Historiadores de Ciego de Ávila a su 23 Congreso

Decisiva para pasadas, actuales y futuras generaciones, la historia sigue convocándose a sí misma por intermedio de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC), cuyo vigésimo tercer congreso debe transcurrir del 16 al 18 de abril, en el oriental territorio de Granma.

A seis avileños corresponde la responsabilidad de asistir al evento, que para su víspera, el 15, reserva una visita a sitios de gran interés patriótico, histórico y cultural en la vecina provincia de Santiago de Cuba, como preludio de los debates que durante las dos jornadas siguientes tendrán lugar en Bayamo.

Los avileños concurren a la cita con dos ponencias acerca del Movimiento 26 de Julio en Ciego de Ávila y un tercer estudio relacionado con la Revolución de 1930 y su expresión en el territorio.

Al ofrecer declaraciones, Sixto Espinosa Dorta, presidente de la filial provincial de la UNHIC, dijo que, a la par de las deliberaciones, este congreso permitirá rescatar los encuentros organizados por la Federación Estudiantil Universitaria y la Unión de Historiadores, para el intercambio entre jóvenes que se forman en esa carrera.

De acuerdo con el programa, los participantes visitarán, el día 18, lugares como La Demajagua, donde el hacendado y patriota cubano Carlos Manuel de Céspedes le concedió la libertad a sus esclavos, antes de iniciar la gesta por la independencia de Cuba, y Playa Las Coloradas, punto del litoral sur oriental cubano, por donde desembarcaron los 82 expedicionarios del yate Granma, el 2 de diciembre de 1956, encabezados por Fidel.

Actualmente, la UNHIC agrupa a 418 miembros en Ciego de Ávila, con un promedio de edad bastante elevado, razón por la cual se impone la necesidad de incorporar a un mayor número de jóvenes a la enseñanza de la historia, como soporte lógico para garantizar el nexo con los maestros e historiadores de más experiencia y continuidad por parte de las nuevas generaciones.