Lunes, 24 de septiembre de 2018 2:17 AM

Para acortar ciclos de abasto de agua en Ciego de Ávila

Pasados los más de tres años de intensa sequía, la provincia de Ciego de Ávila cumple ocho meses de sucesivas y, en ocasiones, intensas precipitaciones, pero, aun con tales bondades, los ciclos de abasto de agua en algunos lugares no logran la frecuencia que necesita la población.

Si bien es cierto de que ya no existe aquella época en que estos suministros llegaron a espaciarse hasta por 10, 15, 20 y más días; todavía hay sitios en que demoran tres y cuatro jornadas; cuando la sesión de la Asamblea Provincial del Poder Popular, del pasado mes de noviembre, se pronunció por hacer de este un servicio diario.

Invasor contactó con Héctor Rosabales Pérez, director de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, quien en esencia atribuye el obstáculo a una baja capacidad de bombeo; al indicar que “en la actualidad se acometen los trabajos finales de montaje de nuevas bombas, a partir de los cuales desde el 11 de junio en la cabecera provincial se prueba un nuevo esquema de entrega de agua más constante, con la primera intención de estabilizarlo en días alternos.”

Según revela el directivo, en la fuente del norte, que había quedado prácticamente fuera de uso desde hace unos años, se acabó de rehabilitar Ruspoli Uno para elevar el volumen de entrega por aquella conductora a 300 litros por segundo, y se labora en Ruspoli Tres para incorporar otros 150 litros; suma equivalente a las que por allí recibía la ciudad antes de la sequía.

Y el déficit por la gran tubería del área sur, será reducido con una nueva bomba que acaba de ser instalada en el pozo del cargadero de agua, ubicado en la comunidad de El Vivero, el cual dispone de una potencia de 100 litros por segundo, y la rehabilitación del bombeo en los pozos situados en San Fernando, cercano al poblado de Simón Reyes; que aumentarán el caudal total hasta 450 litros.

“La inestabilidad de esa conductora, indica Rosabales, se debía precisamente al bajo volumen del líquido que llega al tanque apoyado, instalado junto a la Circunvalación Sur y Carretera de Venezuela, el cual una vez servido a uno de los barrios, demoraba cuatro horas en volver a llenar.

“Con estas acciones de incremento del caudal, el sistema de acueducto en la ciudad deberá volver a la “normalidad” de antes del prolongado período de sequía. Normalidad entre comillas, remarca el director, pues en Ciego de Ávila desde siempre, por la obsolescencia de las redes y el crecimiento urbano, ha habido sitios a los cuales el agua no les llega.

“Digamos que en la actualidad, precisa, ya no son los más de 7 500 personas que recibían el servicio por pipas, en la actualidad quedan pendientes por esa causa unas 2 500; además de algunos centros estatales como El Coppelia y varias de las panaderías; a los cuales les estamos solicitando la posibilidad de ampliar la capacidad de los depósitos de almacenaje del líquido.”

Respecto a la situación del abasto en los municipios de la provincia, el director considera que todos retornaron a los ciclos habituales, “vuelvo a repetir, al mismo curso que estos llevaban antes de la sequía, en el cual la mayoría de los habitantes lo reciben, otros no; inclusive porque hay territorios como Florencia que no posee acueducto. Hoy, el entorno más comprometido lo tiene la comunidad de El Yarual, en Bolivia, que dispone de una larga y defectuosa conductora de 14 kilómetros, precisada de una profunda rehabilitación”.

La finalidad de seguir reduciendo los tiempos de abastos, con un agua de probada calidad, en algún momento no distante convergerá con el escollo que constituye no haber concluido, en años recientes, varias obras hidráulicas que tuvieron el correspondiente respaldo financiero, entre ellas, la posibilidad de restaurar tramos defectuosos de tuberías maestras, la terminación del enlace de la conductora que viene de Ruspoli a las comunidades de Santo Tomás y Nueve de Abril, o la instalación de la desalinizadora destinada al poblado de Júcaro y la potabilizadora de Florencia.

Con independencia de los elevados índices de lluvia, resultan estratégico la terminación del plan de obra que se ejecutan en la provincia para enfrentar la sequía: “los períodos secos son cada vez más recurrentes”, subrayó el pasado 14 de octubre en Ciego de Ávila , Inés María Chapman, presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos.


Comentarios  

# edmundo 14-06-2018 14:25
Quedo demostrada la insuficiencia, ya no es la sequia.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Carmen Rosón 14-06-2018 16:58
Nos alegra, que se instalen nuevas bombas y se acorten los ciclos, pero eb esta direccion República ÷6 y 7 , sigue la misma situacion, la ponen a las 19 de la noche y nunca llega a nuestras casas, dos ciclos sin coger,en el primero llegaron pipas al dia siguiente, pero en el último nada de agua.Nuestra situacion es de las mas críticas. Si quieren ver la realidad, esta es mí direccion republica 513A entre 6 y 7. Ojala puedan solucionar esta área.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar