Lunes, 22 de julio de 2019 3:55 AM

La Salud cubana al servicio del pueblo de Venezuela

La historia de la colaboración cubana, a nivel global, está signada por el cumplimiento de preceptos éticos en la conducta y posición de no inmiscuirse en los asuntos internos de ningún país, el respeto a la soberanía y al Derecho Internacional.

Venezuela constituye el territorio con mayor diversidad de colaboradores procedentes de la Isla en las esferas de la salud, deportes, cultura, educación, comunicaciones, agricultura, alimentación, industria, ciencia, energía y transporte, entre otros sectores.

Con la llegada al poder del comandante Hugo Chávez (1954-2013), el proceso revolucionario bolivariano puso al ser humano en el centro del proceso de transformación social.

Por primera vez, millones de desclasados se sintieron personas valoradas y accedieron a los programas de protección y las misiones sociales, creadas e impulsadas por el líder venezolano como “el alma de la Revolución”, por su carácter inclusivo, popular, participativo, democrático, humano, solidario y genuinamente socialista.

Desde su creación en 2003, la Misión Barrio Adentro incluye las modalidades de atención primaria y preventiva, el servicio integral de salud mediante los Centros de Diagnóstico Integral, las Salas de Rehabilitación Integral y los Centros de Alta Tecnología.

Igualmente, aborda la especialización en la atención de enfermedades crónicas y el financiamiento de intervenciones quirúrgicas y otros tratamientos.

“Barrio Adentro es la base fundamental para construir el nuevo sistema de salud que está contemplado en la Constitución de la República y que nuestro pueblo merece”, precisó el presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante el acto de celebración del aniversario 16 del proyecto.

El mandatario argumentó que la iniciativa facilitó hasta la actualidad tres millones 391 967 intervenciones quirúrgicas, se han salvado un millón 473 317 vidas, así como realizado 720 millones 908 000 exámenes a la población, sin distinciones de carácter político, ni social.

En ese sentido, el jefe de la Oficina de Atención a las Misiones Sociales Cubanas en Venezuela, Julio García, explicó que los galenos de la Mayor de las Antillas están distribuidos en los 24 estados y 335 municipios del país sudamericano, donde laboran actualmente más de 23 000 profesionales y técnicos.

“Viven diseminados en todas las parroquias y ofrecen sus servicios en más de 1 500 escenarios laborales. Los podemos encontrar lo mismo en un cerro, con los más humildes, que en las colinas, donde radican ciudadanos de la clase rica y de la mediana burguesía”, destacó García.

Entre los servicios que brindan los especialistas caribeños, están la atención a personas con discapacidad, tratamientos odontológicos y oftalmológicos y seguimiento de enfermedades crónicas como la diabetes.

En solo 10 años se han atendido 209 607 pacientes con ese padecimiento, con la aplicación del HebertProt-P, un fruto de la ciencia antillana, producto que ha reducido 97 por ciento los casos de amputación de miembros.

Otro de los elementos que distingue el quehacer del sistema de salud desarrollado por la Revolución cubana desde Barrio Adentro, es la formación de 24 000 médicos integrales comunitarios venezolanos, presentes en los 13 617 consultorios populares.

A decir de los galenos nativos, quienes trabajan dentro de las comunidades junto a los cubanos, “no brindamos asistencia para buscar votos electorales ni para hacer presión política, sino para ejercer la medicina social, esa que, desde el alma, cura las enfermedades”.

Catalogada por el embajador de Cuba en Caracas, Rogelio Polanco, la Misión Barrio Adentro es un ejemplo para el mundo de que sí es posible hacer un sistema de atención primaria de salud gratuito y una universidad en la formación de recursos humanos comprometidos.

Soldados de batas blancas al servicio de la comunidad

La doctora Yanet Ramón, asesora de Barrio Adentro en el estado de Anzoátegui explicó a Prensa Latina que la hipertensión, la arritmia, la deshidratación, la cefalea, son las enfermedades más recurrentes a nivel territorial.

No obstante, destacó que se enfrentan con patologías que en Cuba “no vemos, como la poliomielitis, paludismo, difteria, tosferina, rubéola y sarampión”, y para las cuales el Gobierno venezolano y la coordinación médica de la misión, trabajan en aras de crear un sistema de salud, con competencia e insumos para erradicar esos padecimientos.

Ramón detalló que en la demarcación oriental en la actualidad funcionan 776 Consultorios Médicos Populares, donde, en lo que va de año, han realizado un millón 284 836 consultas, con atención priorizada para las embarazadas (10 938) y los lactantes (6 500).

En la búsqueda de elevar la calidad de vida de los venezolanos, los médicos de la isla caribeña, de conjunto con los nacionales, enfrentan los intentos golpistas promovidos por la derecha local y el gobierno de Estados Unidos y sus aliados de la región.

En ese sentido, resultan blanco de cruzadas mediáticas con las cuales pretenden manipular las funciones de los galenos cubanos con una campaña donde los muestran al mundo como soldados infiltrados en los servicios de inteligencia de Venezuela.

Al respecto, la especialista en medicina general integral aseguró que estarán en la tierra de Simón Bolívar hasta que su población lo necesite, para seguir consolidando las ideas de Fidel Castro y Hugo Chávez.

“La fuerza de los cubanos que laboramos aquí radica en nuestra historia, en nuestros líderes... en hombres como Fidel que nos enseñó la ruta de la solidaridad, cuando un pueblo hermano lo necesita”.

En esa línea de mensaje, el embajador cubano reiteró que “mientras los voceros imperiales se regodean en su criminal afán de invocar la guerra y la muerte, no habrá injuria mediática que pueda eclipsar el colosal heroísmo de nuestros compatriotas en su cotidiana labor de contribuir a la paz y la vida”. De acuerdo con el diplomático, la Misión Barrio Adentro se trata del más extraordinario proyecto de cooperación solidaria que dos gobiernos soberanos han ejecutado en la época contemporánea en materia de salud.

Por su parte, el doctor Carlos Vásquez, especialista en Ortopedia y Traumatología, residente en Venezuela desde 2015 y reinsertado a la Misión Barrio Adentro, dijo sentirse agradecido por la acogida del convenio a quienes decidieron hacer sus familias en la nación hermana, pero que aún se sienten parte de un proyecto humanista y desinteresado.

“Trabajar nuevamente entre colegas reconforta el alma, así como da la posibilidad de brindar atención a los ciudadanos que no pueden asistir a una clínica privada y se sienten seguros al ser atendidos por nosotros”, recalcó.

Vásquez destacó que, a pesar de vivir en Venezuela, quienes decidieron volver a formar parte de las filas del convenio de cooperación gozan de los mismos derechos que el resto, mientras notificó que hasta la fecha solo pueden acogerse a ese proceso las profesionales de especialidades propias de la medicina y la oftalmología.

Al ser interrogado por la formación que le brinda a sus hijos nacidos en la nación sudamericana para que también sientan suya a la Mayor de las Antillas, Vásquez enfatizó que se logra “inculcando las costumbres, enseñando a diario las esencias de las raíces”.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar