Lunes, 25 de marzo de 2019 8:16 PM

“Prisión” domiciliaria

Padre e hijaIlén Dipoté En una sociedad patriarcal como la nuestra, donde la mujer, en algunas mentalidades, tiene que ser primero madre, esposa, trabajadora, hija, abuela, y en el último de los lugares, mujer, está muy naturalizado el hecho de que seamos nosotras las que cuidemos a los otros, a riesgo de desatendernos.

Hasta hoy, para muchos, hemos sido las frágiles, tiernas, femeninas y entregadas en cuerpo y alma a la familia, las que no descansan para que amanezcan forrados los libros de los hijos, las que atienden a los enfermos, y súmese, las que luego de toda una jornada laboral llegan a casa para enfrentarse a otra que resulta ser tanto o más agotadora.

Mi preocupación viene dada por una simple, pero fuerte razón. Cada día son más las mujeres que abandonan su trabajo y hasta su casa para atender a otros, y, aparejado a ello, está la pérdida de su vida social, de amigos, de contacto con realidades diferentes a las suyas.

Tienen diversas edades, pero, sobre todo, son aquellas ya entradas en años las que asumen este tipo de responsabilidades, consideradas por muchos como “lo que les toca”. Porque, pobrecita, es la única hembra entre tantos hermanos y tiene que asumir, como si la persona a atender fuera un bulto que estorba, y le corresponde a ella, a la mujer.

• Sobre el tema lea este trabajo de Inter Press Service en Cuba 

Recurro, una y otra vez, a este término (mujer) porque somos nosotras las que, en su mayoría, asumimos tal responsabilidad. De ello da cuenta la cifra registrada en la Dirección Provincial de Trabajo, donde solamente se recoge el número de madres con hijos aquejados por discapacidad severa, que han acudido en busca de ayuda, y que suman 146. Únicamente un hombre siguió tal proceder.

No empleo el término fémina porque utilizarlo sería refrendar el canon de delicadeza asociado a nosotras. Digo mujer porque, más en estos casos que en otros, debemos ser fuertes, incluso, aunque nos quedemos solas.

A este punto llegan varias, luego de que, poco a poco, la familia se desentiende. Habría que encuestar a cada una de las cuidadoras para saber si el deber de atender a otra persona ha recaído en todos los familiares por igual, o, al menos, han turnado responsabilidades que sí tocan, pero no todos están dispuestos a asumir. Y aquí no cabe eso de que siempre hay un hijo con más afinidad con sus progenitores, por ejemplo, porque los padres son de todos y en todos debiera recaer la obligación de devolverles lo que ellos hicieron por nosotros.

Hay muchas que, sin saberlo, están siendo violentadas, incluso, por la propia familia. Porque hay quienes llegan a la hora justa para criticar, pero son incapaces de echar una mano, también están los que dejan por sentado que con dos visitas a la semana es suficiente para hacer algo que requiere de trabajo diario, y otros que, como dice el dicho, ni tiñen ni dan color.

Creo que en el intento por ayudar a las mujeres cuidadoras, los compañeros de labor juegan un papel muy importante. No hay nada más reconfortante para alguien a quien la familia le ha dado la espalda que sentir el apoyo de un colega y notar su preocupación, pues, en situaciones similares, las personas se hermanan.

También pienso que recurrir a internar en un asilo a los ancianos, solo porque a alguien le estorban en casa, no puede ser una opción. El acto de cuidar requiere de paciencia, pues, en muchos de los casos, quien recibe la atención hace mella en los sentimientos del que vela por su bienestar, pero, sobre todo, de amor y de entender que la persona no llegó a ese estado porque quiso, sino porque la vida lo puso allí.

Evitar que la mujer sienta dicho proceso como un tiempo en el que estará presa dentro de su propio hogar, aun cuando no lo reconozca, es tarea difícil, sobre todo, si cree que será ella la única que podrá con todo. Pero, a fin de cuentas, ¿quién la cuida?


Comentarios  

# senelio ceballos 15-03-2019 01:11
Lisandra..le salio muy DOLOROSO articulo!!!
Responder | Responder con una citación | Citar
# Orlando Díaz Rodríguez 15-03-2019 16:48
Lisandra, Aún hay un código de familia aprobado y código penal donde define claramente las responsabilidades de cada cual ségun los grados de consaguinidad no se dice que es la mujer y cuando se ponen en riesgo la vida de adultos mayores,niños discapacitados es penalizadom por la Ley con respecto al concepto de Madre de Hijo con Discapacidad Severa cuando referiamos que son 146 casos es que son los que realmente se ajustan a lo establecido en la ley 105 de Seguridad Social y su Decreto 283 del 2009 por la Asamblea Nacional. Este Concepto de Madre de Hijo con Discapasidad Severa es solamente para madres trabajadoras que sus hijos tienen discapacidad severa irrebersible y permanente, en estados vegetativos y de encamamiento , con tendencia a la progresión en el tiempo y profundas afectaciones de las funciones neurocognitivas y adaptativas del entrono en edad pediátrica, SIN POSIBILIDADES DE ATENCIÓN INSTITUCIONAL. como requisitos para este servicio que así se denomina MHDS. La madre debe estar vinculada laboralmente en el momento de nacimiento del hijo o cuando adquirio la discapacidad, que ante la necesidad de quidar a su hijohaya tenido que abandonar su vinculo laboral para ir cuidado de su hijo. Que el grado de descapacidad le impida acceder al sistema educacional incluyendo cuaquier modalidad de atención educativa o alternativa del MINSAP y por ultimo que el hijo con discapacidad en edad pediatrica , considerando que en esta etapa se benefician de programas de rehabilitación.
Para ello desde 2009 solo se le respeta los años por estar al cuidado de su hijo y si no hay entrada economica en el núcleo o le es insuficiente a partir de estudios socieconomicos se determina otorgar una prestación monetaria excepcional .
su comentario es elemental para que todos conozcamos que la familia es un concepto amplio y que todos debemos cooperar.
Responder | Responder con una citación | Citar
# senelio ceballos 17-03-2019 09:50
Saludos Colega-comentarista Orlando!!..Me ha gustado vuestro comentario muy juridicamente argumentado...Aunque para algunos autores y colegas soy PERSON NOT GRATUM aqui en mi natal invasor....jajaja.Quisiera hacerle a UD O ALGUIEN QUE ME PUEDA ACLARAR.....Durante el Foro abierto por cerca de 4 meses en www.cubahora.cu....Hice la misma pregunta y nadie me dio respuesta.....Donde esta /estan en nuestra nueva constitucion el capitulo o paquete de leyes que defiendan a los PADRES ancianos, enfermos y retirados de las malas acciones de los hijos?...POR EJ..Por aca en varios paises esta aprobado que....Si los padres son mayors de 65-70 annos, retirados y enfermos...Por ley Los hijos tienen la obligacion de pasarle una mantencion-economica o natural , en caso que ellos lo soliciten...DONDE? QUE NUMERO DE CAPITULO?....Esta ese asoecto, El cogido de la familia nuestro ...Creo que debemos volverlo a reescribir .Que me dice Orlando?...El guajiro chambero
Responder | Responder con una citación | Citar
# Orlando Díaz Rodríguez 21-03-2019 16:22
Si amigo chambero considero que hay muchas leyes a partir de la nueva constitución que aparejado a lo momentos actuales se deben ir modificando en aras de mejorar, despues voy a buscar con tiempo para detallarte en el codigo penal y de familia se hace referencia de la atención de los famiiares obligados, ellos son ascendentes y descendentes o sea padre a hijos y hijas a padre incluye la atención a ancianos,menores, discpacitados. Incluso en código penal hace referencia desde multas hasta prisión
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar