Sábado, 20 de julio de 2019 2:00 PM

Padre e hijo: un matrimonio para toda la vida

Más allá de custodias legales o pensiones acordadas, ninguna ley específica ni exige la cuota de amor que un hijo necesita de un padre, esté o no junto a su madre...

¿Cómo le explica una madre a sus hijos las razones por las que su padre no viene a verlos? Tengan la edad que tengan. ¿Qué historia les cuenta para convencerlos de que no los llama, de que apenas se ocupa de sus asuntos, de que la distancia se marca, a veces, desde el corazón?

No digo que no suceda al revés… Que en algún momento no haya sido la madre la que haya decidido seguir el rumbo de su vida sin sus hijos y sea entonces el padre quien no encuentre la mejor manera de hacerle entender a su descendencia por qué pasó. Pero, ciertamente, son menos los casos en los que la progenitora se desentiende, y, por ello, sobre los padres pesan los reclamos, los reproches, los llantos…, las consecuencias.

Sí, porque, definitivamente, cada acto de nuestras vidas tiene consecuencias. Y ante la lejanía de un progenitor, no solo es el menor el que las padece. El tiempo pasa, y luego aquel no podrá pretender que el amor que no se ha sembrado un día se coseche. Y no podrá esperar abrazos, o besos, o llamadas telefónicas, o apego, si no fue capaz de ofrecerlos él mismo, desde antes.

No soy psicóloga, por lo que carezco de las herramientas que esta disciplina podría otorgarme para emplear los términos y conceptos idóneos en el tratamiento del tema. Soy hija de padres divorciados, y la verdad es que me siento a gusto con que sea esa mi realidad, por razones diversas. Además, no puedo (aunque quiera) colocarme en el lugar de aquel que es desatendido por uno de los progenitores, porque tampoco fue mi caso.

Sin embargo, puedo imaginar, e incluso recordar, las vivencias compartidas de personas que conozco, cuando sienten que una parte de sus vidas está vacía. Se sienten culpables, incluso, porque asumen que, por ser como son, tal vez, no son queridos o atendidos, como quizás lo son sus hijos de otro matrimonio. Los cuestionamientos a las madres abundan porque también la culpan, porque también creen que ella es la responsable, porque no supo hacer las cosas bien. Y ella prefiere no enfrentarlos, pero al final, sufre.

Si antes del divorcio los hijos vivieron episodios violentos en el hogar, si fueron testigos de discusiones terribles, entonces sus conductas también se afectan. Querrán llegar a la casa cuanto antes para escuchar lo que sucede y asumir la idea de que si interceden pueden resolverlo todo. O por el contrario, llegar tarde en la noche, para evitar estar presente, para no llorar, para no aguantarse las ganas de querer cambiarlo todo.

Entonces, al final, más allá de lo referido y sabiendo que la realidad es más diversa de lo que uno se imagina, ¿qué queda? Queda saber, desde que la semilla crece en el vientre, que un hijo es una responsabilidad inmensa hasta el último día de sus vidas, que se les quiere y se les guía por la vida, pero que, sobre todo, ellos esperan que así sea, porque no pidieron venir al mundo, pero sí necesitan vivir en armonía en él.

Además están las leyes, y Cuba fue el primer país hispanoamericano en lograr la Ley del divorcio en 1918. Ante los tribunales se define cuál de los padres conservará la guarda y cuidado de los hijos, y dispondrá lo conveniente para que se mantenga la adecuada comunicación con quien no tenga la guarda y cuidado. El tribunal fijará en la sentencia de divorcio la cuantía de la pensión que en cada caso aquel de los padres que no los tenga bajo su guarda y cuidado deba abonar.

Pero lo que ninguna ley especifica ni exige es la cuota de amor que un hijo necesita de un padre, esté o no junto a su madre. Ningún documento norma lo que cada cual, desde el corazón, en coherencia con la responsabilidad adquirida al momento de nacer la criatura, debe ofrecer. Cabe mencionar que Cuba, en su actual Constitución, aborda el derecho de los niños a ser atendidos por sus progenitores o guardianes legales. Se trabaja para la formulación de un nuevo Código de Familia que aborde estos aspectos legales y en asegurar la igualdad de derechos de todos los tipos de familia existentes en el país.


Comentarios  

# senelio ceballos 30-05-2019 15:21
Ese matrimonio a veces tiene sus problemas!!!..Por ej...Donde esta el paquete de leyes que defienden a los padres de las acciones de sus hijos?......Existen sociedades / paises o algunas provincias dentro del mismo pais.....QUE NO EXISTEN leyes de Pensionados / concepto Cubano-ingles de chequeras de retiro etc......Por EJ. En algunas provincias chinas y Vietnam....No se entiene eso de CHEQUERAS para retirados / no existe!!!!!....Otro ej...En algunas republicas de la union [ F/RUSA]....Los hijos Deben pasarle mantencion economica sus padres etc,etc...Como regular toda esa problematica en nuestro pais...Hoy se discute el Nuevo codigo de LA FAMILIA, le veo poca propaganda Y APOYO A ESE PROCESO!!!..incluso en el Nuevo programa de TV--HACEMOS CUBA de la Dr.Prieto..NO SE profundiza en esos aspectos!!! caray!! ESTAMOS poniendo piedras en el camino para nuestros nietos e hijos!!!..Espero otros comentarios al problema!! El guajiro del NAUYU
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar