Martes, 16 de julio de 2019 2:51 PM

Díaz-Canel se roba el corazón de los presentes en la Iglesia Riverside (+Audio)

Para llegar hasta la mítica Iglesia Riverside atravesamos Harlem, el barrio del legendario hotel Theresa, que abrió sus puertas en 1959 a la primera delegación revolucionaria en Naciones Unidas, encabezada por Fidel Castro.

En esa misma histórica iglesia fue donde pronunció uno de sus discursos más revolucionarios Martin Luther King, en 1967. Y fue allí donde, en el año 2000, estuvo Fidel.

Casi dos décadas después, hasta la bellísima Iglesia Riverside, con su torre de estilo gótico, llegó en la noche de este miércoles el Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Una avalancha de aplausos recibió al mandatario. Las personas se pusieron de pie y comenzaron a vitorear consignas a favor de la Revolución cubana. Y cuando las emociones parecían interminables, se sumó al encuentro el presidente venezolano Nicolás Maduro; Llega a la Iglesia Riverside, las personas se ponen de pie y gritan: ¡Chávez vive, la lucha sigue!

Minutos después, Maduro pronuncia breves palabras, pero inmensamente profundas: trae un mensaje de amor de su pueblo que es víctima de una agresión imperialista, pero asegura que “la Revolución bolivariana está de pie, viva y victoriosa”.

En la Iglesia Riverside puede decirse que nació el programa de formación de jóvenes norteamericanos de los distritos más humildes en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), donde, hasta el pasado año, se habían graduado cerca de 200 estudiantes provenientes de Estados Unidos, un proyecto para estudiantes estadounidenses de bajos recursos económicos que forjaron el Comandante Fidel Castro y el Reverendo Lucius Walker.

El Presidente cubano recibe el amor y la solidaridad de amigos de Cuba en la Iglesia Riverside. Se roba el corazón de los presentes. Las personas siguen atentamente sus palabras, ríen, aplauden, es como si el Presidente recibiera un fuerte abrazo.

Al comenzar sus improvisadas palabras, antes de dar paso al texto escrito, Díaz-Canel saluda en inglés a los amigos de Cuba y Venezuela en Nueva York. Luego habla en español y con la voz arropada de emociones.

Pienso entonces, que Díaz-Canel está aquí y Fidel nos acompaña.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar