Martes, 25 de junio de 2019 9:50 AM

Ciego de Ávila: hechos y deshechos

Impunidad, falta de escrúpulos, desconsideración…, son algunos de los conservadores términos con que puede ser definida la actitud de quienes se dedican a robar las ruedas y otras partes de los contenedores plásticos, conocidos por la población como “carritos”, que la Dirección de Servicios Comunales ha situado en varios puntos de la ciudad de Ciego de Ávila para la recogida de desechos sólidos.

Vitales para mantener la higiene en el entorno urbano y agilizar la labor del personal encargado de evacuar esos residuos, tales depósitos siguen siendo objeto de vandalismo.

Explica Jorge Enrique Pérez González, director municipal, que al grueso de los 90 contenedores ubicados en 2017 les han llevado ruedas (las cuatro en muchos casos), tendencia que continúa con otros 50 en 2018, cuya tercera parte ya han sido dañados, a pesar de que solo llevan semanas emplazados, básicamente en áreas del centro histórico y donde se concentran edificios multifamiliares. En un intento, no muy feliz, por evitar esa indisciplina, la empresa ha soldado ruedas y pasadores, pero el robo prosigue.

Directivos, trabajadores y vecinos consideran que tal praxis tiene como finalidad el posterior empleo de las pequeñas ruedas en la fabricación de carretillas y otros artefactos que portan, venden y revenden de todo, a toda hora, por toda la urbe, mientras se estima que las tapas de los tanques, y algunos tanques completos, vayan a parar a la pira de quienes, con iguales fines de comercialización y beneficio personal, derriten y procesan todo lo que encuentran, por medio de esa “industria colateral” del plástico que sigue haciendo “maravillas”.

Inconcebible sería que Comunales deba situar a un custodio, 24 horas, al pie de cada contenedor, para cuidar lo que es de todos, o que vecinos, como los del edificio Cinco, en la Calle 4ta., reparto Vista Hermosa, con altísimo sentido de pertenencia, tengan que esconder, noche por noche, el depósito y hayan terminado fijando un anclaje a la tierra y un cable para el deslizamiento del contenedor, a fin de que no se lo lleven.

Ojalá esta nota contribuya, por una parte, a meditar en torno al asunto, a generar acciones por parte de la población y a propiciar una actividad más dirigida, concreta y eficaz en las instituciones que deben asegurar el orden público, la tranquilidad ciudadana, la protección de los recursos de la nación y el cumplimiento de la ley.

A la par, o más allá, de la vigilancia y del enfrentamiento que puede y debe haber en cada barrio, ¿será tan difícil coger in fraganti a los malhechores o detectar qué objetos rodantes portan dichas ruedas, esclarecer bien cada caso, darle un ejemplarizante giro de clavijas a quien así lo merezca y hacerlo público, como merece, y demanda, la población? Solo en una oportunidad el Director Municipal de Comunales ha sido llamado, por la detección y detención de un caso.

Para que los lectores tengan una idea de la repercusión monetaria, cada depósito cuesta 220.00 CUC. O sea, los 140 totalizan 30 800.00 CUC, o lo que es igual, según la tasa de cambio actual, equivale a 770 000.00 CUP, casi tres cuartas partes de un millón de pesos.

Los tiempos han cambiado, es cierto. Y, todo indica que, también, el modo de definir las cosas. Pero nada hay más sano que llamar al pan, pan y al vino, vino.

Años atrás, quemar una bodega, cortar premeditadamente un cable para afectar el servicio a la población o a una industria, atentar contra una vía o cometer otros actos lesivos a la nación, era visto y catalogado, al menos en el lenguaje popular, como “contrarrevolución”.

Con la difícil situación financiera y económica que atraviesa Cuba, bajo creciente influencia, además, de formas abiertas, solapadas y bastante billete a cambio de subversión, no veo mucho contraste entre el vandalismo contra estos contenedores y aquellas maneras de hacer daño. Tal vez, en lo formal, no sean casos iguales, pero, en esencia, no creo haya tanta diferencia. Así prefiero verlo. Y, tal vez, así sea preferible, entonces, actuar.


Comentarios  

# yadier 28-12-2018 07:51
Lo que se debe hacer es cuando se atrape a una persona haciendo esto se le debe poner una multa que le duela en verdad y una sanción, que puede ser con trabajo duro, ya es hora de poner mano dura y dejar los paños tibios. Lo que demuestra la vida es que solo con mano dura las personas aprenden, ya en estos tiempos el llamado de conciencia funciona poco.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Mario 28-12-2018 08:33
Yo creo que no se debe mezclar la política con actos de esta naturaleza periodista.Esto es parte del marcado deterioro de los valores más elementales en nuestra sociedad y a quien se agarre debe caerle el peso de la ley con el máximo rigor.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Mabel 28-12-2018 11:08
Es inconcebible que esto ocurra en una sociedad supuestamente educada. La verdad es que el grado de descomposición social de la población sólo puede llegar a cosas tan deplorables como éstas.
Hace, pero hace mucha falta medidas drásticas para quienes cometen estas fechorías, igual para quienes destrozan los bancos de los parques, tiran la basura a la calle, rompen botellas en las calles, se orinan y defecan en la calle, alteran la tranquilidad con la música obscena y a todo volumen, etc..
Responder | Responder con una citación | Citar
# Roberto 29-12-2018 12:13
Y lo que falta pastor...y lo que falta en el país más cylto del mundo...mmm...acumulación excesiva de errores. Una población mal educada, ignorante, que piensa que robar no es delito. Bueno tbm ven que quien malversa, roba, incluye se prostituye, es alguien de "exito".. da asco..
Responder | Responder con una citación | Citar
# Maribel 30-12-2018 12:18
Usted con dos palabras lo ha dicho todo: da asco!!!
Lo que vemos aquí es una tendencia en espiral a la falta de amor por nuestra ciudad y de sentido de pertenencia a causa de la ausencia de una cultura ciudadana que abarca desde pequeños hasta adultos.
Hemos llegado a tal punto que la institucionalidad se vuelve participe. Por eso las personas se adaptan a violarla.
Un viejo amigo de edad avanzada un día me dijo que estos comportamientos no son por ¨falta de cultura¨, sino que es nuestra cultura la que los causa.
Ahora lo entiendo perfectamente.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Pastor 30-12-2018 13:38
Muchas gracias por sus opiniones, coincidentes, en lo fundamental, con mis puntos de vista. A ustedes y sus familias un buen fin de año y sobre todo un 2109 mucho mejor en todos los sentidos.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Pedro Pablo 01-01-2019 10:57
Quizás en el 2109 todo ya sea mejor, pero lamentablemente no lo vamos a ver Pastor.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar