Escuela víctima de tiroteo en EE.UU. reinicia clases y sigue debate

La escuela del estado norteamericano de Florida víctima de un tiroteo hace dos semanas, en el cual murieron 17 personas, reinicia sus clases mientras continúa el debate sobre el control de armas a nivel nacional.

En los últimos días, la secundaria Marjory Stoneman Douglas, de la ciudad de Parkland, se ha preparado para regresar a la normalidad sin olvidar la masacre del pasado 14 de febrero, cuyo responsable fue el exalumno Nikolas Cruz, de 19 años de edad.

Sobrevivientes del ataque se reunieron con políticos en Florida y en esta capital, entre ellos el presidente del país, Donald Trump, para persuadirlos de la necesidad de reformar las leyes sobre las armas.

Al mismo tiempo, la promoción por parte de los estudiantes de un análisis acerca de este tema ha forzado a diversas voces a emitir criterios y propuestas al respecto.

Trump prometió en el encuentro con familiares de víctimas de la tragedia de Parkland, profesores y estudiantes la realización de controles de antecedentes más estrictos y análisis de salud mental para los compradores de armas en su país.

Además, sugirió la alternativa de entregar armas a educadores con el fin de responder a ataques en las escuelas, una idea que repitió posteriormente y la cual es rechazada por diferentes sectores.

Mientras los legisladores demócratas abogan por cambiar la situación actual, sus colegas republicanos y la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por siglas en inglés), un poderoso lobby a favor de las armas, desestiman los llamados a prohibir la venta de ciertos medios.

Tenemos el imperativo moral de actuar por fin, y hacerlo de una manera verdadera, no con un guiño a la NRA, aseveró el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

Quienes defienden la tenencia y el uso de armas desvían la atención hacia los trastornos de salud mental de los criminales, pues a su juicio el problema está en las personas desequilibradas con un mal diagnóstico.

Ayer, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, criticó el sistema local al recordar que la oficina del Buró Federal de Investigaciones en Florida fracasó al no investigar una información clara que había recibido en enero último sobre las intenciones de Cruz.

En opinión de Ryan, 'muchas fallas' permitieron al criminal adquirir legalmente un rifle de asalto AR-15 a pesar de numerosos indicios de problemas mentales y comportamiento violento.

No deberíamos prohibir el uso de armas a ciudadanos respetuosos de la Ley, expuso a reporteros.