Miércoles, 17 de julio de 2019 11:15 AM

“La medicina ha logrado la integración latinoamericana”

Estuvo entre los primeros, entre esos 400 que salieron desde Cuba rumbo a Brasil para comenzar con el programa Más Médicos. El avileño Juan Miguel Guerra, especialista en Medicina General Integral, llegó a la nación sudamericana en 2013 y allí permaneció durante tres años, tiempo en el que acumuló experiencias, no solo profesionales, sino sobre todo con sus pacientes, con la cultura de un país del que tiene muchos recuerdos.

“Antes de partir, tuvimos una preparación, en Cuba, con profesionales brasileños que estuvieron acá, para dar nuestros primeros pasos en el portugués y con cuestiones relacionadas con la profesión; lo que, una vez llegados, continuamos, porque nos hicieron exámenes para evaluar la primera familiarización con el sistema de salud al que nos integrábamos.

“Luego de esa etapa, que duró un mes, cada uno fue para el Estado que le correspondía, en mi caso el de Tocantis, específicamente en un municipio localizado a unos 900 kilómetros de la ciudad capital.”

Sus referencias sobre esa llegada van desde el asombro que mostraban los habitantes en un primer momento, hasta el agradecimiento que fue creciendo y dejó lazos que aún se mantienen con aquellos que curaron el cuerpo y el alma con la presencia de los médicos cubanos.

“Cada vez que hacíamos visitas a las casas, la gente se sorprendía mucho: es una práctica inusual pero a la que se fueron acostumbrando poco a poco. Antes, allí solo tenían un doctor peruano que no permanecía de manera regular por dinámicas de trabajo aunque, es importante decir, también recibimos mucha ayuda de su parte.”

“Impulsamos la atención a las embarazadas, a los adultos mayores, a los discapacitados. El diseño del programa médico brasileño para la familia es excelente; nosotros le aportamos esa parte más humana, más próxima, a los que llegaban a las consultas. Ese vínculo afectivo es algo que nos distingue en el mundo. Un ejemplo sencillo: la manera en la que estaba organizado el buró con las sillas, para médicos y pacientes, era demasiado distante. Modifiqué la posición para poder estar más cerca de los que allí llegaban. Cuando limpiaban, y la acomodaban tal como estaba antes, la cambiaba nuevamente. Hasta que nos acostumbramos.

“Ahora, con esta situación creada por la decisión del presidente Bolsonaro, solo pienso en lo que pasará con todas esas personas que residen en comunidades apartadas, a partir de las experiencias que viví. Si algo ha logrado hermanar y unir a los pueblos de Latinoamérica es la medicina, los miles de profesionales de esta isla que han recorrido lugares desconocidos de esa parte de la región. Esta medida recaerá, lamentablemente, sobre los más desfavorecidos. Como muchos han compartido, el mandatario está teniendo, desde ya, una de sus primeras derrotas.”


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar