Miércoles, 21 de noviembre de 2018 1:02 PM

Más que bronce (+Post)

Mucho conoce Internet acerca de la vida de Antonio Maceo, no porque se haya dedicado a estudiarlo, porque no puede hacerlo, sino por los artículos que estudiosos de su personalidad han publicado en la red de redes. Llama mi atención, entonces, cómo todos hablan de su heroicidad, su rectitud en la vida y en el campo de batalla, de sus montones de hazañas trastocadas en 26 heridas de bala en su mestizo cuerpo o del espíritu guerrero heredado de una madre con sangre de leona.

Pero poco sabemos “el que todo lo sabe” y yo sobre el Maceo paternal. Tal vez porque el campo de batalla le ocupó demasiado tiempo es que, a lo mejor, no se encuentran historias del Titán de Bronce y sus hijos. Quizás existan archivos de documentos impresos cobijando cartas, momentos de ternura, mas, esta periodista ignora todo.

Faltan fotos, los balbuceos de dos pequeños que aprendieron a caminar en la manigua porque no hubo otra opción. Y falta, también, el dolor incomparable en el pecho que debió sentir el hijo de Mariana Grajales cuando su única descendencia murió a causa de la guerra.

Por mucho que el bronce fuera material difícil de fundir, debió faltar poco para que el metal le brotara del cuerpo.

Se acerca el día de los padres y quiero recordar a Antonio Maceo como uno de ellos porque, coraje aparte, también desprendió amor.

Y sigue cabalgando, sin miedo, poniendo el pecho y las ideas para que Cuba continue libre y soberana. Y tras él, todo un pueblo que no se rinde, porque tiene de Titán.

Posted by Reina Torres Pérez on Thursday, June 14, 2018


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar