ingeniería Biomédica, en Cuba y hacia el exterior! La...

Posted by Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos, S.A. on Wednesday, October 5, 2016