Lunes, 24 de septiembre de 2018 6:07 AM

Lo que dejó el tornado al sur de Ciego de Ávila

Ha transcurrido una semana y la dentellada está ahí, doliendo en lo más profundo, no solo a la vista de las siete familias a las que les derrumbó de cuajo sus casas; también de aquellas que, aún con techo, gimen por el triste panorama del vecino.

Porque en La Teresa, humilde comunidad rural asentada en la geografía del municipio de Venezuela, en Ciego de Ávila, el tornado del 27 de mayo pasado no tuvo clemencia ninguna.

Magaly Castillo Román solo recuerda que faltarían unos minutos para la una de la madrugada cuando ella sintió “un ruido muy extraño, ensordecedor, que se nos venía encima, era como un avión volando muy bajito… entonces corrí para meter a mis dos nietas debajo de la cama. Afuera parecía que se estaba acabando el mundo. Todo sucedió muy rápido, creo que no tuve tiempo ni de sentir miedo”.

Más acostumbrado a ese tipo de fenómenos, por haber pasado dos ciclones en Pinar del Río, el octogenario Antonio Vidal Soto, se quedó tranquilo y solo salió de la casa cuando había cesado la furia del enorme torbellino que, “por suerte pasó enseguida, porque si llega a durar unos minutos acaba con todo aquí”.

Aun así, a Nivaldo Preciado sí le derribó totalmente la vieja casita de madera y guano, además de causarle heridas leves en la frente y en un pie, al quedar atrapado entre las ruinas, del mismo modo que Pedro García, a quien los vecinos socorrieron también, como expresión de esa solidaridad que siempre ha germinado tan bien como el plátano en La Teresa.

Por cierto, hay que ver cómo el viento arrasó con parte del banano sembrado allí, además de levantar y retorcer tres de los sistemas de riego con que ha contado la Empresa Agropecuaria Cubasoy en esa zona, para producir alimentos.

Según explica Edel Hurtado Castillo, director de la Granja Cuba Brasil, se procedió rápidamente a aprovechar todo el plátano posible para el consumo humano, destinar el resto a alimento animal e iniciar labores para volver a plantar el área derribada.

Con similar ímpetu, damnificados y vecinos se enfrascan en salvar o reparar lo que sus modestas posibilidades les permita, a la espera de una ayuda en la que confían.

El desempeño de Estela Ochoa Ricardo, delegada del Poder Popular; Sofía Soto Mendoza, secretaria de la Federación de Mujeres Cubanas allí; Mabel Cid Fernández, trabajadora social, así como la presencia inmediata de representantes del Partido y del Gobierno municipales, junto a especialistas de la Vivienda, para tasar los daños y valorar la posible ayuda, sienta confianza.

El tornado, en fin, arremetió, sin piedad, contra La Teresa, pero lejos de desplomar a sus habitantes, los “ha tornado” mucho más sensibles, solidarios y fuertes. Ojalá se les pueda corresponder, lo antes posible, con los recursos mínimos indispensables para que puedan retornar a la normalidad que siempre ha transpirado ese apartado lugar, al sur del territorio avileño.

inter casa derrumbe tornadoAsí, de inclemente fue el tornado en La Teresa

Hombres trabajando en casa derrumbadaLa solidaridad entre vecinos no se hace esperar

Casa sin techoLa granja Cuba Brasil recuperará el techo de sus instalaciones

Derrumbe de casaNivaldo firma el documento que contiene los daños (totales) sufridos por su vivienda

Hombre con sombrero“En momentos como estos uno comprueba qué grande es la gente de La Teresa, por eso no me he ido, ni me iré jamás de este lugar”, afirma Antonio Vidal


Comentarios  

# barbaro martinez 03-06-2018 13:21
dios mio ,si yo tengo una "goterita" y me tiene casi loco.
gracias por las FOTOS [esoso un poco tarde].
como es posible que medios nacionales e internacionales han publicados fotos de este lugar mucho antes ?
Pastor,existe seguro para cuando ocrurren estos eventos, repito para hacerme entender la empresa de seguros oferta alguno para cuando ocurrenestos fenomenos como este.

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar