Martes, 16 de julio de 2019 12:22 PM

La infancia: protagonista eterna en Ciego de Ávila

Cuando los países protegen a sus niños aseguran el futuro. Esa experiencia brota en Ciego de Ávila con similar energía que en el resto de Cuba, donde las princesas y los caballeritos de cada casa adornan de alegría esta vida llena de avatares.

Fue en el año 1956 cuando la Asamblea General de Naciones Unidas recomendó que se instituyera en todos los países un día dedicado a la infancia. Cuba se ha planteado, en los últimos 60 años, llevar a la práctica los postulados del Héroe Nacional José Martí, quien consideraba que nada es más importante que un niño.

La práctica demuestra que, desde antes de nacer, nuestra infancia goza de privilegios aseguradores de una vida plena, con derecho a la salud, la educación, y, sobre todo, abundante amor.

Junio nos regala su primer día con el homenaje a nuestros herederos, acción simbólica que debe perdurar, aunque, a diario, nos corresponda asegurarles una crianza alejada de la violencia, los prejuicios, las discriminaciones. Nos toca enseñarles la sonrisa, la ternura, sus derechos básicos, en fin, el camino para que sean mujeres y hombres de bien.

Niños jueganEn el círculo infantil acontecen sus primeros contactos con amigos que, por lo general, perduran

Grupo de niñasEntre palmadas y cantos llegan las primeras enseñanzas

Grupo de niñasCuando la infancia se une, es difícil que falte la alegría

Niñas cantando¿Quién duda del potencial artístico de Cuba, si desde que nacen, nuestros infantes reciben influencias de la cultura?

Niños comiendoEl derecho a una adecuada alimentación se pone en práctica en los círculos infantiles de Cuba

Niños jugandoLa diversidad en los juegos tributa al desarrollo integral de los nenes

Niña comiendoDesde pequeñita, a esta niña se le nota la independencia en sus acciones

Niños repentistasEn la medida en que crecen surgen habilidades y retos .


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar