Higiene comunal avileña: el panorama que se repite

Un diálogo con Luis Alberto Pérez Olivares, director de Servicios Comunales en Ciego de Ávila

Luis Alberto Pérez OlivaresNohema Díaz La higiene comunal es, en Ciego de Ávila, un tema recurrente en el discurso popular. No es para menos. La ciudad luce, sobre todo en estos últimos tiempos, demasiado sucia.

En sus páginas, Invasor ha tratado de ver el problema desde algunas de sus aristas, entre ellas, el compromiso que tenemos como individuos y como colectividad para, desde la parte que nos toca, contribuir a que ese entorno sea todo lo limpio que deseamos.

Volvemos ahora con otra voz, la parte institucional responsable. Luis Alberto Pérez Olivares, Director Provincial de Servicios Comunales, hace un acercamiento a las interioridades del funcionamiento de esta entidad para mantener el cuidado de nuestro territorio.

“De los 10 municipios avileños, ocho están evaluados como aceptables, teniendo en cuenta la recogida de desechos sólidos. Mientras que hay dos que presentan serias dificultades, el cabecera y Morón. Para la cantidad de desechos que se acumulan, entre 800 y 900 metros cúbicos en el primero, y 400 y 500 en el otro, no tenemos, en estos momentos, equipamiento ni combustible necesario.

“Es insuficiente el parque automotor. En Ciego de Ávila, por ejemplo, hay solo dos carros colectores y uno de ellos está parado hace aproximadamente un mes por el motor. Para los tractores existen problemas con los neumáticos traseros de repuesto y hay algunos sin funcionar a causa de esto.

“El caso de Morón resulta aún más crítico. Existen zonas comunales que no disponen de transportación para estos fines y, hasta el momento, para este año no se avizora ningún cambio en ese sentido.”

Por todo esto, se ha tenido que conformar un “plan B”. Los segundos domingos de cada mes, las autoridades del gobierno y el Partido en estos municipios convocan a diferentes organismos para que apoyen con transporte en una jornada de higienización.

“Está aprobado un aumento del combustible a partir del mes próximo, lo que hará que los ciclos de recogida se acorten mucho más y, aunque todavía no está hecho el cronograma de cómo será, podrán darse más viajes, para evitar las grandes acumulaciones. En Morón habrá que tomar otras medidas con lo poco que disponen y hacer ajustes.”

Al menos, con más combustible, un poco de esperanza se asoma.

“Tenemos un contrato con Azutecnia que nos beneficia para la reparación de los equipos automotores. Este 2019 ya hay un número de tractores que quedarán en mejores condiciones después de ese proceso.”

En el plan de entrega de los depósitos para colocar en las calles, Morón tendrá prioridad este año. Ciego recibió, en el 2017, 90 de esos tanques verdes y azules que fueron apareciendo y 50 más en el 2018.

Contra ellos también han caído las fuerzas de la irresponsabilidad, pues hay quienes se llevan las gomas para hacer cualquier tipo de invento y sí, tal vez solucionar un problema personal, pero que afecta a lo que nos beneficia a todos. Desvestir a un santo para vestir a otro, como dicen por ahí.

“Es fundamental seguir enfrentando la indisciplina social. No se puede seguir permitiendo que las personas arrojen la basura fuera de estos lugares establecidos.”

Se está haciendo frecuente, también, el cúmulo de escombros producto de las construcciones de viviendas.

“En Comunales municipal existe un puesto de mando para solicitar las camas ampirol en casos de este tipo. Hay 24 en Ciego y 15 en Morón, que llegarán a 18 próximamente. Y no se utiliza esta alternativa, por eso a veces los escombros se mezclan con la basura y eso hace el trabajo más difícil al personal. Crear la figura de los inspectores de comunales, exclusivamente, sería un paso para ver si se frena el desorden por esta vía.”

Aprovechamos el diálogo para conocer también sobre algunas inversiones y reparaciones para este año en el sector. En el primer grupo están los parques Martí, Máximo Gómez y Maceo en el municipio capital y, en el otro, las funerarias y cementerios de toda la provincia.

Según Pérez Olivares, hay un proyecto previsto para ejecutar en los bajos del edificio de 12 plantas, tanto para el área delantera como para la parte donde se ubican los llamados “artesanos”, sitio que quedará con mejores condiciones para esa feria que allí radica. La última fuente situada en el bulevar tendrá, igualmente, un nuevo diseño, para mejorar su estado actual.

Las indisciplinas no faltan en los parques de esta ciudad, deteriorados en parte por el paso inevitable del tiempo y, en una no menos considerable, por el mal uso social.

“Plazas aprobadas para veladores nocturnos existen. Lo que sucede es que por los bajos salarios se ocupan poco y es una situación que se va de las manos de las autoridades locales.”

Por lo que queda una vez más apelar a la reflexión de que cuidar los bienes comunes constituye una responsabilidad que no puede echarse a un lado.

La conclusión, en lo que corresponde a las áreas de Comunales, viene a ser la misma de siempre: la falta de recursos que nos azota, combinada con la irresponsabilidad de los que aquí habitamos. Asignaturas pendientes con cierta urgencia para que, al menos con lo que esté más a la mano, el orgullo por este pedazo de tierra no se eclipse del todo y los años no sean pretextos para la desidia.