Ciego de Ávila afianza proyecto Necesitamos de tu sonrisa

Originario de la Casa de la Cultura Julián del Casal, en la Habana Vieja, el proyecto Necesitamos de tu sonrisa  tiene, desde julio, una extensión en la provincia de Ciego de Ávila por intermedio de 13 niños, adolescentes y jóvenes que presentan síndrome de Down, y otros cuatro con retardo mental.

Del mismo modo que las representaciones homólogas creadas en Yaguajay, provincia de Sancti Spíritus, y Candelaria, en Artemisa, la extensión avileña busca la realización personal de esos niños mediante su inserción en la vida social y cultural del territorio, a partir de la actuación directa en manifestaciones como la música, el baile, la declamación y el desarrollo de manualidades.

“Todo comenzó cuando vi por la televisión nacional la invitación que, para todo el país, hizo Raquel Hernández, directora del proyecto en Habana Vieja. Entonces busqué el modo de contactar con ella para incorporar aquí a nuestros niños”, explica Ivón Aneiro Alejo, iniciadora de la idea en Ciego de Ávila.

“En poco más de un mes hemos tenido 15 presentaciones, con excelente acogida por parte de un público que se sensibiliza con estos niños y les agradece su actuación”, añade Ivón.

Entre los escenarios donde los pequeños artistas han arrancado aplausos, y hasta lágrimas de emoción, hay instalaciones hoteleras acogidas al plan vacacional durante el verano, la Escuela Provincial del Partido Mártires de Bolivia y el edificio multifamiliar conocido como Pediátrico, en la circunvalación norte de la ciudad, donde le rindieron homenaje al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el 13 de agosto, en ocasión de su natalicio 92.

“Este proyecto es una magnífica idea, porque podemos ver cómo nuestros hijos se desarrollan con entera libertad, expresan lo que sienten, aprenden a bailar, cantan, recitan, tejen…, todo eso en medio de una admiración, de un cariño y de un respeto muy grandes por parte de la población”, asegura Rosa María Villalobos, madre de Herly Mármol, una de las dos tejedoras que tiene el grupo.

Además de suficiente espacio para las manifestaciones del arte y de la cultura, el proyecto avileño tiene la particularidad de contar con miembros como Alex, un chico de atlética complexión y semblante siempre alegre, cuyo alto rendimiento deportivo lo ha hecho merecedor de siete medallas en atletismo… ¡y cómo canta y baila!

Después de verlos inmersos en un gozo incuestionablemente sano, educativo, de mutua interacción, pienso que no solo ellos necesitan la sonrisa o el aplauso de quienes tienen delante en calidad de público. Es, con toda seguridad, ese público el que igual, o más, necesita la sonrisa de niños, adolescentes y jóvenes como ellos.

Niños del proyecto Necesitamos de tu sonrisaLa música, manifestación de mayor presencia en el proyecto

Niños del proyecto Necesitamos de tu sonrisaEl proyecto también ayuda a que sus miembros se unan y se quieran mucho más

Niña del proyento Necesitamos de tu sonrisaEl proyecto puede ayudar a desarrollas habilidades