Sin miedo a los malos agüeros (+Post,Twit)

Doce meses atrás, ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, había alertado que 2017 sería un año complejo. Su vaticinio fue la lectura adelantada de un escenario nacional e internacional muy tenso en el ámbito económico, que apenas dejó crecer al Producto Interno Bruto en 1,6 por ciento.

Jóvenes construyendoNohema DíazEl aporte de fuerzas de la FEU se ha hecho patente en Punta Alegre, uno de los escenarios principales de la recuperaciónEn septiembre último, por si no bastaran contratiempos, un huracán categoría Cinco tangenteó la costa norte del archipiélago en claro desafío a la capacidad de resiliencia de un pueblo que, no obstante, lo ha resistido todo.

Una de esas dos fuerzas mayores, crisis económica y desastre natural, habría sido suficiente para echar abajo cualquier aspiración de progreso y avance. Y nos tocaron las dos. Aunque en Ciego de Ávila se puede hablar de un antes y un después de Irma, ciertos números y obras materializadas desdicen todo intento de pesimismo, incluso, cuando Raúl ha vuelto a pronosticar, ante las cámaras de televisión, que 2018 también será complicado.

Los retos asumidos por el territorio en el año que termina han sido calificados por las autoridades provinciales como grandes, pero, a contrapelo de limitaciones externas y reservas en la eficiencia interna, se garantizó la sostenibilidad de los servicios básicos a la población y los principales niveles de actividad previstos en el Plan de la Economía.

Al cierre de 2017 la provincia crecerá discretamente en sus principales indicadores macroeconómicos (ventas netas, valor agregado bruto y producción de bienes y servicios), una tendencia que se ha mantenido desde hace una década.

LinieroPastor BatistaEn las faenas de recuperación, los eléctricos tuvieron el respaldo de contingentes de las provincias orientalesUno de los sectores que no logrará lo planificado es el Turismo, lo cual es harto comprensible si se toma en consideración el impacto negativo del huracán  sobre el polo Jardines del Rey. Las afectaciones a las instalaciones de la cayería tienen, sin embargo, una doble lectura: casi con la misma fuerza que el meteoro golpeó la infraestructura hotelera y el ecosistema, en apenas dos meses “arrancó” la locomotora con 4 000 habitaciones recuperadas y se cree que crecerá un dos por ciento con respecto a 2016, lo cual representa un arribo de más de 450 000 visitantes.

 

El polo de recreo #JardinesdelRey en #CiegodeAvila inició la temporada alta de turismo luego de un intenso proceso de...

Posted by Periódico Invasor on Thursday, November 2, 2017

La Salud Pública en la provincia batalló por mantener sus indicadores en números positivos. De esa “lucha” tuvimos noticias durante las campañas antivectoriales, a partir del incremento del índice de infestación y la circulación, en nuestros predios, de los virus del dengue y el zika, además de la conjuntivitis. Se mantuvo el programa inversionista, con la terminación de varias consultas en el Policlínico de Especialidades, y se estima terminar el año con una tasa de mortalidad infantil de 4,0 por cada 1 000 nacidos vivos.

Una semana antes de Irma el curso escolar había comenzado en más de 300 escuelas, no sin sortear viejos obstáculos, como el del completamiento del claustro y las condiciones materiales, sobre todo, en centros internos. El huracán trastrocó la normalidad de la enseñanza en Cuba, mas a tres días de su paso, la mayoría de las instituciones educativas estaban “de alta”. De este sector, destacan los resultados superiores en el ingreso a la Universidad y a las escuelas pedagógicas, así como la terminación del círculo infantil Jardín de Sueños, en Morón.

Aun cuando no son suficientes, teniendo en cuenta los 31 540 hogares que el inefable huracán  golpeó, la provincia ha logrado cumplir su plan de construcción de viviendas (401), lo cual tiene una traducción inmediata y sensible: son 401 familias que ya no temerán a la lluvia y los vientos. Y es, asimismo, la confirmación de que al aumentar las capacidades constructivas a nivel local esa cifra podría crecer exponencialmente.

La Agricultura y AzCuba son dos de los sectores que podrían no saber cómo evaluar este 2017. Primero, una sequía de más de 40 meses que obligó a detener el riego en unas 10 000 hectáreas, y luego, ráfagas de tormenta tropical que pusieron boca abajo a los cultivos sobrevivientes de la sed. Para rematar, lluvias torrenciales post-huracán, que anegaron lo que hacía falta y lo que no.

Resultados: incumplimientos en las cantidades totales de viandas previstas y de las toneladas de azúcar crudo y refino pactadas. No obstante, porque siempre hay dos caras en la misma moneda, se logró el fomento de 8 000 hectáreas de frutales, se garantizó el frijol en las empresas estatales y se va acometiendo la siembra de la gramínea para la venidera zafra.

Reconstrucción de techosAlejandro García Ante el desastre causado en Júcaro, la reacción inmediata no se hizo esperarOtros resultados halagüeños del trabajo de los avileños son la conclusión del parque solar fotovoltaico emplazado en Ceballos, la electrificación con paneles solares de 108 viviendas aisladas, la adquisición de 14 ómnibus Diana, el aumento de zonas Wi-Fi, el programa inversionista de Recursos Hidráulicos…

En este recuento apurado de los últimos 12 meses cabe, también, todo lo que no se hizo por falta de recursos o de compromiso. Sin embargo, habría que tener otro periódico para reseñar muchas más hazañas de un pueblo que no cree en malos agüeros.