Lunes, 10 de diciembre de 2018 2:21 AM

Basado en hechos reales

Como en las historias clásicas del cine, hay inocentes y culpables en esta, pero una aclaración se impone de la realidad que les cuento: los inocentes ignoran que lo son. Los culpables, ignoran a los inocentes y, si pudieran, se ignoraran a sí mismos o se declaraban inocentes.

En el rodaje intervienen personajes con papeles secundarios y un protagonismo inusitado, a tal punto que si no se retoma el hilo del “guion” terminan desvirtuando la trama. Llamémosle revendedores, aunque en ese apartado aparecen, también, inspectores, de vez en cuando. Actúan, además, muchos niños, muchos, en escenas lastimeras. Y están los padres que, increíblemente, hacen de malos en esta película.

Sinopsis: en un país donde la infancia se protege y donde los niños y las niñas son “la esperanza del mundo” los juguetes se venden con impuestos de hasta el 240 por ciento. Los pequeños que no entienden, y los padres, que tampoco, deben sortear la infelicidad cualquier día del año. Pero si es enero y se anuncian los Reyes Magos

Anticipo (aunque no les contaré el final) que esto no es un happy end.

Escenografía: está ambientada en una ciudad donde se abren carnicerías, nuevos mercados, se construyen hoteles encantos y se cambian los pisos de las tiendas que recaudan divisas a la velocidad de las construcciones chinas. Justo ahí se inserta el juguete que hace feliz al niño, que ya no viene por cupones, sino por barcos y los que logran pagarlos terminan costeando el flete, la estadía en puerto, la transportación, el estibador… al presupuesto del Estado que recauda para el mismo juguete del año que viene y para la leche en polvo.

Pero hay un punto muy incomprensible en el reembolso (y en la película). A estas alturas y a tales impuestos bien podrían tributar —si es que resulta vital lo recaudado en las jugueterías— otros productos; de modo que se pagaría la leche con lo recaudado por la mayonesa, la salsa china o las blusas de Tailandia y nunca jamás con la inocencia de los niños. El filme, por tanto, tiene requisitos para triunfar porque juega con los sentimientos.

Encima, para no aburrir y reforzar el contrasentido, las escenas del niño llorando por un juguete o la del que observa a su amiguito feliz el 6 por la tarde, se alternan con las de un grupo de adultos, capaces de lograr que una malanga se mantenga a 6.00 pesos, pero incapaces de escuchar a revendedores desgalillados en su “abuso infantil”. Hay quienes hasta pagan por eso en un canapé de confituras, al que acude un inspector pidiendo la licencia que el hombre muestra. Y en un guiño de comicidad (como todo filme cubano que se respete) la autoridad dice que está autorizado.

Casi al final aparecen dos padres, con la intención de mostrar el lado feliz de la historia. Un hombre lleva a su hijo a las cuevas de Florencia y en el menor descuido coloca unos pesos amarillos debajo de una roca y le dice que han ido a buscar un tesoro que, por supuesto, el pequeño encuentra. Los brincos alcanzan hasta el eco y luego se van a comprar el juguete más bello del mundo y, probablemente, el más barato.

Una mujer le dice a su niña que los Reyes no han podido venir, que vendrán para su cumple del 26 de enero, que han equivocado la fecha. La hija le pregunta cómo puede hablar con esos magos y ella le contesta que hasta que no se tenga un bebé una no aprende a “hablarles”. Entonces le responde que ella sabrá mucho porque tendrá tres cuando sea grande y su madre carcajea por la inocencia y la felicidad.

Sin embargo, la secuencia de planos muestra otros padres que no saben de magia y sí de reyes, que pueden comprar patines y ponerlos debajo de la cama. De ahí los saca un príncipe que patina y que pasa ante otro que no entiende qué hicieron mal los suyos o él. La cámara hace un travelling, se acerca y se queda en los ojos del niño que no llora, quizás, para no empañar lo que ve.

Lea más sobre este tema.


Comentarios  

# FCF 07-02-2018 13:49
Exelente escrito !!!!!! Lo más acertado en palabras...
Responder | Responder con una citación | Citar
# ulises 07-02-2018 15:53
Querida Katia, parece que la situacion del precio de los juguetes la imponen los revendedores en Ciego de Avila, aqui en Santa Clara la situacion es otra, la impone la cadena de tiendas TRD Caribe, remodelaron una tienda y la habrieron como jugueteria y ciertamente con juguetes muy bonitos,pero ni jugando se puede pensar en comprar porque son excesivamente caros, aqui los reyes no pueden venir ni el 32 de enero,porque la cuenta no da.
Responder | Responder con una citación | Citar
# barbaromartinez 07-02-2018 17:22
en muchos paises del MUNDO los juguetes para niños tienen que pasar regulaciones o normas SANITARIAS,en CUBITA la BELLA existe todo un "mercado''autorizado de juguetes confecionados con materiales de "dudosa''procedencia.
y las autoridades no se han percatado de lo que esto representa para la salud,en los niños pequeños es muy normal que se lleven estos "juguetes'' a la boca.

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar
# Lady Di 08-02-2018 08:18
Todo es muy cierto ,en Cuba comprar juguetes para los niños constituye un lujo,sí porque hasta los más baratos(que se venden en los catres por TCP).Yo soy de las que sufre eso,porque a mis hijas quisiera tuvieran de todo,porque son inocentes y necesitan el juego para relacionarse y aprender,pero no siempre se puede,y he tenido que utilizar mis ingresos e imaginación para que ellas no sufran por juguetes.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Yunier 08-02-2018 08:18
muy bueno su escrito Katia, muy acertadas sus palabras, somos mas de uno los que sufrimos ese mal.
Responder | Responder con una citación | Citar
# yordanka 09-02-2018 12:01
Asi mismo los reyes magos con menos de 10 dolares no cota las puerta de los niños en cuba, en la reina azul y cruz verde son las que mas juguete hay en ciego, y es para sufrir llevar un niño de padres trabajadores en sector estatal con tarifa horaria de 1.49 centavos la hora, porque alli, desde patines a 40 cuc, maleta de herramientas a 20 cuc todo muy lindo pero precio de otros paises o de loco, porque me parece y siempre me he preguntado si el que le pone el precio a los juguete del pais que l;o traigan le recargan los costo, de viaje, de travesia del barco, de estancia en los contenedores, de todo tipo de costo porque no es facil , ojala algun dia pueda ver unos reyes magos para niños cubanos
Responder | Responder con una citación | Citar
# Kamilo 09-02-2018 17:02
Bueno a muchos le pasa como a mí cuando era pequeño allá por los años 57=58,le hacia cartas a los reyes,pero ellos solo llegaban hasta casa de los vecinos ricos que vivían a ambos lado de mi casa,siempre me decían lo mismo,no les alcanzaba el tiempo para buscar el dichoso trompo que les pedía porque se había ido al fondo de la alforja en que lo traían......!
Responder | Responder con una citación | Citar
# jorge 10-02-2018 06:32
Cito a Kamilo:
Bueno a muchos le pasa como a mí cuando era pequeño allá por los años 57=58,le hacia cartas a los reyes,pero ellos solo llegaban hasta casa de los vecinos ricos que vivían a ambos lado de mi casa,siempre me decían lo mismo,no les alcanzaba el tiempo para buscar el dichoso trompo que les pedía porque se había ido al fondo de la alforja en que lo traían......!

Claro, Kamilo, la Revolución se hizo, entre tantas cosas, para que todos los niños y las niñas tuvieran juguetes. ¿Y qué me dices Katia de los abusivos precios de las galleticas y los caramelos cuando el precio de los cigarros y el ron no sube? Este puede ser tambien un medidor de la justicia social
Responder | Responder con una citación | Citar
# vasilymp 10-02-2018 21:25
¿CUÁNDO KATIA LE VA A DEDICAR TIEMPO A LA NARRATIVA?

Por: Vasily M. P.

Apenas me leí este texto: BASADO EN HECHOS REALES, en el Invasor impreso de este sábado, me saltó la pregunta. Esta que le da título a mis palabras.
El estilo de esta crónica de Katia Siberia​ es contundente y buscapleitos. Lo que me resulta genial. Las verdades hay que decirlas en ese tono. Sin más allá porque se puede volver trifulca, y sin más acá porque se queda en la denuncia a media voz con tesón en la cobardía.
Katia no es una mujer cobarde. La conozco demasiado poco, pero esa mujer que he visto en varias reuniones y, por sobre todas las cosas, en sus escritos, es una mujer de madera noble y preciosa, resistente y privilegiada.
En esta crónica no solo hace referencia a una realidad «real» que nos golpea a todos, sino que, también, nos dice cómo estamos en la defensa de nuestro rol de padre o de hijo, según el caso.
La solución de este asunto, Katia no parece saberlo, podría estar en nosotros mismos como personajes de la historia, o de la película, que no filma Katia, pero si la vive.
Es la arista que quise ver un poco más allá de la económica, la social.
La narración de este texto se vuelve compleja. No así la sintáxis del propio texto. Lo difícil de de su lectura, a mi entender, es comprender los niveles de realidad con los que juega su autora.
¿Estamos en la película, estamos dentro de la metáfora, es la realidad nuestra o la de Katia, es hoy o es ayer? ¿Será el futuro más inmediato?
Esto podría ser un atenuante para que el lector de casa, de nivel cultural promedio, pueda comprender enteramente, de qué se está hablando. Pero igual, en algún momento, le coge el hilo al cuento y se ha de enterarse de lo que está leyendo.
Es ahí donde la magia de la enseñanza cobra fuerza. Y el talento de Katia sobresale por encima de todas las cosas. Uno aprende en la medida que se aclimata a su narrativa Y cuando lo consigue, entonces la frase, «me la comí, ya entendí», se vuelve reafirmación de la inteligencia personal para esos lectores.
Pareciera que Katia escribe a golpe de musa, como dice Cortázar que han de escribirse todos los cuentos. A veces tiene tiempo de revisar estilo, sintáxis, gramática, etc. Pero ahora pareciera que no. Y nos regala un texto que parece no decir lo que entendemos, pero que sí lo dice, y no es parte de película alguna, sino, de nuestra realidad.
La realidad nuestra, la avileña, que es rica en tantos matices como Katia y otros periodistas le quieran ver y sacar.
Aplaudo este texto y me inclino porque se le conceda tiempo a Katia para que nos obsequie ese precioso libro de cuentos, o esa novela, que aún no termina. La literatura avileña ya lo va necesitando. Y yo también.
Responder | Responder con una citación | Citar
# barbaro martinez 11-02-2018 14:03
vasilymp
cuando vas a dedicar tiempo a la critica CULTURAL?
ciego lo NECESITA URGENTEMENTE despues del "retiro''de JOSE y la negativa de SAHYLI .
hoy apenas se hacen comentarios sobre algun hecho ''cultural'' y tu tienes conocimientos y AUTORIDAD para acometerlo.


brmh
Responder | Responder con una citación | Citar
# vasilymp 12-02-2018 09:22
hermano... saludos... dame tu correo, porque evidentemente no estás al tanto de mi labor como crítico. ¿o es que sí lo estás y lo que quieres decir es que no sé hacerlo o lo hago muy mal? Con tu correo te puedo hacer llegar, como a la larga lista de más de trescientas personas en toda cuba que reciben semanalmente mis críticas de arte. Así te incluyo y así hablamos con más información, que bastante falta nos hace.
Responder | Responder con una citación | Citar
# barbaro martinezl 12-02-2018 15:22
vasilipmp.mi coreo lo reviso muy poco pues ya sabes me cuesta muy cara la coneccion en internet y mi telefono no es androide.
lo que si leo todos los dias es el invasor digital y alli este ano apenas habran salido un articulo.
como lector, puede que concuerde o no con tu criterio ,pero SIEMPRE lo agradecere pues es el de un especialista y te abre las ENTENDEDERAS.
muchas gracias por te deferencia al contestarme
saludos
barbaro martinez
ahh, una aclaracion,la coneccion donde logro leer el invasor es muy buena el precio pues su valor es de 10 centavos de cuc la hora.
me asalta una duda, por que invasor digital no publica regularmente a vasily ?
Responder | Responder con una citación | Citar
# Frank 12-02-2018 01:41
Me entristece tremendamente la dura realidad que estamos viviendo
Responder | Responder con una citación | Citar
# Katia 12-02-2018 08:54
Gracias a todos por sus comentarios y preocupaciones. Es cierto lo que dices Ulises, para muchos niños ni el 32 de enero es una posibilidad. Lady Di hace uso de la imaginación, como casi todas las madres cubanas. Kamilo y Yordanka, también con sus cuotas de verdades. Y Vasily esperando por una narrativa que tardará en llegar, pero igual le agradezco los elogios y el impulso de siempre. Gracias a todos por comentar
Responder | Responder con una citación | Citar
# senelio ceballos 02-03-2018 09:12
Katia..felicdades..APRETASTES! !!!!
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar