Elogia Díaz-Canel trabajos de recuperación en Florencia

El Presidente de los Consejos de Estados y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, intercambió con pobladores del municipio de Florencia, territorio de Ciego de Ávila afectado en mayo pasado por la tormenta subtropical Alberto.

Desde muy temprano de este martes, habitantes del poblado intramontano se congregaron cerca del estadio de béisbol adonde arribaría horas después, por vía aérea, el dirigente cubano.

Los habitantes se vieron obligados a enfrentar situaciones excepcionales relacionadas con el cambio climático: primero las creadas por el huracán Irma en septiembre del 2017, y después, por la tormenta subtropical Alberto, en los últimos días del pasado mes de mayo.

Las huellas en la agricultura de ese territorio se concentraron en el cultivo del tabaco, con daños calculados en más de 12 millones de pesos, incluidas 72 hectáreas plantadas de la solanácea que se perdieron totalmente, a lo que se agregan unos 307 136 cujes afectados, daños restañados en su gran mayoría, aunque queda mucho trabajo por realizar.

Acompañado por Félix Duarte Ortega, miembro del Comité Central del Partido y su primer secretario en Ciego de Ávila, y por Raúl Pérez Carmenate, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular a igual instancia, visitó el puente del Lowrey, muy afectado por las fuerzas de las aguas.

Allí, bajó hasta el lecho del río e intercambió con trabajadores de la brigada dos de Obras Varias de Ciego de Ávila, quienes le aseguraron al dirigente que para el 15 de agosto próximo la obra quedaría totalmente restaurada.

En la derivadora del río Jatibonico del Norte, que tributa el agua al Hidroconjunto Liberación de Florencia (el mayor de la provincia, con capacidad para almacenar 80 millones de metros cúbicos), se interesó por el funcionamiento de la obra y sugirió realizar estudios para hacerle algunas adecuaciones en el diseño y así impedir daños a la infraestructura construida ante nuevas inundaciones, “cada vez más recurrentes por motivos del cambio climático”, dijo.

Loma arriba, en tránsito hacia la comunidad El Lowrey, donde el río Jatibonico del Norte salió de su cauce y trepó más de 30 metros —a la altura de los postes del tendido de electricidad—, se detuvo en la escogida Abras Grandes, perteneciente a la Unidad Empresarial de Base de beneficio del tabaco en Florencia.

Luego de interesarse por las condiciones de trabajo y el salario devengado por los trabajadores, en su mayoría mujeres, escuchó pacientemente anécdotas relacionadas con el evento meteorológico ocurrido entre el 26 y el 28 de mayo pasado.

Irma Martínez Martínez (Mañi), una anciana de 80 años de edad, nativa de la zona, dijo que jamás había visto algo similar. Jocosamente, comentó al Presidente y su comitiva que ella cargó con el perrito de la casa y, junto a una parte de la familia, se vio obligada a dejar su confortable vivienda y resguardarse en un bohío de yaguas “allá, en el copollo de la loma”.

Díaz Canel hizo una parada en Boquerones, donde los días cinco y seis de octubre de 1958, acampó el comandante Camilo Cienfuegos, previo a la Batalla de Yaguajay, en diciembre de 1958.

Al regreso del periplo, visitó la fábrica de conservas del norteño municipio y volvió al intercambio con el pueblo florenciano, al que calificó de noble, educado, trabajador y muy disciplinado.

Florencia fue el municipio más afectado de Cuba en la pasada sequía y hoy presenta una situación favorable por el llenado de sus embalses. En mayo pasado, por ejemplo, se registraron precipitaciones sobre el territorio equivalentes al 330 por ciento de la media histórica, lo que convirtió al quinto mes del año 2018 en el más lluvioso de las tres últimas décadas.