Sábado, 15 de diciembre de 2018 8:06 PM

Continúa el zumbido en Ciego de Ávila

Desde hace meses el mosquito vuela en Ciego de Ávila y se vaticinaba que la situación epidemiológica en los meses de septiembre y octubre sería una prueba difícil de sortear. Y no se equivocaron los pronósticos, pues aún sin transmisión demostrada o, lo que es lo mismo, sin epidemia, ocho de los 10 municipios del territorio presentan cifras de alto riesgo.

El índice de infestación de la provincia es de 0.26, de un 0.05 permitido, con mayor incidencia para Ciego de Ávila, que presenta un 0.52; Chambas, con 0.42; Baraguá y Ciro Redondo, con 0.18; y Venezuela, con 0.14.

En lo que va de mes, han sido 34 los casos reactivos a la presencia de anticuerpos contra el dengue, y en el Centro de Higiene Epidemiología y Microbiología son categóricos cuando explican que, indistintamente, en todos los municipios se han presentado casos por estas arbovirosis.

Un sondeo rápido concluye que, entre el índice de infestación y la reactividad, hay un desfasaje, lo cual se traduce en unos cuantos pacientes que escapan de las estadísticas y pasan fiebres y dolores en casa, en el mejor de los casos, bajo un mosquitero.

Sin embargo no dejan de conspirar contra el propósito de aislar y bloquear cualquier caso febril para cortar a tiempo la cadena de infestación.

La idea no es especulación y Yoel Sifonte Bello, director de este centro, lo confirma con el dato de que existen solo 78 pacientes ingresados entre los hospitales de Morón, Ciego de Ávila y el de campaña, bajo custodia policial para evitar las “fugas” y garantizar su recuperación.

Otra deuda es la calidad de las acciones antivectoriales, que se enfoca hoy hacia la inestabilidad de los operarios, que ha demandado el traslado constante de fuerza de trabajo; las casas cerradas; y en la reincidencia de manzanas que, en un segundo ciclo de tratamiento, vuelven a presentar indicadores comprometidos.

Pesquisa activa de febriles, el focal intencionado y el tratamiento adulticida siguen siendo pasos inviolables de un proceso en el que, según Sifonte Bello, “si hacemos lo necesario, lograremos terminar el año sin grandes complicaciones; de lo contrario, con riesgos agravados y a partir de la situación que presenta el país, las condiciones están creadas para que en cualquier momento se confirme la transmisión”.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar