Ciego de Ávila: Envejecimiento poblacional en cifras (+Gráficos)

La cantidad de adultos mayores en Ciego de Ávila se ha acercado en los últimos años al número de niños y adolescentes, expresión de un proceso de envejecimiento demográfico irreversible

Imaginariamente, Ciego de Ávila marca la frontera del envejecimiento poblacional en Cuba. Su índice de 18,8 es parteaguas entre dos regiones bien definidas entre el Occidente y el Oriente cubano, las zonas más y menos envejecidas, en ese orden.

Un reciente informe sobre Población publicado por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información ilustra con datos un proceso indetenible con múltiples causales y que, en los últimos años, ha aumentado de manera vertiginosa.

• Descargue aquí el informe Estudios y datos de la Población cubana 2017

Caricatura A nivel territorial, explica el documento, el proceso de envejecimiento se observa de manera más o menos intensa en todas las provincias. El índice se mueve en un rango de un mínimo de 17,7 por ciento en la provincia Guantánamo y un máximo de 23,4 por ciento en Villa Clara, siendo ésta la provincia más envejecida desde hace ya algunos años.

• Sigue en aumento el envejecimiento demográfico

Los otros dos valores más altos de envejecimiento corresponden a La Habana y Sancti Spíritus, y luego se suman Pinar del Río, Mayabeque y Matanzas. La excepción de la zona occidental es Artemisa.

Desde el punto de vista de los municipios, aparece Plaza de la Revolución, en la capital cubana, con un 27,6 por ciento de envejecimiento y Yateras, en Guantánamo, con 13,4 por ciento, de modo que el primero duplica en proporción al segundo. No obstante, incluso la cifra de Yateras clasifica como un envejecimiento medio a nivel internacional.

Al cierre de 2017, la población cubana se calculó en 11 millones 221 060 habitantes, 18 164 menos que en 2016, resultado de una Tasa de Crecimiento con valores negativos: -1,6 por mil habitantes.

Este dato relaciona el número de nacimientos, defunciones y saldos migratorios externos y cuando se mueve hasta valores negativos es expresión de disminución de habitantes para un territorio.

En sentido general, el año pasado en Cuba se incrementaron ligeramente los nacimientos (114 871), pero, como también aumentaron las defunciones (106 941) y las migraciones volvieron a ser de signo negativo (26 194 emigrantes), tanto la tasa de crecimiento, como el crecimiento natural de la población del país no aportan números halagüeños.

CIEGO DE ÁVILA: LAS CIFRAS

Artemisa, Mayabeque y Ciego de Ávila son las únicas provincias del país que poseen tasas anuales de crecimiento con valores positivos, aunque el guarismo avileño es de 0,6; casi al límite.

Esto dejó al territorio al cierre de 2017 con una población total de 435 170 habitantes. Aquí los hombres son mayoría por escaso margen de menos del uno por ciento, en tanto el movimiento hacia las zonas urbanas se ha acentuado, con un desbalance en la relación campo/ciudad que no es, precisamente, una buena noticia para una provincia donde la agricultura tiene un peso decisivo en el desarrollo socioeconómico.

Después de Camagüey y Matanzas, Ciego de Ávila es el tercer territorio de menor densidad de población, con 62 habitantes por cada kilómetro cuadrado.

De la población avileña, el 64,7 por ciento está comprendido en la edad laboral, lo que garantiza, todavía, un respaldo desde el punto de vista de la producción de bienes y servicios para las 153 526 personas que dependen económicamente de ellos, ya sea porque son menores de edad o mayores de 60 años.

La cantidad de adultos mayores (71 103) se ha acercado en los últimos años al número de niños y adolescentes (82 423), expresión de un proceso de envejecimiento demográfico irreversible, por cuanto las tasas de fecundidad no alcanzan el nivel de reemplazo. Entre la población mayor de 65 años son mayoría las mujeres.

• Puede leer Envejecimiento poblacional y fragilidad en el adulto mayor