Viernes, 22 de marzo de 2019 4:14 AM

Natalidad con buenos augurios en municipio avileño de Baraguá

.Cuando está a punto de concluir el 2018, los pronósticos son totalmente favorables para el Programa Materno Infantil (PAMI) en el municipio de Baraguá.

Yosvany Vázquez Valdés, director municipal de Salud, se mantiene optimista para que este año concluya con una tasa de mortalidad infantil y materna en cero, como se ha mantenido en todos estos meses.

“Estos resultados están relacionados directamente con el trabajo de los equipos básicos de salud (los médicos y las enfermeras en los consultorios) y de los especialistas que acuden a las revisiones periódicas de las gestantes.”

Yaily Camacho González destaca también los ocho embarazos logrados en la consulta de infertilidad localizada en el policlínico de la localidad de Gaspar, cabecera municipal.

Dos veces a la semana acuden a la consulta las parejas que deciden incorporarse al tratamiento de fertilidad. “Algunas son atendidas aquí y en otros casos remitimos directamente a la consulta en la ciudad capital del territorio avileño.”

El índice de bajo peso al nacer (es decir los bebés con menos de 2 500 gramos) está, en estas fechas finales, en 5,2, “una cifra por debajo de la estadística provincial, pero por encima de lo que nos propusimos”, afirma Yosvany.

“Esto está asociado con los partos pre-términos, situación que en ocasiones no puede frenarse, aun con todas las atenciones en los factores de riesgo que pueden llevar a ello.”

Los números son el pretexto para mantener aquellos en saldo positivo y mejorar los que no logran total satisfacción; retos para el sector de la salud baragüense, con vistas al 2019 que se aproxima.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar