Miércoles, 14 de noviembre de 2018 10:26 AM

Accidentes laborales: los números y la gente (+Gráficos)

El análisis de las estadísticas confirma que en materia de salud y seguridad del trabajo, más allá de las cifras, lo que importa es el ser humano.

Aunque el número de accidentes laborales, de lesionados y fallecidos por esta causa disminuyó en 2017 en Ciego de Ávila, con respecto a 2016, la provincia todavía muestra índices de incidencia, frecuencia y mortalidad elevados, atendiendo a su población económicamente activa y ocupada.

Los datos más actualizados acaban de ser publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, en el informe Protección del Trabajo.

Indicadores seleccionados: Enero - Diciembre de 2017

Al cierre de 2017, Ciego de Ávila había reportado 115 accidentes en horario de trabajo e igual número de lesionados (de ellos 31 mujeres), más tres fallecidos, cifras que la ubican entre las seis provincias cubanas de menores números en tales indicadores.

Sin embargo, esos guarismos son los más altos dentro de ese grupo de territorios, similares en extensión y población: Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, Sancti Spíritus e Isla de la Juventud.

Accidentes laborales: Sucesos negativos derivados de fallas, omisiones y falta de control de los sistemas de trabajo, que indican no sólo deficiencias en materia de prevención, sino de modo general en la gestión de la empresa que pueden influir en la calidad, la productividad, el clima laboral y en general la eficiencia.

Precisamente la condición de provincia pequeña, con apenas 125 469 trabajadores vinculados al sector estatal en 2016, eleva a 26,1 el coeficiente de mortalidad —quinto valor en el contexto nacional—, el cual expresa el número de fallecidos por cada mil lesionados.

No solo significa que los incidentes son graves, sino que, 1,3 trabajadores por cada mil resultan lastimados cuando suceden accidentes en el ámbito laboral. Si pareciera que es un dato menor, comparémoslo con igual índice de territorios como Santiago de Cuba y Granma, superiores en población económicamente activa y ocupada.

Por este concepto, la provincia desembolsó en 2017 más de 325 000.00 pesos y subsidió a 144 personas. No obstante, ese monto palidece frente a los 9,6 millones de pesos pagados por enfermedad y accidente común. Eso quiere decir que los trabajadores avileños se enferman más que sus homólogos artemiseños, espirituanos, mayabequenses y pineros, y menos que los del resto del país.

Según otro informe publicado por la ONEI, Seguridad Social, Indicadores Seleccionados, Enero-Diciembre 2017, los sectores con mayor número de accidentes de trabajo en Cuba, son las Industrias manufactureras, incluida la azucarera (667),la Agricultura, Silvicultura, Ganadería y Pesca (428), y Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones (356).

Hombres subiendo una escaleraEric Yanes

Sobresale de manera negativa el sector Salud Pública y Asistencia Social (865), porque no deja de ser desconcertante que quienes tengan como encargo social velar por la salud y el bienestar del resto resulten más accidentados mientras cumplen su trabajo.

Otro dato interesante son las enfermedades profesionales, que se dispararon en 2017 en el sector Suministro de Electricidad, Gas y Agua, con 1161 trabajadores subsidiados por este concepto, por mucho la mayor cifra del país entre el resto de los sectores económicos.

En total, en 2017 murieron en Cuba, 87 personas, víctimas de accidentes laborales, apenas dos menos que el año anterior, y 16 más con respecto a 2015.

Un reporte de la Agencia Cubana de Noticias, fechado en noviembre último, hacía referencia al cierre de septiembre, cuando la Isla parecía que terminaría un año con menos de 50 muertes. Sin embargo, en el último trimestre esa cifra casi se duplicó.

Funcionarios de la Central de Trabajadores de Cuba explicaron a la agencia que la gran mayoría de los accidentes laborales ocurren en la vía, aunque también se reportan las caídas a diferente o al mismo nivel, cortes por objetos o herramientas, exposición a temperaturas extremas y contactos con líneas energizadas.

Grúa

Tanto número podría no dejar ver el problema real. Las causas de cualquier accidente de trabajo hay que buscarlas en la negligencia, sí, pero también en el incumplimiento de las normas de seguridad y protección por parte de las administraciones, responsabilizadas con la identificación y mitigación de riesgos, así como con la capacitación de los recursos humanos.

Aunque el perjuicio económico generado por estos incidentes no es despreciable (daños materiales, disminución de la productividad), es la salvaguarda de la vida y la salud de los trabajadores lo que debe estar en el centro.

Consulte aquí la Ley de Protección e Higiene del trabajo de la República de Cuba


Comentarios  

# barbaro martinez 10-05-2018 12:11
la VIDA ha ido cambiando,el sector no estatal se ha incorporado muy poco a las estadisticas.
cuanto gasta un turista como promedio ?
cuantos pasajeros transportan los particulares ?
cuantos acciedentes se producen en el sector no estatal ?
la estadistica es la base para cualquier analisis de la siociedad.
hay paises que incluso incorporan a su PIB, las ventas en el mercado ilegal .

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar