Viernes, 19 de julio de 2019 4:42 PM

Encontrar sonidos (+Gráfico)

Parece que todo comienza con los sonidos y con los modos sensitivos de reconocer una voz, imaginar una forma o recordar un lugar a través de un murmullo.

Después deberían llegar los primeros signos de entendimiento con los guiños, las muecas de aprobación y las palabras. Pero como la vida se escribe en renglones torcidos, algunos han tenido que comenzar a la inversa, y aprendieron el lenguaje de las señas antes que el de los sonidos.

Para quienes han visto y tratado miles de pacientes con pérdidas auditivas, esta “jerigonza” se traduce en personas que, por múltiples causas, no pueden captar a plenitud los decibeles del sonido.

Así lo describe, también, Caridad Miranda Rodríguez, quien, después de una cesárea complicada, detectó a los nueve meses que algo andaba mal con Salet. Desde el municipio de Venezuela hasta La Habana y Sancti Spíritus fue en busca de atención y, ahora, ha podido completarla con el seguimiento médico en el Centro Auditivo de Ciego de Ávila.

Practicarle audiometrías con regularidad y reprogramar el aparato han sido rutina básica durante estos últimos 10 años, en los que Salet ha logrado superar las barreras de la incomunicación con un lenguaje fluido y reinsertarse en los diversos niveles de enseñanza sin dificultades, gracias a una pila que, conectada a un aparato auditivo, termina por ajustarle la magia a los sonidos.

Gráfico

Aunque los adultos y personas de la tercera edad engrosan una lista amplia, a juicio de Yoalkis Cárdenas Quintana, especialista en Otorrinolaringología en este centro, la cifra de niños que acuden a su consulta es alta y, con una rehabilitación temprana, en la mayoría de los casos, pueden desarrollar una vida normal.

Para aumentar la previsión del riesgo, cada recién nacido, a las 24 horas de vida y antes del alta hospitalaria, se somete a Emisiones Otoacústicas que buscan detectar de modo precoz trastornos auditivos. Otra “atenuante médica” son los implantes cocleares, que transforman las señales acústicas en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo, y suman ya 13 en la provincia.

En lo que va de año han sido más de 300 los aparatos auditivos puestos a punto aquí, lo que clasifica como igual número de personas que van a casa con una solución; dichas prótesis cuestan en el mercado internacional entre 500 y 1 000 euros, y se venden aquí subsidiadas.

Desde el año 2010 el país ha incursionado en la producción de este aditamento biomédico en el Centro de Neurociencias de Cuba, donde se fabrican los implantes por medio de tecnología en 3D. Según informa el periódico Granma, se proponen para este año un total de 16 000 unidades.

Las pérdidas de audición pueden ser progresivas y ni siquiera la atención adecuada puede socavar el inevitable hecho de una “sordera prematura”, mas siempre existirán posibilidades de permanecer “conectados” con el mundo para encontrarle sus sonidos.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar