Lunes, 10 de diciembre de 2018 1:31 AM

Tres lindas cubanas

Lamento decepcionarle si, conocedores como somos los cubanos, al leer el título de este comentario pensó que le hablaría de esa famosísima pieza musical, arreglo sobre un viejo son, compuesta por Antonio María Romeu y reconocida como el primer danzón donde se tocó un solo de piano.

El asunto es más cercano. Y son otras “tres lindas cubanas” a las que quiero referirme. Vilipendiadas por muchos, incluso, sin conocerlas; citadas en sus discursos por otros tantos que, también, las desconocen; y abrazadas por otra parte que, al saberlas necesarias, las ubican en un estrado bien alto: eficacia, eficiencia y efectividad intentan hacer valer lo que de ellas dice el diccionario.

-Eficacia: Virtud para obrar.

-Eficiencia: 1. Virtud y facultad para obtener un efecto determinado. 2. Acción con que se logra efecto. 3. Aptitud, competencia, eficacia en el cargo que se ocupa o trabajo que se desempeña.

-Efectividad: Calidad de efectivo. Y efectivo, a su vez, quiere decir: Real y verdadero, en oposición a lo quimérico o imaginario.

Es numerosa, tal vez, la cantidad de personas que, al llegar a una unidad, entidad, empresa, centro… de servicios, trámites…, manifiestan que X trabajador o Y administrativo no es eficiente. Porque no le satisfizo el trato, porque no obtuvieron lo que buscaban en su justa medida, y tantos porqués como situaciones trae consigo lo ajustado de la existencia.

Eso sí, muchos (la mayoría) tienen razón cuando escuchan hablar de estas “tres lindas cubanas” que, quizás, no sean producto nacional, por aparecer en algunos lugares como entes foráneos. Y están los que, luego de viajar al exterior, dicen: ¡Qué eficiencia en los servicios en…! ¡Cuánta eficacia y efectividad en…! Lo lamentable del caso es que a esas frases, en disímiles ocasiones, les acompaña esta otra: ¡Claro, si no es así, el dueñooo…!

Y, sin querer, se olvidan de quién es el dueño aquí. Digo olvido porque, cientos de veces, hablamos de eficacia, eficiencia y efectividad cuando apuntamos con el índice hacia alguien o algo, mas ignoramos que, al cerrar el puño, otros tres dedos apuntan hacia nosotros.

Si se trata del jefe, los cuestionamientos son más lapidarios: inepto (debemos llamarle ineficaz), o incapaz (ineficiente), sin ponernos jamás sus zapatos pues, aunque haya casos y casos, asimismo los responsabilizamos a ellos absolutamente por nuestros yerros, ineficacias, ineficiencias e inefectividades.

Sin embargo, fuera de tantos conceptos, tengo la certeza de que coincidirá conmigo en el hecho de que, aferrados a discursos añejos y descontextualizados, o justificativos de todo aquello que hacemos mal, muchas veces no somos eficientes o efectivos porque no queremos, o porque la “tarea asignada” nos queda grande, y nadie (quien la asignó) nos lo advirtió o porque ni siquiera nos damos cuenta de que no somos eficaces. Y esto es peor.

De algún modo, son tres términos que nos incluyen según las circunstancias. De vuelta a los conceptos, eficiencia refiere la capacidad para lograr un fin empleando los mejores medios posibles; eficacia, a la capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera; y efectividad, a la cuantificación del logro de la meta.

Definiciones reiteradas, en tanto —y aquí hago conjeturas— debe haber por ahí quien las necesite. Si no, para darnos cuenta de hasta dónde somos portadores de unas o cultivadores de otras, también ayudaría la letra de ese danzón popularizado por la orquesta Aragón, de título homónimo al de este comentario: Pero qué bien, qué bien, qué mal/ Pero qué mal, qué mal, qué bien.


Comentarios  

# senelio ceballos 27-12-2017 02:01
Lic. Alexis Fajardo Lopez.....Le salio muy bien vuestro articulo sobre TRES LINDAS CUBANAS!!!....BRAVO..EXITOS... Congratuleccion por el happy new year!!...VIVA EL PRIMERO DE ENERO / 2018!!!...Si fuera yo le agregaria + 3 para hacerlas ..SEIS LINDAS CUBANAS.JAJAJAJA....Las fabricas para los obreros!!!!...Despues de muchos annos nos damos cuenta que las fabricas las dirigen funcionarios-jefes y no sus obreros!!......La quinta perla.....LA TIERRA PARA LOS CAMPESINOS.....MAS de la mitad de las tierras laborables estan en manos otra vez de funcionaruos estatales y no del campesino que las ama y trabaja!!.....Como la SESTA PERLA!!!....EXIGIMOS..exigian ..exigieron nuestros padres y tios.....CONSTITUCION DEL 40!!!!... Que hicimos?..Alexey...creo que sobre este TEMA tenemos mucha tela por donde cortar... QUE UD CREE?...o mejor dicho.... Que creen y escribiran nuestros lectores aqui en www.invasor.cu En su Nuevo portal?...El guajiro cantando..LOS MAJASES NO TIENEN CUEVA!!! jajaja Gracias y que la alegria llegue a cada casa cubana..En este fin de anno 2017 / 2018
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar