Miércoles, 17 de julio de 2019 11:21 PM

Protegidos, ¿por fin?

Con Proteccion al consumidorwww.granma.cu cierto donaire, la dependienta mira la pesa (cuyo resultado no podemos ver los clientes); haciendo gala de alta maestría da seis o siete teclazos en la calculadora (tampoco a la vista) y dice: $ 16,80.

Ahora es la anciana quien mira lo comprado, se pregunta cuántas libras habrá sobre la romana y si, de acuerdo con el precio en tablilla, será correcto ese monto final a pagar.

Tal vez desconozca que, allí, hay una pesa de comprobación. Quizás lo sabe y prefiere no perder su tiempo, porque, al final, “todos se cocinan en la misma salsa”.

No sé si treinta o cuarenta años atrás la gente se sentía más protegida. Lo que no dudo, es que ahora el consumidor se siente más engañado. Sucede en mercados agropecuarios, placitas, bodegas, carnicerías, restaurantes, pescaderías, tiendas…

No por casualidad, desde el 3 de junio entró en vigor la Resolución No. 54 del 2018, con indicaciones para la organización y ejecución de la protección al consumidor en el sistema de comercio interno.

Para muchos, el asunto no está en el qué, sino en el cómo. Cómo hacer que personas naturales y jurídicas que intervienen en la venta de mercancías, servicios técnicos y personales, gastronomía y alojamiento, cumplan lo que durante años ha estado a manga por hombro…, en detrimento del consumidor.

Más de una vez, para no hablar en abstracto, he visto en la cafetería de la Terminal de Ómnibus Nacionales, aquí en Ciego de Ávila, venta de “refresco de latica” a 15 pesos, sin que conste en tablilla ese producto. Dejo a consideración de ustedes el por qué.

Es, apenas, un ejemplo en torno a un fenómeno que incluye el incumplimiento de los ciclos previstos para la canasta familiar, violaciones en precios, gramaje y pesaje, maltrato verbal a clientes, irrespeto a los horarios de servicio, equipos de medición no certificados, tablillas desactualizadas, no devolución de vuelto, no entrega al cliente de comprobante de venta, introducción de mercancías ajenas a los establecimientos…

Y es curioso, porque la citada Resolución fija derechos que todo el mundo debe disfrutar, y alguien debe actuar para que se puedan cumplir y sean respetados.

Tal es el derecho a adquirir productos y servicios con correcta relación calidad-cantidad-precio; recibir factura o comprobante de venta donde se establezca o lo solicite el cliente; comprobar el peso del producto adquirido; que se muestre en lugar visible el precio de productos y servicios; recibir trato amable, transparente, equitativo, no discriminatorio, ni abusivo; contar con garantía, compensación, indemnización y reparación por daños y perjuicios causados…

Para los más pesimistas, eso puede parecer ciencia ficción y, aún sintiéndose maltratados, engañados o estafados, terminan callando. Otros, en cambio, se plantan en tres y dos allí mismo (¡Correcto!) y exigen conforme a su derecho, o acuden a estructuras concebidas para escuchar y atender (¡Correcto, también!).

Hablo de oficinas de Atención a la Ppoblación en sedes del Gobierno, Partido u organismos; pienso en la Fiscalía y hasta en los medios de prensa, muy utilizados, por cierto, para orgullo nuestro.

El tema, en fin, “se las trae”. Demasiado alto es el revuelo que ha remontado el irrespeto al consumidor. Urge, y no será fácil, meter en cintura a los violadores, para bien de los, hasta ahora, desprotegidos. Pero hay que hacerlo. Tal vez ese no sea un problema de seguridad nacional, pero nadie dude que sí es un asunto que tributa a la tranquilidad de quienes habitamos esta nación.


Comentarios  

# yadier 01-10-2018 12:22
Lo de la protección al consumidor sigue lo mismo con los mismo, no he visto mejoría después de la nueva resolución.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Ernesto René Salcedo R 01-10-2018 15:19
Pastor .
Hay cuestiones lógicas , que están en el condicionamiento (cerebro de nostros los humanos ) , se ha condiconado una población a recibir un pésimo servicio , te diría más , es que hemos pasado leyes del m,ercado y no se han tendo en cuentas las mismas ...
Se pasó de atención a clientes (se perdió ) , a brindar servicio que no es lo mismo ....La atención al usuario o cliente es vital en cualquier sistema ....Es una relación (son leyes del mercado ) , que ahora se están rescatando .
Si observas los detales subliminares , se ha construído una imagen que uno no se percibe bien atendido (usuario o cliente ) , el que ofrece el servicio , considera que como lo brinde está bien , y que el usuario debe aceptar como sea atendido .....eso está en las cabezas de los usarios (clientes ) y los que ofertan los servcios ...
Considero que la estrategia que se ha planteado el Sector Comercio , dará sus frutos positivos , pero esto lleva un seguimeinto sistemático , por los funcionarios del Ministerio de Comercio , cuerpos de inspectores y LA POBLACIÓN BENEFICIARIA , PROTAGONISTA PARA QUE ESTO SE INSTAURE COMO PROCESO SOSTENIDO EN EL TIEMPO .Traerá beneficio para la población de eso no dudo ....
Los medios de Comunicación , (prensa plana , radio , tv y medios alternativos ) , tiene un rol de supervisar la implementación de la resolución ....Recordar pueden haber muchos deseos , pero lo esencial , es el control sistemático ...
Recuerdo que cuando se adquiría un producto por ejemplo en una tienda de biberes , te lo despachaban todo en cartuchos .....ESO DESAPARECIÓ , Y TODO POR EL BLOQUEO ?????SERÁ EL BLOQUEO NADA MÁS LA CAUSA ....???
Eso es solo un ejemlo, y no hemos condicionado a no respetar las ordenanzas , resoluciones y leyes ..y estecondiconamiento , es un RIESGO ...
Buen trabajo , esto no debe ser una campaña, sino un programa sostenido en el tiempo ....Para recuperar la cultura de la excelencia en los ervicios ...Y nosotros los cubanos podemops hacerlo muy bien .
Prof Ernesto René Salcedo R .
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar