Miércoles, 14 de noviembre de 2018 6:10 AM

Meterse a policía

Me dijo, por teléfono, que se llamaba Alberto. Por el timbre de su voz me pareció una persona de edad bastante avanzada. Quería “denunciar” lo que había observado en la Clínica Estomatológica Docente, en Ciego de Ávila: sillones vacíos, en un lugar donde, según él, hay unos 20 estomatólogos, pero más de la mitad permanece participando en el pesquisaje en la Campaña Antivectorial. Ahí sobrevino el siguiente diálogo.

—Dice usted que hay unos 20 estomatólogos.

—Bueno, es lo que me parece, por lo que he visto allí en otros momentos.

—Y ya se acercó a la Dirección del lugar.

—No, eso es lo que quiero que usted haga, pero sí me quejé en Atención a la Población en el Poder Popular Provincial; y sé que varias personas ya se han quejado por esta razón.

—¿Y me puede decir quién lo atendió en el Gobierno?

—No, yo no pregunté.

—¿Y el nombre de esas otras personas que se han quejado?

—No, yo no lo tengo, eso me lo dijeron a mí.

En ese punto de la conversación evalúo la necesidad de explicarle que un periodista, cuando se trata de una denuncia de alguien que, haciendo uso de su derecho como ciudadano, se acerca a un órgano de prensa, necesita argumentos para poder publicar. Y otra vez retomo el cuestionario.

—¿Recuerda el nombre de la persona que lo atendió cuando usted llamó al Gobierno? Es que lo necesito para incluirlo en lo que voy a escribir, pues, como usted dice que le ofrecieron una respuesta y no se la han dado aún, es menester decirlo también.

—Bueno, imagínese, para tener esa información tendría que meterme a policía. De todos modos, gracias por escucharme. Ya sé que la próxima vez debo preguntar más.

Y con un “pase buen día” colgó el teléfono público desde donde me había dicho que hacía su llamada. A partir de ese minuto el periodista que habita en mí, el que no me da tregua ante X situación, me exigió escribir y, para asegurarse de que no le fallara, me dictó estas líneas.

Porque, también, nos corresponde educar, es bueno que los lectores sepan que cuanto mayor sea la cantidad de datos que se le aporte al reportero, más fácil será de entender incluso por las personas cuestionadas. Sin embargo, al acercamiento a la prensa le antecede haber agotado todos, o casi todos, los recursos disponibles. O sea, haber tocado las puertas necesarias y que estas no se hayan abierto, o lo hayan hecho con respuestas sin sustento. De ser posible, mencionar días, lugares a los que acudió, contestaciones recibidas, nombre de la persona que lo atendió (o no), para poder determinar quién falló en un proceso en el que, la mayoría de las veces, casi ningún responsable asume como imperfecto.

Me refiero a las respuestas a la población, al derecho de esta a recibirlas, a aquello que llamamos obligación estatal, y a la elaboración de informes que no trascienden la letra muerta de un Consejo de Dirección o Asamblea de Balance; asuntos que, en ocasiones, llegan a las redacciones y ponen a prueba la sagacidad del periodista para “hurgar” entre líneas y aguzar su sentido común, con la única finalidad de desbrozar el camino que alguien decidió cubrir de malezas.

No se trata de ser policía, sino de hacer valer, antes conocer, su derecho, y exponerlo donde haga falta. Necio sería negar los casos en que han peloteado a una persona al punto de hacerla explotar, cansarse y abandonar su búsqueda de solución a un problema.

Cierto es que toca a la prensa darle el frente a situaciones de índole diversa, aunque no al estilo de quienes solo ven la responsabilidad del lado de acá, no agotan recursos y canales, y luego esgrimen frases como: “Yo te lo conté, pero a mí ni me menciones". Práctica fácil para quien “no quiere meterse en problemas”.


Comentarios  

# senelio ceballos 19-07-2018 14:27
Saludos Lic.A.Fajardo...ESE es el nivel juridico y cultura de admnistracion de justicia de nuestra poblacion simple.....ESO es lo que hemos formado estos ultimos 50 annos!!!.....
Responder | Responder con una citación | Citar
# Amalia 19-07-2018 16:31
A la gente no le gusta meterse en problemas, más cuándo sabe que las probabilidades de solución son escasas. No importa que la denuncia se haga con lujo de detalles.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Jorge 22-07-2018 07:30
Pero si no le consta ni al señor ni al periodista este ultimo no debió citar ese ejemplo con nombres y apellidos porque esta evidenciando sin pruebas tambien a la clinica docente y eso no esta correcto. Con haber dicho que el hombre se referia a cierta clinica era suficiente. aunque no dejo de reconocer que es un tema importante. Saludos
Responder | Responder con una citación | Citar
# barbaro martinez 22-07-2018 15:35
la gente recurre a los ANONIMOS
hay que ir a la CAUSA del por que prefiere esta manera.
ataquemos a las CAUSAS.
soy de los que doy mi nombre y apellidos, otros incluso de los que ''comentan'' en este sitio solo dan si acaso el segundo nombre .
por que ?
hay tienes el caso de LUIS

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar