Lunes, 24 de junio de 2019 1:30 PM

La militancia en el lado del corazón (+Video)

A Serafín Noa Martínez no lo convocaron a la acampada en los potreros de Lázaro López ni le dijeron que debía estar al amanecer del día siguiente en el Parque Martí. Pero él se levantó temprano, más temprano que el Sol debíamos decir, y fue caminando hasta el centro de la ciudad, quizás, porque quería encontrarse entre la multitud que fue llegando de a poco.

El octogenario no buscaba a nadie en específico. Más bien ansiaba recordarse, volver a los días de su juventud, rememorar la adrenalina y el furor de aquellos abriles. ¿Dónde estaba usted el 4 de abril de 1962?, le digo, y él cuenta que aquí, en Ciego de Ávila, formando parte de la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR).

Camino a Girón, un año antes, una bala en la pierna, casi a la altura del tobillo, le impidió el combate y, luego, Fidel lo envió junto a otros jóvenes heridos a terminar de curarse y rehabilitarse en la Unión Soviética.

En abril de 1962, cuando el Comandante en Jefe propuso que la AJR cambiara su nombre por Unión de Jóvenes Comunistas, durante la clausura del congreso de aquella organización juvenil, Serafín Noa era un muchachón veinteañero que entendió a la perfección las palabras del Líder:

“No va a ser fácil, no va a ser fácil, porque ser Joven Comunista no significará privilegio de ninguna clase, sino todo lo contrario: ser Joven Comunista significará sacrificio, significará renunciamiento, significará abnegación; ser Joven Comunista significará que por su conducta, dondequiera que se encuentre ese joven, podrá contar con el reconocimiento y con la admiración de todos los demás jóvenes, con el reconocimiento indiscutible y la admiración ilimitada, por su conducta, de todos los demás jóvenes. No será, de ninguna forma, que cuente con el reconocimiento porque alguien lo haya señalado de dedo, porque alguien lo haya designado de dedo o porque alguien lo haya situado en un cargo determinado.”

Carne

Después estudió Diseño de Automóviles, fue policía, “caballito de carretera” (con medalla XX aniversario del MININT), taxista; militante del Partido desde que tuvo edad, esposo, padre y abuelo de familia. “Revolucionario”, concluye.

A sus 81 años Serafín ya no cree en que los hombres no lloran. Con los ojos anegados saca del bolsillo izquierdo de su camisa de Agente de Protección un carnet rojo con páginas amarillentas y lo muestra como un preciado bien, que guarda allí, en el lado del corazón, 57 años después.


Comentarios  

# barbaro martinez 09-04-2019 14:54
siento un agradecimiento enorme mi paso por la ujotace, aprendi mucho en ella.
me sucede con la AJR, al igual que con las ORI, queestas fueron integradas por personas de las diferentes fuerzas que lucharon contra la tirania, los miembrod del partido comunista, los del directorio revolucionario 13 de marzo y los del 26 de julio, cuando veo en los defiles ,edificios publicos y estatales que solo se ve la de la organizacion que surgio en el moncada ,siento que hay un vacio historico.
les cuento una historia ( las demas organizaciones tambien tenian bandera que las identificaban ).
para la construccion del mausoleo del segundo frente oriental , se diseñaron dos astas una para la bandera cubana y otra para la del 26 de julio y cuando el proyecto se lo llevaron a Raul , este dijo que una sola hasta .

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar