En Ciego de Ávila: Claves para la nueva escuela (+Post)

Desde que el pasado septiembre Ciego de Ávila se incorporara al tercer perfeccionamiento educacional que acontece en el país, siete centros escolares de la capital provincial ensayan nuevas fórmulas de trabajo que, aunque todavía no muestran un resultado final, permiten hablar de una realidad diferente a la de anteriores cursos.

Norberto Roche Noa, subdirector provincial de Educación en el territorio, explicó a Invasor que para esta primera fase, totalmente experimental, se seleccionó un plantel educacional por cada enseñanza, desde la infantil hasta la de adultos, y que de manera general, la implementación de los cambios, aparejados al perfeccionamiento, en las instituciones escogidas, hoy se evalúa de medianamente lograda de acuerdo con los indicadores de medición aplicados por el Ministerio de Educación (MINED).

Luego de cinco meses, los mayores avances, según reconoce Roche Noa, se han logrado en los estilos de dirección y la aplicación de los proyectos educativos de grupo. Oportunidad esta que ha permitido a escuelas como el Instituto Politécnico José Antonio Echeverría, incorporar a la formación temas como la de historia local, la seguridad vial y la sexualidad en la adolescencia, desde un enfoque atractivo y tomando en consideración las propuestas de los estudiantes.

Sin embargo, figura como asignatura pendiente reforzar el vínculo de la escuela con los agentes y agencias que forman parte de la comunidad, así como incluir a estos y a los alumnos en la toma de decisiones que impliquen un mejor funcionamiento del centro.

Para Belkis Pérez Ricardo, al frente del Círculo Infantil Año internacional del niño, ahora los padres se sienten más comprometidos, pues si antes la propia institución limitaba que el padre estuviera presente en las actividades del proceso diario, ahora existe la posibilidad de que el familiar pueda venir y ver cómo el pequeño se acordona los zapatos o realiza su aseo solo, e incluso aprenda sobre el balance nutricional que debe tener el infante.

Como parte del experimento, cinco de las siete enseñanzas comenzaron a aplicar este curso escolar nuevos programas y materiales de estudio, cuestión en la que resulta vital que los maestros interioricen su papel como principales investigadores, pues de las sugerencias que realicen depende que estos documentos, por ahora en fase de prueba, puedan enriquecerse a partir del criterio de quienes instruyen en la base.

A juicio de Germán Ávila Álvarez, director del Instituto Preuniversitario Urbano Ernesto Guevara, al comparar los resultados evaluativos de sus estudiantes en este período con los del año anterior en igual fecha, se aprecia una mejora en el aprendizaje, respaldada por los textos que se están aplicando; no obstante, el perfeccionamiento ha traído a su plantel el reto de trabajar con conceptos en los que no se tenía mucha claridad como el de proyecto educativo de grupo.

Dando continuidad a la política de informatización, resalta Roche Noa que los centros seleccionados se han reforzado tecnológicamente, puesto que en los nuevos programas concebidos destaca como novedad el hecho de asociar las materias a impartir con el software o producto audiovisual, de los elaborados por la Empresa de Informática y Medios Audiovisuales (Cinesoft), con el que se puede vincular el contenido en el momento de la clase. Para ello será preciso que los educadores realicen un mayor empleo de estos recursos, cuestión en la que todavía no se avanza lo suficiente.

 

Facilitar el uso creativo y crítico de las tecnologías digitales es un reto permanente para los educadores cubanos #Cuba #CubaEduca #EducaciónProvincialCienfuegos

Posted by Cubaeduca on Friday, February 9, 2018

 

Si bien se ha garantizado que se ubiquen, por lo general, profesores de experiencia, Roche Noa reconoce que los problemas con la cobertura docente constituyen una de las barreras que atenta contra la estabilidad que del claustro se pretende lograr.

Experimento al fin, en este también queda trecho por recorrer y no siempre un algoritmo de trabajo ofrece el resultado que se espera, mas valdrá la pena ensayar cuanta variable posible exista, para lograr un mejor aprendizaje desde el aprovechamiento al máximo de la tecnología a disposición, en una escuela cada vez más abierta a la comunidad, y en la que padres y alumnos puedan ayudar a decidir.