Lunes, 24 de septiembre de 2018 5:36 AM

Acueducto de Majagua apuesta por mejores servicios

Hace unos meses, cuando iba tomando cuerpo la amenaza de que los pozos y el manto freático avileño se extinguieran, los pobladores de la ciudad cabecera del municipio de Majagua, en Ciego de Ávila, determinaron que algo había que hacer y toda urgencia sería poca si, a los problemas no se les ponían, al menos, parches.

A Maury Pereira Vega, primer secretario del Partido en el municipio y a Wilber Sarmiento Sarmiento, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB) de Acueducto y Alcantarillado, las quejas les llovían más que los aguaceros que nunca cayeron, mientras, en los Consejos Populares de La Cabrera, Mamonal y Campo Hatuey, las estaciones de bombeo permanecen, hasta hoy, sin funcionar.

Así, las tres pipas destinadas a la distribución del vital líquido llegaron a dichas comunidades y los dos tanques por casa se estiraban tanto, porque debían aguantar toda una semana.

Si la realidad es diferente hoy en Majagua, se debe, en primer lugar, a que las lluvias beneficiaron al territorio, posibilitando el llenado de las presas y la afluencia de las aguas, y en segunda instancia, por la adquisición de una nueva bomba que impulsa 75 litros por segundo.

“Por ser una alta consumidora de energía, estamos obligados a restringir el tiempo de bombeo a nueve horas diarias, distribuidas de 9:00 de la mañana a 6:00 de la tarde, de lunes a viernes, mientras que los sábados y domingos comienza desde las 6:00 am y termina a las 4:00 pm”, asegura Sarmiento.

El Director de la UEB confirma que, a pesar de la lejanía de la estación de bombeo (a ocho kilómetros de la ciudad), las condiciones de equipamiento para extender el horario de distribución de agua existen, no obstante, “está estipulado que el mismo no repercuta en un gasto de energía mayor del que dependemos, por tanto, esa sería nuestra única limitante”.

Lo preocupante del asunto es la situación en la que se encuentran las comunidades que carecen de la bomba, pues, en el caso de Mamonal, hace tres años espera por respuesta y ahora que la solución está deben aguardar por la perforación de nuevos pozos, pues los ya existentes están derrumbados, cuestión que recae sobre los hombros de la Delegación Territorial de Recursos Hidráulicos.

De los 25 800 habitantes que radican en el municipio, unas 1 265 personas reciben el agua en la pipa disponible, porque dos están paradas por falta de gomas.

Por otro lado, Campo Hatuey y La Cabrera sufren por las bombas quemadas que, según Sarmiento Sarmineto, son irrecuperables.

Puede que las respuestas no estén al alcance de las entidades correspondientes, más lo que no debiera ocurrir es que las soluciones, como la perforación de los pozos en Mamonal, demoren otros tres años, cuando los recursos más costosos están en manos majagüenses.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar