Miércoles, 19 de septiembre de 2018 1:17 PM

Lula apelará al Supremo Tribunal Federal y a la ONU

Fernando Haddad, compañero de fórmula de Luiz Inácio Lula da Silva para las elecciones del 7 de octubre, anunció que el ex presidente brasileño intentará mantener su candidatura, a pesar de que la Justicia electoral falló en contra de su postulación.

Lula va a presentar recursos ante el Supremo Tribunal Federal y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Según el diario O Estado de São Paulo, Haddad manifestó: “Hoy le expusimos al presidente Lula todas las posibilidades jurídicas que están a su disposición. Él tomó la decisión de recurrir a la ONU, para que se manifieste acerca de la decisión de las autoridades electorales brasileñas [...], y de recurrir al Supremo Tribunal Federal”. Añadió que el objetivo de estas acciones es que Lula logre registrar su candidatura dentro de un plazo de diez días.

Al centro de la foto Fernando HaddadTomada de: AFP Fernando Haddad, el compañero de fórmula de Lula da Silva, habla con la prensa tras hablar en prisión con el líder del PT

El Partido de los Trabajadores (PT) estima que la decisión del Tribunal Superior Electoral de impedir la candidatura del ex presidente, por su condena en segunda instancia, contradice la recomendación del Comité de Derechos Humanos de la ONU, que reclamó que Lula tenga la posibilidad de ejercer sus derechos políticos hasta que todos los recursos que puede interponer ante la Justicia penal sean tramitados.

El principal alegato de la defensa de Lula es que las autoridades brasileñas se han negado a obedecer una cautelar dictada por el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que pide garantías para su participación en las elecciones.

El Tribunal Electoral dijo que esa cautelar no tiene carácter vinculante, y agregó que el Comité de la ONU se pronunció "sin haber escuchado antes al Estado brasileño" y que lo hizo a través de apenas dos de sus 18 miembros.

"No imaginábamos que Brasil fuese a contrariar una determinación de un organismo internacional y un tratado que suscribimos y que fue aprobado por el Congreso", dijo Haddad.

Contexto

El Tribunal Superior Electoral había decidido en la madrugada del sábado último, por seis votos a uno, que Lula no podrá aspirar a la Presidencia por haber sido condenado en segunda instancia por corrupción.

La legislación brasileña prohíbe que sean postulados a cargos públicos los condenados en segunda instancia por tribunal colegiado, como es el caso del expresidente.

Lula, que encabeza todas las encuestas de intención de voto, con un favoritismo de cerca del 40 por ciento, alega que fue condenado injustamente y que sufre una persecución política destinada a impedir que sea elegido para un tercer mandato.

En caso de que los nuevos recursos que intentará el PT sean rechazados, el partido solo tendrá plazo hasta el martes de la próxima semana para presentar un nuevo candidato, que, según han admitido diferentes dirigentes, sería Haddad.

En caso de que no anuncie un nuevo candidato hasta el 11 de septiembre, el PT quedará fuera de la disputa electoral.

Otros anuncios del PT

El Partido de los Trabajadores de Brasil quiere volver a sus políticas de intervención del gobierno y gasto público. De ganar en octubre la elección presidencial, el PT pondría a la economía, de nuevo, en camino a eliminar los límites al gasto, impulsar las obras públicas y ofrecer créditos más baratos, dijo Guilherme Mello, uno de los asesores económicos del partido.

El PT también establecería impuestos a ciertas aplicaciones financieras, para evitar la especulación monetaria.

A diferencia de la mayoría de los otros partidos que postulan a la presidencia, el PT no ve la necesidad de contener el aumento del gasto mediante la reducción de los beneficios de pensiones, que representan la mayor parte de los problemas presupuestarios del país. En cambio, el argumento es que el crecimiento económico generará ingresos adicionales y reforzará las cuentas públicas. "Si no hay retorno a la actividad económica, se puede hacer toda la reforma fiscal que desee, toda la reforma de pensiones que desee, pero los objetivos no se cumplirán", dijo Mello.

De regresar al poder, el partido reforzaría, inmediatamente, el programa de bienestar Bolsa Familia, impulsaría a los bancos estatales a ofrecer préstamos más baratos y a mayor plazo, y reactivaría las obras públicas. "Es necesario usar las arcas del Estado, en este momento, para promover el tipo de medidas que generan empleos".


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar