Lunes, 22 de julio de 2019 3:40 AM

Pan y “circo”

Si la ciudad fuera aldea, si en lugar del siglo XXI viviéramos en el XVIII, si no tuviéramos noticias de cómo hacer las cosas de forma diferente yo me amarraba las manos y luchaba contra el impulso de escribir. Juro que lo haría sin titubeos.

Pero sucede que, a fuerza de miles de habitantes, la comarca se transformó en ciudad hace tiempo, el siglo XXI ya va por su segunda década y, aunque caras, todas las variantes de conexión a Internet disponibles hoy permiten saber qué pasa en cualquier rincón de este mundo con deslizar apenas el dedo índice sobre una pantalla táctil.

Sucede, al parecer, que hay quienes no se han enterado. Debe ser eso, porque, de lo contrario, no se entiende ese concepto primitivo de recreación y servicios gastronómicos que padece, de un tiempo a esta parte, nuestra querida Ciego de Ávila. Basta una decisión adoptada en estrecho marco —no lo dudo, con buenas intenciones, al menos, buenas económicas intenciones—, para que el lugar más concurrido de la ciudad cabecera, el Parque Martí y los bajos del edificio de 12 plantas, ágora moderna del avileño y los pasantes de turno, se convierta en una cantina decimonónica con banda sonora de “conejito malo” o “chocolate amargo”.

Asegura la sabiduría popular que “de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno” y claro que uno duda, lo de la ingenuidad y la desinformación, digo, pues ante el clamor de una parte de la población afectada por el anacronismo y el infierno (nunca más oportuno un refrán) la nueva decisión no ha sido eliminar el absurdo, sino trasladarlo de lugar. A ver si nos entendemos: el problema no es que las carpas azules del pollo frito y la cerveza dispensada estén en el centro de la ciudad; el problema es que estén.

El problema es que nos convenzamos un día de que recreación es reguetón descarnado a las 11:00 de la mañana, aderezado con muslos de pollo cocidos en aceite recalentado al carbón y en plena calle, con cerveza Presidente o de tonel, para el caso da igual. El problema es que nos convenzamos de que no existe otra manera. El problema es que no se trata de la primera vez, o sea, más que agudo se está haciendo crónico lo fútil y cheo.

Una decisión como esa, la de la carpa y el subdesarrollo a pulso que implica esta visión reducida y reduccionista del espíritu festivo y el esparcimiento, desconoce la tradición gastronómica y de servicios de la que alguna vez esta provincia, y sobre todo la ciudad cabecera, hizo galas. No en todos los territorios del país se puede encontrar restaurantes estatales con una oferta decorosa y asequible, ubicados en el propio corazón de la urbe, y aquí, sin embargo, esas entidades languidecen o son presa de la monotonía, mientras se pretende romper la rutina citadina con “iniciativas” no populares, sino populacheras.

Es más, cuando se concibió el bulevar se previó que las unidades gastronómicas allí enclavadas ampliaran el número de clientes, emplazando mesas en un espacio diseñado con ese fin en el propio corredor público, una práctica muy común en el mundo y que, cuando se hace bien, aporta dinamismo y colorido al espacio público. Pero aquí nunca se ha intentado, salvo en las primeras y muy modestas versiones de la Noche Avileña, a finales de los ’90.

El tinglado que ahora han mudado hacia el parque Máximo Gómez desconoce un dossier de regulaciones urbanísticas, de Planificación Física, de Patrimonio, incluso, medioambientales, que no fueron escritas por gusto, sino para ser acatadas. Desoye, también, el sentir de la comunidad donde se impone su presencia, interrumpe el tránsito, crea barreras arquitectónicas, agrede el ornato público, afea hasta el infinito el entorno y propicia un “ambiente carnavalesco” innecesario.

Como si no bastara con el aire de feria agropecuaria desorganizada que le agrega a la ciudad el trasiego de coches tirados por caballos y ese polvillo ocre que barniza las calles cuando el excremento se descompone, o la basura ubicua y al parecer ya invencible, también caemos en la trampa antiquísima del panem et circenses (pan y circo, pero lo pongo en latín para que duela menos la escasez de pan).

Buen gusto, diseño contemporáneo y armonioso, especialización de las ofertas y reanimación de los espacios ya existentes, no están reñidos con la intención festiva ni la recaudación de dinero. Por el contrario, son algunas claves para convertir en buenas acciones las buenas intenciones. De nada nos sirve tener el hotel Rueda al final del bulevar, si en la entrada, o unas cuadras después, se humedecen los ojos y no se sabe si es por el humo o por el “bajanda que no hay más ná”.


Comentarios  

# Roberto 20-12-2018 17:41
Saily
Se agradece tu regreso, más con lo que acabas de escribir. Lástima que no tenga en mi poder ejemplos fotográficos que te llevarían a hacer un libro. En fin, espero que "alguien" con 3 dedos en la frente haga algo con lo que dices.
Se
Roberto
Responder | Responder con una citación | Citar
# yadier 20-12-2018 21:27
Estoy muy de acuerdo con usted, en Ciego de Ávila se ha perdido esa tradición gastronómica que tanta fama tenía en nuestro país. Este fenómeno viene ocurriendo desde hace unos tres o cuatro años atrás donde poco a poco la falta de exigencia, dejadez, mal gusto, etc, por parte de las autoridades. "La tapa al pomo" se puso de manifiesto en el programa de TV Cartas sobre la Mesa, donde se abordó este preciso tema y ninguna autoridad de la provincia se personó para dar una respuesta convincente y con estos "truenos" que podremos esperar.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Jeepero cubano 20-12-2018 23:00
De acuerdo totalmente con Ud hoy al pasar por el parque máximo Gómez comente mira como resolvieron mudaron el problema jaja solo añadir lo mismo hace Cimex en los Pinos el circo andando y en las unidades casi nada ahhh por cierto en el parqueo del hotel ciego de Ávila están montando otro.....parece que es la ultima moda
Responder | Responder con una citación | Citar
# Alcides 20-12-2018 23:52
Mayito....este es el mejor artículo de opinión que pueda publicarse en este 2018 que agoniza....
Con absoluta franqueza te digo que puedes competir por un Premio en cualquier concurso...
Mesurado pero claro, atrevido, actual....
Te felicito!...
Responder | Responder con una citación | Citar
# Alcides 26-12-2018 12:01
Uuufff!...
Apreté...la metí pa'l maiz!...
Acredité el artículo a Mayito en descrédito de Sayli!....es que estaba parloteando con el amigo y leyendo varios artículos de Invasor Digital y creí que era él el autor de tan buena prosa...
De igual manera sostengo que es de lo mejor que he leído en materia de opinión...y que puede competir...y ganar!...
Responder | Responder con una citación | Citar
# sayli 03-01-2019 13:53
No hay agravio Alcides. Un honor ser discípula de Mario Martín Martín. Saludos y feliz 2019.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Miguelez 21-12-2018 10:02
Veo que no soy el único que al ver esa carpa en ese lugar, frente al 12 Plantas, al Parque Martí y esquina del Rápido de Cimex, me pregunté ¿Que se pretende con ésto? estoy de acuerdo con Saily, ya en otro tema de desorden y falta de limpieza de otro colega de ella hablé de esa zona, el desorden, la falta de diciplina, higiene; botellas, laticas de refrescos y cervezar por doquier, un lugar tan visitado por turístas foráneos, entonces sumar este Circo como bien dice la periodísta, no le veo objetivo, tantos centros gastrónómicos que tenemos en la ciudad para potenciar esos productos, la Pista Indersito, el Parque de la Ciudad, La Feria (que hace falta que deje de ser de Productos Agropecuarios) y se convierta en un espacio para las fiestas y éstos menesteres gastronómicos, sin embargo el lugar escogido del antiguo Servi-Centro Los Pinos, lo considero mas acertado, creo que no molesta a nadie y lo otro ubicar suficientes sestos y contenedores para la basura, gracias. Miguelez
Responder | Responder con una citación | Citar
# senelio ceballos 22-12-2018 09:14
Saludos Lic.Sayli y welcome de Nuevo, me doy gusto al captarle y leerle...Feliz fin 2018-19..El guajiro de Falla
Responder | Responder con una citación | Citar
# Dayguan 24-12-2018 13:14
buen comentario, lo que debe ahora la critica especializada es darle más comentarios y que nuestras autoridades acaben de comprender el asunto, gobermantes para gobernar, no para ir en contra de todo lo que se aprueba en este país. Hay que tener los pies puestos en la tierra, pensar en todo y cuidar nuestra imagen, así Ciego parece un carnaval de chusma y mal ambiente.
Responder | Responder con una citación | Citar
# PEREZ JUAN ERNESTO 24-12-2018 14:24
tienes mucha razon periodista,estuve en ciego de avila en marzo-abril,,muy bella mi provincia,,pero es verdad que hay mucho que hacer todavia,,sobre todo con la educacion formal en lugares publicos,,,un saludo desde italia
Responder | Responder con una citación | Citar
# Raulio 24-12-2018 16:51
Acertado artículo de opinión. Total acuerdo con usted. Parece que la dirección de comercio y gastronomía rondan el facilismo. Regueton por todas partes, ya haya dentro de los restaurantes pulula el regueton a altos de Cibeles sino visite el bohemio en horario de restaurante, también el don Pepe y el tía Marta es una ronera primitiva. Eso no lo ven los administradores porque están más para la lucha que para la legalidad y las buenas costumbres.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Julian 24-12-2018 21:52
SAGAZ Sosa Barcelo, Ignoro hasta en cuantos rincones geogarficos eres capaz de imaginar el alcance de tu analisis, yo , desafortunadamente, ya ni ubico en mi memnoria el parque Maximo Gomez, pero en ella quedara tu buen hacer rotundo y redondo!! Siga pues.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar