Domingo, 23 de septiembre de 2018 4:24 AM

Pero lo puse yo...

Nadie piense que, por ser meses más a la medida del asueto y de la distracción, julio y agosto significan una desconexión en el rol que durante todo el año desempeñan los delegados de base del Poder Popular.

Todo lo contrario. Quienes acumulan años en esa función saben que el verano también “calienta” estados de opinión, preocupaciones y planteamientos a los que un delegado no puede darles la espalda o aplazar… nunca.

Se escucha, apunta, gestiona y representa a los electores durante todo el año, mucho más allá del momento en que toca rendir cuenta de lo hecho, lo pendiente o lo que se proyecte hacer. Se es, en fin, delegado, en las buenas, en las regulares y en las malas.

Que así suceda, no depende siempre, ni totalmente, de ese hombre o mujer a quien hemos elegido por un período de dos y medio años o para todo un lustro.

Si bien son determinantes su aptitud y actitud, la realidad sigue demostrando que, muchas veces, cuando algo no funciona como corresponde, el pecado original tiene raíz principal “al otro lado de la cancha”: acá, en el universo de los electores.

Acuden a mi memoria insatisfacciones como las que afloraron, meses atrás, entre varios habitantes de Punta de San Juan, Consejo Popular de Máximo Gómez, Punta Alegre, municipio de Chambas.

No conformes por el desconocimiento en torno a casos familiares muy sensibles, asociados a perjuicios provocados por el huracán Irma, algunos ciudadanos cuestionaban el trabajo de los delegados y hasta una señora llamada Dolores Pérez Crespo dejó entrever, en informal comentario, que “lo mejor sería cambiarlos”.

Disculpe usted, le dije, ¿pero pudiera explicarme quién los propuso y quiénes los eligieron; acaso no fueron ustedes mismos, los vecinos de este lugar?

La mujer hizo silencio y asintió con la cabeza.

Han transcurrido meses y cada vez que escucho a alguien opinando mal acerca de las capacidades o cualidades de su delegada o delegado, suelo hacerme dos preguntas: ¿Asistimos todos, siempre, a la asamblea de nominación de candidatos? ¿Proponemos en ella a los hombres y mujeres que, en verdad, nos pueden representar, o, simplemente, algunos levantamos la mano por el primer nominado, para terminar cuánto antes la reunión e irnos a ver la tele?

Las interrogantes, sin embargo, pudieran ser más: ¿Comparecen todos y todas las que muy bien podrían desempeñar esa función? ¿Aceptan ser nominados todos los propuestos, sobre la base de condiciones reales para ello? ¿Ayudamos, después, a que los electos realicen bien su labor, o el asunto queda en aquella vieja y manida formulación que promete apoyo colectivo cuándo, cómo y pa’ lo que sea?

Sin ánimo de proteger o justificar insuficiencias de ninguno, sería injusto olvidar que los delegados son apenas el primer eslabón de una cadena que debe funcionar de forma sincronizada y eficiente, sin excluir a cada habitante, como sujeto activo y agradecido de lo que, en términos de Gobierno, se hace para él.

Pero no olvidemos, sobre todo, que ese delegado no cayó del cielo, que no fue cultivado in vitro ni impuesto por nadie. Lo propuso y puso ahí el barrio… el mismo barrio que “le va encima” de enero a diciembre, incluidos estos ardientes meses del verano, cuando todos queremos que las cosas funcionen bien o del mejor modo posible.


Comentarios  

# Leandro 06-07-2018 10:11
Qué más da uno que otro. Qué más da si los conozco o no, en definitiva, ninguno de estos delegados resuelven nada.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Mabel 06-07-2018 15:55
Le digo algo compañero Pastor: Muchas veces nos hemos equivocado con los elegidos.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar