Aguas Azules por cetro de la recreación

Una de las instalaciones recreativas más dañadas en Chambas por el huracán Irma fue el motel Aguas Azules, emblemático desde que en los años 90 del pasado siglo surgiera para el deleite de sus visitantes.

Junto al daño a sus locales, muchos de ellos todavía por reparar, lo más triste del paraje resulta el derribo de una parte considerable de los árboles que tanta sombra, belleza y frutas aportaban.

Sombrillas a la orilla de Aguas Azules

Pero aquello ya es historia. Aguas Azules requiere de un cambio que lo conduzca, de nuevo, al cetro de la gastronomía y la diversión en la región chambera.

Niurka García Espinosa, actual responsable de los servicios, siente el deseo de recuperar la calidad del establecimiento. Y cuanto antes, mejor.

“Tuvimos tres veranos sin agua y si algo bueno nos dejó el huracán, ha sido la abundancia en el manantial que nace aquí. Sin dudas, debemos prepararnos para enfrentar un buen verano.”

El diálogo fluye en medio de un recorrido por las áreas del balneario. La funcionaria explica que: “Falta habilitar la cerca de la parrillada y se requiere de más limpieza en el área de la piscina”.

No obstante, refiere que hay dificultades que, poco tienen que ver con el fenómeno meteorológico. De las 30 habitaciones existentes solo funcionan 16 y, en su mayoría, presentan dificultades con los herrajes de los baños y los acondicionadores de aire.

“Ya están pintados y funcionando varios locales como el restaurante, el bar, la parrillada (donde todavía se trabaja), recuperamos el cielorraso del edificio principal y colocamos un grupo de muebles”, afirma Niurka.

Pero, Aguas Azules, todavía requiere de mucho bregar para renovar el esplendor que tanto orgullo le dio al municipio. A las faenas cotidianas debe sumarse, según la dirigente, el levantamiento de un ranchón para vender comida criolla en las proximidades de la piscina.

Otro reto con miras a la etapa veraniega, será la transformación de un local en desuso, que muchos años atrás fuera la sala de juego, y donde ahora pretenden habilitarlo para comidas ligeras, fundamentalmente pizas, espaguetis y refrescos.

Tras las secuelas de Irma, la mayoría de las acciones de recuperación se tornan difíciles, más cuando la prioridad recae en la recuperación de viviendas, sin embargo, este sitio resulta clave para el esparcimiento y le urge prioridad recuperativa y de atención.

Vale, desde ahora, alertar con vistas a que se trabaje con tiempo en las habitaciones, en las áreas de baño, la recogida de árboles y la reforestación, de manera que no se deje todo para los indeseables maratones constructivos, nada acordes con el adecuado empleo de recursos, la calidad y el buen gusto.