Colegio universitario a favor del agro en Ciego de Ávila

Si no palidece —y en su despegue no dio señales de ello—, el colegio universitario que acaba de abrir puertas en la Universidad de Ciego de Ávila, Máximo Gómez Báez (UNICA), puede ser un oportuno pilar para la formación de ingenieros, a favor del desarrollo agrícola de este territorio.

Casi un centenar de alumnos de enseñanza preuniversitaria (97) han optado por la posibilidad que ofrecen los ministerios de Educación y Educación Superior, para realizar el último año de su bachiller en el entorno docente de esa casa de altos estudios, que acaba de coronar 40 años formando profesionales.

Similar experiencia se implementa, desde hace un trienio, en la sede pedagógica de la propia Universidad avileña, como alternativa frente a los insuficientes niveles que ha registrado el ingreso a ese tipo de carreras en los últimos años.

Con un panorama muy parecido, Agronomía necesita una inyección que ponga en la órbita de su perfil a un mayor número de estudiantes. De hecho, hoy, la matrícula en el curso regular diurno es de apenas 104 alumnos, con solo ocho en el primer año.

Aunque el colegio universitario exime a sus estudiantes de realizar exámenes de ingreso, esa no debe ser la motivación o el móvil fundamental para iniciar estudios en una especialidad que, si bien puede resultar cada vez más apasionante, también requiere mucho estudio y consagración, por el rigor y la profundidad de sus contenidos.

Sobre estos asuntos dialogaron padres, alumnos e integrantes del claustro de profesores que tendrá a su cargo el proceso docente en lo que resta del presente curso escolar.

Además de recibir las mismas clases que conciben los programas del duodécimo grado en todos los institutos preuniversitarios del país, los jóvenes tendrán la posibilidad de interactuar con el ámbito de la universidad, participar en los festivales de aficionados, juegos deportivos, jornadas políticas y otras actividades organizadas por la Federación Estudiantil Universitaria .

En el terreno vocacional, el colegio ha concebido un programa de visitas a empresas agropecuarias, industrias, mini industrias, otras unidades productoras y centros que desarrollan o aplican avances de la ciencia y la técnica directamente en el agro.

Acreditada tres veces por el país, Agronomía emerge como la carrera más antigua de la universidad avileña, 40 años, y adquiere cada vez más relevancia, por las potencialidades agrícolas del territorio, por las fortalezas de sus empresas y por perspectivas muy concretas que afianzan a la provincia, cada vez más, como polo productivo determinante para la nación.