Lunes, 19 de noviembre de 2018 5:39 PM

Milicianos después del aviso

Todos se dedican a diversas tareas, pero en un abrir y cerrar de ojos sus rutinas cambian a partir de una citación que los convoca a defender la patria

El tío y el sobrino llevaban algunos días sin verse. El primero, Yosmel González Osuna, atareado en sus funciones nocturnas de custodio, apenas tiene tiempo de coincidencia con el segundo, Ernesto González Marichal, un flaco cuyas bromas se hacen sentir por donde pasa, sobre todo en Muebles Lidex, su centro de trabajo.

Lo extraño en este dúo familiar avileño radica en que Ernesto, el sobrino, es el de mayor edad, hecho que se lo atribuye a la “picardía del abuelo”. Su novel tío es menos dado a los chistes, aunque el buen humor del “sobri” le viene muy bien, más cuando ambos coinciden en una movilización de las Milicias de Tropas Territoriales.

Milicianos camuflajeadosDespués de la clase, práctica “con todos los hierros” y en pleno monte“Venimos aquí, voluntariamente, para aprender todo cuanto podamos con el deseo de estar listos para defender a Cuba”, afirma Yosmel, mientras el sobrino, entre dicharachos, aprueba con una sonrisa lo dicho por su familiar, pero se aleja del equipo de prensa mientras indaga por el armamento que deberá usar.

Junto a ellos, un amplio grupo de milicianos acude de inmediato a la unidad donde fueron convocados. Con premura reciben el uniforme y los elementos vitales para la vida en campaña. Casi en un santiamén están listos para entrar en acción.

¿MOVILIZADOS PARA ESTUDIAR?

Parte de los convocados, los de menos experiencia, están sorprendidos. Pensaban que entrarían pronto en acción, pero la vida militar implica organización, según explica el Mayor Yosvany Coba León, jefe del Estado Mayor del Sector Militar en Ciego de Ávila.

“Con los milicianos aquí realizamos la reunión de estudio militar, concebida como parte de la doctrina de la Guerra de todo el pueblo. Luego de movilizar al personal realizamos diversas clases relacionadas con la defensa, además, hacemos entrenamientos, preparación ingeniera y preparación táctica de tiro y todo se complementa con la Maniobra de Agrupación de Tropas en uno de los polígonos del Ejército Central”.

MilicianoArgenis Texidor Jorge acude a su primera movilización después de pasar el Servicio MilitarJusto cuando empieza la etapa vacacional y con el calor agitando los termómetros, estos hombres asumen el deber ineludible de preservar la invulnerabilidad militar de Cuba.

Con el sudor sobre sus ropas, Argenis Texidor Jorge, trabajador de CIEGOPLAST, asiste a su primer llamado después que terminara el Servicio Militar.

“Vengo aquí para adquirir conocimientos que me permitan contribuir a preservar nuestra independencia. Todos los revolucionarios debemos asegurar la adecuada protección de Cuba ante cualquier agresión”, afirmó el joven, de 29 años de edad.

Tras el diálogo, el grupo se uniforma, pronto acude a la primera clase táctica de formación, referida a la realización de una emboscada de aniquilamiento del enemigo. En cuestión de horas pasan de la vida civil al ámbito militar. Con los fusiles en sus manos saben que la preparación para la guerra resguarda la paz.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar