Lunes, 22 de octubre de 2018 10:19 AM

Once generales en Lázaro López

Las notas del Himno de Bayamo silenciaron el tiroteo de los fortines. La Columna Invasora había salvado la barrera militar al amanecer del 29 de noviembre de 1895.

El estrechón de manos de Gómez y Maceo, símbolo de la unidad, ocurrió aquel memorable día en los límites de las fincas San Juan y Santo Tomás, del barrio de Lázaro López. Allí confraternizaron orientales, centrales y occidentales. Más tarde, acamparon en la finca Lázaro López para organizar, definitivamente, al Ejército Invasor. Al amanecer del 30 se efectuaba la parada militar frente a las ruinas del fuerte español, donde había caído el General Ángel del Castillo en 1869, y se escuchaban las arengas del Generalísimo, las del Presidente de la República en Armas, Salvador Cisneros Betancourt, y del Secretario del Interior, Santiago García.

En esa alborada coincidieron 11 generales, cinco de ellos mayores generales.

Once Generales en Lázaro LópezFélix Jorge Guerrero El dominicano Máximo Gómez Báez, con el cargo de General en Jefe del Ejército Libertador, conferido a principios de 1895 por el Partido Revolucionario Cubano, se incorporó a la Invasión en Lázaro López el 29 de noviembre y llegó hasta La Habana, desde donde regresó a Las Villas.

José Antonio Maceo Grajales, designado Lugarteniente General por la Asamblea Constituyente en septiembre de ese año, se nombró, en Lázaro López, jefe del Ejército Invasor y del Cuarto y Quinto Cuerpos de Ejército. Maceo había iniciado la Invasión en los Mangos de Baraguá, el 22 de octubre de 1895, y la concluyó victorioso en Mantua, Pinar del Río, el 22 de enero de 1896.

A Bartolomé Masó Márquez la Constituyente le otorgó el cargo de Vicepresidente de la República en Armas, el 13 de septiembre, responsabilidad a la que renunció por continuar como jefe del Segundo Cuerpo de Ejército oriental. Desobedeció las órdenes para los preparativos de la Invasión indicadas por Maceo, quien lo sustituyó y ordenó detenerlo. El 16 de noviembre se presentó en La Matilda, cerca de Camagüey, para hacer sus reclamaciones ante el Consejo de Gobierno, que marchaba con los invasores, por tal motivo estuvo presente en la conformación del Ejército Invasor en Lázaro López. El General en Jefe ordenó su elevo definitivo en La Reforma, el 1ro. de diciembre; al siguiente día, Masó aceptó ocupar la Vicepresidencia. Llegó con los invasores hasta Ciego de Potrero, Sancti Spíritus, y regresó con el Consejo de Gobierno a la provincia de Camagüey.

El polaco Carlos Roloff Mialofski, nombrado Secretario de la Guerra por la Asamblea Constituyente, el 16 de noviembre de 1895, era el jefe del Cuarto Cuerpo de Las Villas cuando se incorporó a la Invasión en Lázaro López, el 29 de noviembre, donde entregó este mando a Serafín Sánchez. El 2 de diciembre asumía su cargo gubernamental en Trilladeras y continuó hasta Ciego de Potrero, Sancti Spíritus, regresando con el Consejo de Gobierno al Camagüey.

Serafín Sánchez Valdivia asistió al encuentro con la Columna Invasora el 29 de noviembre en Lázaro López. En el propio mes el General en Jefe le había asignado, interinamente, el mando del Cuarto Cuerpo de Las Villas, en el cual fue nombrado, con carácter oficial, el 1ro. de diciembre en La Reforma, donde le presentó su Estado Mayor al Lugarteniente General Maceo, al Presidente Cisneros Betancourt y al Vice Bartolomé Masó. Al siguiente día se unió a la Columna Invasora hasta Calimete, Matanzas. En enero de 1896 Gómez le ordenó reorganizar el Cuarto Cuerpo y el 21 de febrero fue nombrado Inspector General del Ejército Libertador y marchó al Camagüey.

Los generales de Brigada presentes el 29 y el 30 de noviembre de 1895, en Lázaro López, fueron seis. José Miró Argenter, catalán, resultó jefe del Estado Mayor del Ejército Invasor, quien acompañó a Maceo desde Mangos de Baraguá hasta Mantua. El jefe de la Infantería de los invasores, el cubano José Quintino Banderas, Quintín, inició la marcha en ese histórico lugar y llegó con sus soldados descalzos y harapientos hasta Trinidad. También, los brigadieres cubanos Juan de Feria Gallaralde, jefe de Caballería, Ángel Guerra Porro, y el dominicano Dionisio Gil de la Rosa partieron desde aquel sitio el 22 de octubre de 1895: el primero, marchó hasta Calimete; el segundo, llegó cerca de Lajas, Cienfuegos, y De la Rosa entró a Mantua con Maceo. Por último, el colombiano José Rogelio del Castillo Zúñiga, jefe del Estado Mayor del Cuarto Cuerpo y combatiente mambí en las tres guerras, se incorporó a los invasores el 29 de noviembre y marchó hasta Calimete, bajo las órdenes de Serafín Sánchez.

Cual túmulos de gloria en cada una de las columnas que los representan, se levantan los 11 generales en el Conjunto Monumentario erigido el 3 de diciembre de 2012 para perpetuar la trascendencia de este hecho.


Comentarios  

# barbaro martinez 21-12-2017 17:20
GURRERO, te conoci en MAJAGUA, tierra de tradiciones y de GENTE con AMOR a la HISTORIA,
muchas gracias por tus INVESTIGACIONES y por ser ejemplo de modestia

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar