Martes, 23 de octubre de 2018 1:36 AM

El Martí que vive en mi pueblo (+Video,Galería)

Grande es la virtud de los próceres a quienes la muerte no pudo opacar y por eso renacen, como nuestro José Julián Martí Pérez, quien cada 28 de enero emerge robusto, similar a los pinos nuevos a los que confió el futuro de Cuba.

Del poético renacimiento que se le da al Apóstol llegan las señales iluminadas por antorchas en la noche del 27. Ah, pero la pasión, lo inconmensurable de sus ideas, la sensación de que sus luchas y sufrimientos tuvieron compensación es lo mejor percibido en días como hoy.

Es domingo y el bullicio de niños y adolescentes colma las calles. Uniformes impecables, disfraces alegóricos al Héroe Nacional y sus personajes literarios desfilan, y cada pueblo muestra el mejor paisaje que pueda exhibir una sociedad.

 

Ni siquiera la humedad del fin de semana en Ciego de Ávila y sus municipios frenó a Pilar, Meñique y Nené Traviesa a la hora de animar las vías para demostrar que el Maestro late en su Cuba, creada con todos y para el bien de todos.

Vibra la esencia martiana cuando los juegos infantiles se mezclan con la responsabilidad de los protagonistas del futuro anhelado por aquel cubano, nacido en la habanera calle de Paula, el que emitió un mensaje eterno de libertad y soberanía para su patria, el que depositó su confianza en los que saben querer, a quienes calificó, visionario, como la esperanza del mundo.

Vibra la esencia martiana


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar