Viernes, 14 de diciembre de 2018 9:32 AM

Avanza rehabilitación de implantados cocleares en Ciego de Ávila

Pacientes avileños que, por una discapacidad auditiva severa profunda, recibieron un implante coclear, mejoran su calidad de vida gracias a los especialistas responsables de rehabilitarlos, como uno de los actos de amor más afianzados del sector de la Salud en Ciego de Ávila.

La doctora Yurkina Morales Femenias, especialista de segundo grado en Logopedia y Foniatría en la Policlínica de Especialidades, aledaña al Hospital Universitario Dr. Antonio Luaces Iraola, de la ciudad cabecera, explicó a la Agencia Cubana de Noticias que Ciego de Ávila posee hoy 13 implantados en rehabilitación integral, luego de haber sido vistos por el equipo multidisciplinario del Programa Cubano de Implante Coclear, en el Pediátrico Marfán, en la capital cubana.

"Un implante coclear es un dispositivo electrónico que sustituye las funciones del oído, y Cuba posee de los más avanzados en el planeta y producidos por las compañías más reconocidas.

"Cualquier persona puede obtener un implante coclear, siempre que tenga una pérdida de la audición de grado severo profundo; no obstante, en los infantes es más significativo, porque es el período de adquisición del lenguaje y, si no se interviene adecuadamente, ocurre la mudez por la falta de audición.

"Un resultado importante de la provincia tiene que ver con la debida prevención de la discapacidad auditiva, el pesquizaje a niños de riesgo y el pesquizaje auditivo universal precoz para todos los pequeños, lo que aparece recogido en las tareas del Programa Nacional de Discapacidad Auditiva que, desde el año 2012, fue aprobado por el Ministerio de Salud y cuenta con alcance nacional.

"A ello se suma el avance que, a partir del mes de marzo de 2018, se experimenta en la sala de Neonatología del Hospital, donde, para aumentar la previsión del riesgo, cada recién nacido, a las 24 horas de vida y antes del alta hospitalaria, es sometido a pruebas de emisiones otoacústicas que buscan detectar de modo precoz trastornos auditivos.

"Después de la prueba de emisiones otoacústicas, viene el examen de potencial evocado auditivo de tallo cerebral para los menores de tres años, el que, a través de la sedación, busca otros tipos de afectaciones en la cóclea, estructura del oído interno donde se emite y se capta el sonido".

"Se trabaja por lograr el diagnóstico temprano de la discapacidad auditiva, en la orientación familiar, durante la etapa preimplante, lo que posibilita que, hoy, la familia del niño implantado tenga claridad y confianza en el paulatino desarrollo del paciente.

"No obstante, insistimos en la distancia que existe entre la policlínica de especialidades, donde estamos ubicados en este momento, y el Centro Auditivo de Ciego de Ávila.

Es muy trabajoso que primero se haga el potencial evocado acá y luego la familia deba moverse hasta el Centro Auditivo para que la audióloga lo evalúe; además, es complejo que los especialistas de ambos lugares participemos de una misma consulta o intercambiemos ideas."

"Aunque se entiende que la consulta esté en este lugar, porque realizar los exámenes de potencial evocado requieren de enfermeros y una instalación de salud capaz de responder ante cualquier urgencia", afirmó.

Yulexis Cervantes Soliño, coordinadora de los programas de discapacidad en el territorio, indicó a la prensa que, en caso de identificarse trastornos, se refiere al recién nacido a un equipo multidisciplinario que, de inmediato, comienza a trabajar para lograr su rehabilitación integral; incluso podría discernirse, desde una fecha tan temprana como esta, quiénes necesitarían implantes cocleares para estimular el funcionamiento del nervio auditivo.

Yadira Gómez, madre del niño implantado Andy Pérez Gómez, con seis años de edad, asiste viernes por viernes a las consultas de rehabilitación integral de su hijo, y se siente agradecida de poder acceder a una tecnología que ella misma reconoce como extremadamente cara.

"Esto es algo único en el mundo, resultado de una muy buena relación entre los grupos multidisciplinarios que trabajan en La Habana y acá en Ciego de Ávila", destacó.

Leyvi García es otra madre que no escatima esfuerzos si de un hijo se trata, pues, según cuenta la doctora Yurkina Morales, ella estaba embarazada y padecía de una diabetes gestacional cuando tuvo que ir para La Habana a atender al pequeño Daniel David Santana.

"Mi pequeño, hoy, está en el segundo grado de la enseñanza primaria, con ciertos ajustes curriculares, pero avanza muy bien en su rehabilitación, la que inició en la propia casa de la doctora Yurkina", alegó.

El Centro Auditivo avileño presta servicios a toda la población que haya sido remitida por un otorrinolaringólogo o un pediatra, en el caso de los infantes, además de trabajadores de empresas que se expongan asiduamente a fuertes ruidos ambientales como Muebles Lídex, la Empresa de Bebidas y Refrescos (EMBER) y la torrefactora de café de la ciudad cabecera.

Allí se ubican las consultas de audiología, los ajustes de prótesis, la toma de muestra de los moldes para la confección de estas, audiometrías, impedanciometrías, aparte de la venta de equipos y baterías para las personas que tengan prótesis.

Algo muy hermoso es llegarse a las consultas de rehabilitación integral a los implantados cocleares avileños, donde el espacio físico se agranda con sonrisas, juegos, canciones, poesías, profesionalidad y entrega; todo obra de la familia y el Sistema de Salud cubano.

En el país, alrededor de 115 a 120 niños, por año, pueden nacer con discapacidad auditiva, por debajo del promedio si lo comparamos con el resto del planeta.

Cuba destina cada año alrededor de cinco millones de dólares para la compra de prótesis auditivas y, solo un implante coclear, cuesta cerca de 50 000 euros, servicio que se presta gratuitamente a los pequeños que lo requieran.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar